Archivo de la categoría: General

BizBarcelona, PrimaveraPro y Sónar +D: Tres grandes citas en junio para los profesionales.

Los profesionales y emprendedores creativos tienen tres grandes citas en el mes de junio:

BizBarcelona

  • En primer lugar, el bizbarcelona, promovido por Barcelona Activa (Agencia de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Barcelona) que tiene lugar en la ciudad condal los días 1 y 2 de junio y que está dirigido a emprendedores y pimes en general. Ofrece cuatro secciones: bizemprèn, bizpimes, bizfranquicias y bizeconomiasocial. Nos ha gustado que dedique toda una sección a la economía social: modelos de negocio en economía circular, en clave social, procomún y feminista, presentación del estudio “Economías transformadoras” (que introducen nuevas prácticas socioeconòmicas, promoviendo valores sociales como la equidad, la sostenibilidad, la solidaridad o la inclusión), presentando el nuevo programa Incorpora de la Obra Social “La Caixa”, el tercer sector y el turismo social, la creación de cooperativas, las finanzas éticas, etc.

Web de bizbarcelona

 

 

primaverapro2

 

  • También tendrá lugar estos días en Barcelona (del 1 al 5 de junio) el PrimaveraPro en el marco del festival Primavera Sound. PrimaveraPro es el punto de encuentro global para la industria musical actual, que en el curso del año va ofreciendo a los profesionales y empresarios  un sinfín de novedades y retos, y durante la semana del Primavera Sound se culmina cada año con la celebración del evento internacional en Barcelona, relevante como punto estratégico de intercambio cultural entre Europa, Norteamérica y los países latinoamericanos. En él tienen cabida todo tipo de actividades para los profesionales acreditados: sesiones de networking,  conferencias, talleres, mentoring sessions, showcases y recepciones. Destacamos también el foro de inversores del negocio musical PrimaveraPro Startups y los dos Congresos Internacionales que organiza desde la edición del año pasado: el de Salas de Conciertos y el de Sellos Independientes. Las actividades estan organizadas en dos secciones: DAYPRO (con sedes en el CCCB y el MACBA para los grupos emergentes del PimaveraPro con un escenario diurno gratuito. Desde el miércoles 1 al viernes 3 de junio, de 9 de la mañana a 6 de la tarde. Las actividades están organizadas según los conceptos Innovate,  Think,  Connect,  Engage,  Play,  Build, Lawyer Up, y  Screen) y NIGHTPRO (espacio nocturno del PrimaveraPro dentro de la programación de Primavera Sound en el Parc del Fòrum con un escenario propio, abierto al público del festival y con el área NightPro, exclusiva para los profesionales acreditados, con zona de restauración propia, bar con precios reducidos, y piscinas marítimas). Además, el público se puede informar de todas las novedades sobre PrimaveraPro a lo largo del año en su boletín mensual PrimaveraPro Digest, en las plataformas digitales y en las charlas y debates abiertos que se organizan. PrimaveraPro, además, tiene un firme compromiso con los profesionales a través de acuerdos de docencia y colaboración con algunas de las principales universidades españolas.

 

 

 

logo-sonar-D

 

  • Y en tercer lugar, por fechas, que no por importancia, está Sónar +D, del que ya os hablamos en nuestra entrada sobre el  Sónar Barcelona 2015. Es el congreso internacional sobre la transformación digital de las industrias creativas para potenciar el talento, el intercambio de conocimiento y las oportunidades de negocio.  Sónar+D se celebra en Fira Montjuïc de Barcelona en paralelo a Sónar de Día y reúne a expertos, artistas y profesionales de todo el mundo, con el objetivo de impulsar la interacción, el intercambio de conocimientos, el debate, la creación, la innovación, el talento y el negocio. Sónar+D, iniciativa de Advanced Music, con una amplia oferta de actividades y eventos, organizados en Talks, Workshops, Startup Garden by Ricoh, Market Lab, Installations, Tech shows, Meet the Expert, Meet the Investors, Mentoring for startups, Job Marketplace, Eumes presenta: Artists wanted y Demos. Próximamente os hablaremos más sobre el Sónar Barcelona y el Sónar + D, que tendrán lugar del 16 al 18 de junio en Barcelona.

Laura.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cine y TV, General, Música

Un verano de cultura.

Papasseit_Formigues

Con este poema-caligrama del gran poeta catalán Joan Salvat-Papasseit titulado “Les formigues”, nos despedimos por esta temporada en este blog instándoos a que aprovechéis vuestras vacaciones (si las tenéis) o en cualquier caso lo que queda de verano, no solo para leer poesías como ésta, si no libros de cualquier género, y para ver mucho cine, teatro, asistir a conciertos, escuchar música en cualquier lugar donde os encontréis, visitar una buena exposición… en definitiva, para seguir disfrutando de la cultura. Nosotros volveremos en un tiempo con energías renovadas. Quizá con cambios importantes en este blog. Agradeceros a todos los que nos habéis animado a crear este espacio y habéis contribuido a él con vuestros comentarios, correos y también compartiendo en distintas redes sociales algunos de los posts que hemos colgado.

¡Hasta pronto!

Laura y Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo General

Hacia una necesaria nueva ley de mecenazgo.

mecenas2En un momento tan aciago para el mundo de la cultura como el actual, con las posibilidades de financiación que podríamos considerar tradicionales cada vez más obturadas, se hace urgente una nueva ley de mecenazgo que haga, en la misma línea que otros países de nuestro entorno, que la donación en bien de una propuesta cultural, resulte más fácil y atractiva.

Ciertamente, la financiación privada se presenta como una alternativa cada vez más necesaria a la hora de paliar la drástica caída en subvenciones públicas  (hasta un 42% desde el 2011), y el inevitable encarecimiento en la producción cultural debido, entre otras cosas, a la más que mencionada en este espacio subida del 21% en el IVA. Sorprende por ello (o quizá no tanto, viendo la deriva política general en nuestro país) la tardanza en elaborar una legislación que de buena cuenta de las aspiraciones del sector cultural a este respecto, si bien parece que a finales del presente año, esta normativa podría ser definitivamente aprobada.

De facto, algunas instituciones culturales, como podría ser el Liceu de Barcelona, ya apuntan en la dirección de usar el mecenazgo como una forma de financiación prioritaria. Recientemente supimos que se había creado la “Liceu Opera House US Fundation”, con sede en Nueva York, y que tiene el objetivo de conseguir mecenas que ayuden a sufragar los espectáculos operísticos habituales de este emblemático teatro. Sin embargo, no deja de ser sintomático el hecho que se hayan abierto las oficinas de esta fundación en el extranjero.

Como ya hemos apuntado, el volumen del mecenazgo en el estado español es muy bajo en relación a otros países cercanos. El actual marco legislativo, completamente trasnochado, no ayuda a cambiar esta realidad. Es necesario que la nueva ley mejore los beneficios fiscales para los mecenas, pero parece ser que las deducciones, finalmente, no alcanzarán el 70% (en la actualidad no suponen más del 25% o 35% según los casos) tal y como se había anunciado en un principio. De hecho, en el anteproyecto de ley del cual tenemos constancia, no se menciona ninguna mejora en este sentido respecto a la normativa actual.

Con todo, no cabe pensar en la figura del mecenas como alguien que solamente está interesado en pagar menos impuestos. La realidad es que, en la mayoría de los casos, el mecenas actúa porque está realmente implicado en el proyecto que quiere impulsar. Existe un enlace sentimental con aquello que se quiere promover. En este sentido, el papel del gestor cultural deriva, cada vez más, en crear concordancias entre personas/entidades que puedan asumir ese papel de mecenazgo, y las instituciones,  empresas culturales y los propios artistas/creadores. Nuevamente, acude a nuestra mente el ejemplo del Liceu y su recientemente abierta fundación en Nueva York.

14983_mecenazgo

El mecenazgo debe sumarse a las otras formas de financiación privada, algunas habituales desde hace tiempo como los patrocinios, otras más recientes como el crowdfunding, en la necesaria renovación de la producción cultural, distinguiéndose lo primero respecto a lo otro mencionado en una mayor implicación de los donantes (empresas, entidades o particulares) quienes llegan al punto de adquirir espacios o medios propios desde los que impulsar actuaciones culturales. Ello supone, no solo una mejora en la imagen del mecenas, sino la posibilidad de un nuevo impulso económico, quizá una ampliación de capacidad de negocio, idea ésta que, sin ser prioritaria, no resulta nada desdeñable.

En definitiva, esperamos que la poca agudeza con la que están actuando las autoridades públicas en relación a la nueva ley de mecenazgo pueda no ser obstáculo para que en breve ésta cristalice de forma satisfactoria en una normativa eficaz y transparente. Lo contrario supondría un vaivén (otro más y puede que definitivo) en el maltrecho estado de la cultura en nuestro país.

Ricard.

7 comentarios

Archivado bajo General

Community management para productos y eventos culturales: 5 consejos a tener en cuenta.

“Community management” es una expresión acuñada a raíz de la aparición y rápida expansión de las llamadas redes sociales (facebook, twitter, lindkedin), con la que se denomina la gestión en estos medios de la comunicación entre un determinado producto, marca, entidad o empresa, y sus posibles consumidores o usuarios. Alrededor de dicha expresión se ha generado una cierta burbuja formativa, surgiendo en muy poco tiempo y por doquier toda clase de cursos y postgrados relacionados con ésta. Al margen de eso, no podemos desdeñar la importancia que ha obtenido la gestión de marketing y comunicación en redes sociales en los últimos años.

Lo cierto es que, si las mencionadas redes sociales han cambiado rápidamente las reglas del juego por lo que se refiere a las relaciones interpersonales, otro tanto podemos decir en nuestra manera de consumir. Los social media han impulsado la interacción de los ciudadanos con aquello en lo que están interesados, es decir, ahora no nos limitamos a comprar y consumir sin más, si no que queremos saber cómo podemos sacar el máximo partido de eso que hemos comprado, de qué manera conservarlo mejor, cómo y dónde se ha facturado, con qué otros productos puede combinar bien, etc. Y para ello buscamos a alguien, un representante de esa marca o empresa cuyo producto hayamos adquirido, que sea capaz de dar respuesta a nuestras dudas o generar un interés especial en nuevos artículos que se quieran lanzar al mercado. Si no obtenemos respuestas, las personas tendemos a decantarnos por otro producto de otra empresa o entidad que sí sea capaz de ofrecer una buena comunicación.

Si todo esto es cierto para una marca de chocolate o una de detergente, no lo es menos para un producto cultural sea del tipo que sea. Aun no siendo el único factor que puede llevar al éxito un artículo o evento que queramos promocionar, la capacidad para crear interés que tienen las redes sociales, su rápida, sencilla y barata forma de comunicar lo que queramos a muchos posibles usuarios, son aspectos que no debemos obviar. Conformarse con una forma de difusión plana, unidireccional, con consumidores pasivos de quien no recabamos información directamente, puede resultar poco menos que un esfuerzo estéril en unos tiempos en que las estadísticas indican que el tiempo que se pasa ante el ordenador puede superar (sobre todo en una franja de edad joven), al consumo de televisión o de medios tradicionales escritos.

En “Cultura y algo más” hemos decidido aventurarnos a dar 5 consejos para todos aquellos que quieran utilizar las redes sociales como forma de promoción de una entidad, producto o evento cultural:

1. Gestiona tú mismo la comunicación en redes sociales: como hemos comentado al principio de este post, el community management ha generado una suerte de burbuja formativa, haciendo que rápidamente haya surgido un gran número de personas, profesionales venidos de toda clase de ramas, expertos en comunicación y marketing en los social media. Sin embargo, el sector cultural tiene unas peculiaridades que hacen que sea mucho más interesante que el propio gestor, o incluso el artista, músico o escritor, realice las tareas de comunicación en redes sociales.  En este post hemos estado hablando de “producto” cultural. Pero como sabemos los profesionales de la cultura, no tenemos entre manos solamente un producto de consumo. Hay algo más que resulta incorpóreo. Podríamos hablar de los valores sociales, educativos o, por qué no, espirituales que tiene la cultura. Valores que probablemente un profesional del marketing no tenga suficientemente en cuenta, tendiendo a realizar acciones de fidelización (descuentos, abonos y demás), sin buscar un auténtico compromiso por parte del usuario de la cultura.

2. Únete a una buena causa: asociar el evento que queramos divulgar o nuestro producto con algún acto reivindicativo o solidario, puede generar una rápida simpatía entre los posibles consumidores o usuarios que además tenderán a compartir la información que les hayamos proporcionado, generándose un fenómeno de marketing viral que puede dar muy buenos resultados. ¡Ojo! Esto no significa que esta asociación tenga que ser gratuita o falsa. La gente no es tonta y enseguida verán si realmente estás comprometido con aquello con lo que quieres que te relacionen. En nuestro primer post en este blog, colgamos una imagen en la que se leía “La cultura no es un lujo” y que se había movido por internet en los días previos a la subida del IVA en España al 21% en productos culturales. Lo hicimos porque creíamos (y seguimos creyendo) en ese lema y porque, además, nos pareció una buena forma de arrancar un espacio como éste.  Gracias a ello obtuvimos un gran número de visitas en los primeros días después de la creación del blog.

3. No tengas prisa en crear un grupo o una página en Facebook o Twitter: no es lo mismo querer promocionar un evento concreto (por ejemplo, un concierto), que un producto cultural (un libro) o una empresa que se dedique a la gestión de espacios de exposición. Crear un grupo o una página para según que cosas puede resultar una pérdida de tiempo o un esfuerzo suplementario poco útil. Valora si es más factible crear un evento o simplemente comunicar a tus contactos aquello que quieres divulgar. Es más que probable que si dispones de más de 500 amigos en Facebook y creas un grupo, solo un tanto por ciento muy pequeño de tus contactos se unan a éste, y por tanto, solo ellos verán la información que cuelgues en el muro de dicho grupo. En cambio, si esta información aparece en tu perfil, existe la posibilidad potencial de que esos 500 amigos la vean e incluso la compartan, como nos ocurrió a nosotros con nuestro primer post. En el caso de la mencionada red social, es recomendable que la comunicación que pongamos en nuestro muro sea abierta al público. De esta manera, cada vez que uno de nuestros amigos pulse a la acción “me gusta” o haga algún comentario al respecto de eso que hemos colgado, la información será visible para los amigos de nuestros amigos, los cuales, a su vez, pueden igualmente pulsar a la acción “me gusta” o hacer comentarios de manera que lo vean otros usuarios de Facebook, generándose así un efecto “viral” muy interesante. Pasado un tiempo, nos podemos plantear de nuevo la posibilidad de crear un grupo o página a la que se puedan suscribir los usuarios que hayan conocido por distintos medios nuestra web, blog, empresa o producto/evento cultural, con el objeto de fidelizar la comunicación con ellos y establecer nuevos canales de acceso a la información que queremos dar a conocer.

4. Personaliza el producto o empresa: la filosofía de las redes sociales es la de compartir y generar una comunicación activa entre sus usuarios, al margen del tipo de relación que exista entre ellos. Por eso es positivo que se asocie un producto con una personalidad concreta. Nuevamente estamos hablando de compromiso con aquello que hacemos, y la percepción positiva que puedan tener a partir de ello los posibles consumidores o usuarios. Los tiempos del músico o escritor divo que vivía en un mundo aislado han pasado a mejor vida. Lo mismo para los gestores o directivos de una empresa o entidad cultural. Ello no implica “vender” nuestra intimidad, pero sí comunicar nuestros gustos, dialogar con nuestro posible público e incluso implicarnos en debates que puedan generar controversia o polémicas.

5. Ten paciencia: las prisas por conseguir un gran número de posibles consumidores o usuarios de nuestro producto nos pueden generar mucha frustración. En parte debido a que se cree que las redes sociales funcionan de una manera casi mágica, en que la comunicación fluye en todas direcciones con gran rapidez, tendemos a pensar que la información que lancemos en ellas nos proporcionará buenos resultados casi instantáneos. Hasta tal punto podemos concentrarnos y casi obsesionarnos con los social media que, en ocasiones, olvidamos lo más importante, que es el producto que queremos generar. Sencillamente, si éste es realmente bueno, aumentaremos nuestras posibilidades de obtener el éxito. Un éxito que, tal y como hemos comentado en el primer punto, se mide de forma distinta cuando estamos hablando de cultura (no necesariamente de forma cuantitativa). Como hemos dicho, la gente busca el compromiso en aquello que hacemos, y las redes sociales son una manera de mostrar dicho compromiso. Eso implica, sobre todo, perseverancia, trabajo y esfuerzo. Como casi todo lo que vale la pena en la vida.

Ricard.

4 comentarios

Archivado bajo General

Verkami: Una plataforma pionera para la financiación de proyectos culturales mediante micromezenazgo.

Si hace unos días nos congratulábamos de la creación de Bandeed, una nueva web dedicada a la financiación, mediante micromecenazgo, de proyectos musicales, hoy queremos hablar de un espacio que ya lleva algún tiempo funcionando y que ha servido como base para generar la producción de no pocas iniciativas culturales de toda índole. Se trata de Verkami.

Creada en 2010 en Mataró (Barcelona) por el biólogo Joan Sala en asociación con sus dos hijos Adrià y Jonàs, inspirándose en Kickstarter (la que podemos considerar como gran referencia de todas las plataformas de crowdfunding a nivel mundial), Verkami ha sido pionera no solo en el estado español, sino también en toda Europa, como instrumento de financiación de creadores independientes que buscan poder materializar sus proyectos.

Gran parte de su éxito estriba en su sencilla forma de funcionar: cada creador establece su objetivo de financiación, marcando una cifra que deberá poder conseguir en un plazo de 40 días. Si no se obtiene el 100% de dicho objetivo, no se hacen efectivos los cargos comprometidos por los mecenas y el proyecto no recibe el dinero, sin que ello suponga ningún perjuicio económico para nadie. En caso de que sí se consigan aportaciones suficientes, el proyecto sigue adelante.

Lo que hace especial a Verkami es su vertiente de asesoría, es decir que los creadores se sienten acompañados y orientados durante el proceso que debe llevar a la consecución de su objetivo. El porcentaje de logro de dichos objetivos es del 75%, han conseguido publicar más de 500 proyectos y disponen de una “bolsa” de 46.000 posibles mecenas.

Por supuesto, aquellos que se animan a apoyar estos proyectos sacan algunas ventajas de ello en forma de productos exclusivos, ediciones limitadas, asientos preferentes, etc.

Desde “Cultura y algo más” felicitamos la iniciativa y el buen hacer de Joan Sala y sus hijos. En tiempos tan difíciles para el ámbito cultural, el éxito de Verkami es una noticia que solo puede generar ilusión en un sector necesitado de nuevas vías de producción.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Verkami

Deja un comentario

Archivado bajo General

BANDEED: Una nueva plataforma de financiación y producción musical.

Este sábado día 5 de octubre se inaugura Bandeed, una espacio-web de conciertos bajo demanda basada en los conceptos de crowdsourcing y crowdfunding. La filosofía bajo la que nace este nuevo espacio para la financiación y producción de proyectos musicales no es otra que la creencia que tienen sus creadores en la comunidad como motor de una iniciativa cultural.

Siendo más concretos, Bandeed será una plataforma, una herramienta web, en la que se podrán registrar gratuitamente músicos, promotores, salas y aficionados para colaborar en la consecución de un fin común: la organización de un concierto o cualquier otro tipo de evento o producción musical.

Como ocurre en otros proyectos de micromecenazgo, si se cubre el aforo mínimo de la sala, en el caso de los conciertos, o se logra el objetivo económico requerido para que el evento siga adelante, éste se llevará a cabo, y si no es así, se parará el proceso sin que nadie pague nada.

Bandeed se ha anotado un primer éxito al conseguir la financiación de un concierto este próximo sábado en lo que servirá, además, como fiesta de presentación de la web. Será en la Sala Salamandra de l´Hospitalet (Barcelona) a las 21:00 h.

Como se ha dicho, ese mismo 5 de octubre es el día previsto para que la Web esté totalmente operativa, pero ésta ya se puede visitar (ver enlace abajo).

Creemos que este espacio puede ser de mucho interés para todos los agentes implicados en el mundo de la música, sean gestores, artistas o el mismo público.

En momentos de fuertes restricciones para el mundo de la cultura, solo podemos congratularnos de que surjan iniciativas como ésta.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Bandeed

Deja un comentario

Archivado bajo General, Música

Pussy Riot: El arte como transgresión.

¿Cuál es el propósito del arte? Esta recurrente pregunta resulta casi tan antigua como la humanidad misma. Nuestros ancestros prehistóricos dibujaban en las oscuras cavernas donde buscaban refugio, representaciones de su vida cotidiana como cazadores y recolectores. Así mismo, esculpían, en piedra u otros materiales, ampulosas figuras femeninas como símbolo de la maternidad. En un principio pues, se puede decir que los seres humanos crearon el arte como muestra de su anhelo por sobrevivir, individualmente y como especie.

A medida que las condiciones de vida del hombre han tendido a una mayor comodidad, se ha transformado igualmente la visión que se tiene sobre el fin del arte. Sería de una complejidad y pretensión enormes, analizar geográfica e históricamente como ha ido cambiando esa percepción con el tiempo. Tanto como ofrecer aquí una versión más que reducida de algo que merece largos años de estudio, análisis y comprensión.

Sin embargo, nos atreveremos a afirmar que, en la actualidad, y por lo menos en el mundo occidental que conocemos, el arte se ha convertido en un objeto de consumo más, a la par que en un instrumento de transformación sobre nosotros mismos y la realidad que nos rodea (una idea ésta, que no nos cansaremos de repetir en este blog). Así pues, si el arte genérico del que hablábamos al principio era sobre todo una forma de mostrar la realidad cotidiana del hombre, ahora podríamos asentir que la mayor aspiración de un objeto artístico es conseguir transformar esa realidad.

Pussy Riot, grupo de punk-rock ruso formado por mujeres, ha sido de gran actualidad en los últimos meses debido a la fuerte polémica que suscitó su perfomance el pasado 21 de febrero en una iglesia ortodoxa de Moscú como forma de protesta contra el gobierno del presidente Vladimir Putin. Tal actuación se saldó con la detención de tres de las integrantes de la banda y el subsiguiente juicio contra éstas que terminó con una reciente sentencia de dos años de cárcel.

Se ha afirmado desde muchos medios que el mayor mérito de las Pussy Riot ha sido llamar la atención sobre la falta de libertad democrática en un país como Rusia. Sin embargo, las simpatías que ha generado su forma de actuar en la comunidad internacional, chocan con la indiferencia o incluso la animadversión que una mayoritaria parte de la sociedad rusa ha mostrado hacia ellas, seguramente por haber realizado su actuación en una iglesia ortodoxa cuando aún escuece la herida de los largos años de prohibición y persecución religiosa durante el régimen comunista de la antigua Unión Soviética.

Si nos centramos en el valor estrictamente musical de Pussy Riot, podemos decir, alejándonos de cualquier condescendencia, que éste es prácticamente nulo. No hay nada especialmente destacable en ellas si consideramos lo que hacen como objeto cultural de consumo sin más. Si a eso añadimos que la sociedad que podrían haber pretendido movilizar, la rusa, parece darles la espalda (ergo, que la actuación de la banda no ha supuesto ningún tipo de transformación aparentemente destacable), ¿podemos considerar que la perfomance de Pussy Riot es un objeto de arte moderno fallido?

La respuesta sería claramente afirmativa si no atendiéramos a una tercera posibilidad: la del arte como transgresión. Y es que es en este punto en el que Pussy Riot merecen no ya nuestra comprensión y solidaridad, si no nuestra total adhesión. Si entendemos que el significado de “transgredir” es superar barreras, quebrantar un precepto, traspasar algo de lo establecido como legal, y aún, moralmente tolerado por una sociedad, está claro que el casi total rechazo de la sociedad rusa no se puede entender más que como una muy buena señal. Después de todo, la actuación de Pussy Riot ha puesto ante el espejo una colectividad que parece haber aceptado que una suerte de absolutismo (el comunismo) puede ser substituido por otro (la religión, la democracia perpetuante al estilo Putin), sin que haya asomo de autocrítica al respecto.

Muchas veces a lo largo de la historia hemos visto como las bases de una transformación se asientan tras el derrumbe de lo políticamente establecido como intocable. A veces son pequeños actos hechos por personas humildes los que consiguen poner en duda tales preceptos. ¿Recuerdan la anécdota de Rosa Parks, la mujer negra que se negó a ceder el asiento en un autobús a un hombre blanco allá por la Alabama de mediados de la década de los 50 del siglo pasado? Aquello, naturalmente, no tenía un envoltorio artístico, pero si les sirve el paralelismo, no fue algo que causara la simpatía de la mayor parte de la sociedad del estado de Alabama.

El acto de las Pussy Riot tiene un algo de espontaneidad que lo acerca al comportamiento de Rosa Parks. Como hemos dicho, no es una acción que haya suscitado una gran conformidad por parte de la colectividad de la que forman parte las integrantes del grupo. Pero sabemos que tras esta actuación, la comunidad artística y cultural de la federación rusa se ha puesto en pie de guerra contra lo que ya considera abiertamente como un régimen totalitario, y una minoría cada vez más representativa de ciudadanos rusos parecen dispuestos a salir a la calle para demandar mayor libertad y justicia en su país.

No es poca cosa.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo General