“94 minuts”: Interpretando el amor.

94 minuts 1

De la mano de la compañía La Canina, dirigida y escrita por Silvia Navarro,  con escenografía, iluminación y vestuario de Tània Gumbau, hemos asistido a esta “94 minuts” en el Àtic22 del Teatre Tantarantana, donde el dúo formado por Anna Carreño y Adrià Diaz juegan a ser ella una dramaturga y actriz que dirige con aparente profesionalidad y con aires de profesora de instituto al actor, un grandullón con pinta de buenazo, en una obra de la que ella se siente muy orgullosa y que al parecer quiere penetrar en los entresijos del amor … y en este juego metateatral en el que se interpreta una obra dentro de una obra se confunden la realidad y la ficción.

images(26)

Y así, del candoroso choque entre la profesora y el buenazo surge el enfrentamiento dialéctico entre dos formas de entender el inicio de una relación y el enamoramiento; ella, con frialdad y biologicismo:  el amor es un fenónemo del cerebro, una explosión de neurotransmisores, dopamina y endorfinas que tiene sus fases catalogadas, diseccionadas, clasificadas y estudiadas, una especie de alucinación en la que se tiende a exagerar las cualidades del otro y a ignorar sus defectos… y todo eso lo quiere presentar al público como la tesis científica perfecta.

94 minuts 2

En cambio él se deja llevar por el entusiasmo, la espontaneidad… y tal vez algo más. Pero ella no da su brazo a torcer, pues mientras en la obra ideada por ella misma juega al papel de ingenua enamorada, como dramaturga en cambio se mantiene, o mejor intenta mantenerse, en una posición aséptica y distante. Y al espectador le surge la duda de quién es quién, de si él está enamorado o interpreta solamente un papel, de si ella es en verdad alguien sólo preocupado por conseguir convencer al espectador de sus teorías o siente algo más, o de si todo es interpretación y es el espectador el confundido y el que ve lo que no es… Porque es sólo teatro… ¿no?

94 3

PROS DE LA OBRA:  Sin duda la fresca y ágil interpretación de los protagonistas, con Diaz y Carreño en mutua seducción con muchas y deliciosas variantes; la ambigüedad que permite el teatro dentro del teatro da mucho juego.

CONTRAS:  No apta para los buscadores de certezas y lineas rectas. La obra es un reflejo de la vida.

La obra estará hasta el próximo día 30 en el Àtic22 del Tantarantana.

Os dejamos un enlace al tráiler:

Ignasi y Laura.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s