Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

“Blade Runner 2049”: Hipnótico espectáculo.

Desde el momento en que se supo que iba a rodarse 35 años después de que fuese estrenada una secuela de la emblemática “Blade Runner” (1982), se generaron una serie de expectativas, alimentadas (cómo no) por las redes sociales, que han llevado a que el estreno hace apenas unos días de esta tardía segunda parte haya sido recibida con un nivel de ansiedad cinéfila poco dada a ver en los tiempos que corren. Sin ir más lejos, el que aquí firma se pasó una larga hora haciendo cola para entrar en un cine de Barcelona el sábado posterior a su estreno, algo que no recuerdo haber hecho desde aquellos lejanos tiempos de niñez y adolescencia en los que, dejando de lado la televisión o acaso los reproductores de vídeo, la forma habitual en que veíamos películas era en salas de cine, la mayoría de ellas de una sola pantalla, donde muy a menudo el estreno de determinados títulos era recibido como un auténtico acontecimiento, algo que muy raramente suele ocurrir en la actualidad. A la postre quizá la cosa no ha sido para tanto a tenor de las cifras de recaudación relativamente pobres que ha obtenido la película en Estados Unidos en sus primeros días de proyección.

Sea como sea, cuando me enteré de que se iba a realizar “Blade Runner 2049”, no pude más que tener una sensación de escepticismo. Es obvio que esa enorme maquinaria industrial que es Hollywood hace mucho tiempo que prefiere no arriesgar en proyectos de cierta originalidad y apuesta, en cambio, por secuelas que, en algunos casos (véase por ejemplo lo que está pasando con “Alien”) acaban casi malbaratando grandes títulos del cine popular. Aunque también se le puede dar la vuelta a esta idea y considerar que, precisamente, estas nuevas películas no hacen más que redimensionar el valor de los originales en los que están basados. Sea como sea, Blade Runner, como se sabe, film que dirigiera Ridley Scott basándose en un relato de Philip K. Dick, se me antoja una obra tan descomunal por si misma, que me resultaba extraña la idea de enfrentarme con una continuación tantos años después.

De entrada hay dos grandes aciertos que sí hay que reconocer en aquellos que pusieron en marcha el proyecto: alejarse temporalmente del momento en que terminaba la anterior película (algo, de todas formas, inevitable si se quería incluir personajes icónicos que aparecían en el film original, dado que los actores que los interpretan, obviamente, han envejecido) y escoger un gran director actual como es el canadiense Denis Villeneuve para llevar adelante el trabajo.

Debo decir que Villeneuve, realizador al que debemos títulos del mérito de “Prisioneros” (2013), “Sicario” (2015) o “La llegada” (2016) (película, esta última, que muchos consideran ya un referente del cine de ciencia ficción moderno), ha estado a la altura de la responsabilidad que se le ha dado, y ha conseguido crear un film en el que, sin duda, ha dejado su propia huella como autor.

Como hemos apuntado y como de hecho indica el título de la película, la historia de esta secuela ocurre bastantes años después de la original. Nos encontramos con un replicante (ya se sabe, una suerte de androide) de nombre K (interpretado por un acertado Ryan Gosling) que ejerce como Blade Runner, es decir, se dedica a “retirar” (eufemísticamente hablando) a otros replicantes como él que han decidido ejercer el libre albedrio en contra de lo que se considera legalmente establecido. El mismo trabajo, pues, que tenía Rick Deckard, el personaje (en principio humano) de Harrison Ford en la película que él protagonizaba. En uno de sus encargos, K se enterará de algo que trastocará completamente los principios de programación con los que actúa, y empezará una historia de descubrimiento que tiene tanto de detectivesco como de proceso existencial. En este sentido, las grandes preguntas que planteaba el film original, y que no son otras que los grandes interrogantes que acarrea la existencia humana (¿quién soy yo? ¿cuál es el sentido de mi existencia? ¿hay algo más después de esta vida?), continúan presentes, unidos a otros que tienen que ver no ya con el futuro, si no con nuestro mundo actual (aspectos relacionados con la clonación, la realidad virtual…).

Villeneuve no descuida la parte de gran espectáculo que necesariamente tenía que tener la película. Todo lo contrario, “Blade Runner” es un film deslumbrante en su apartado visual y sonoro. Un trabajo de gran belleza formal que, ineludiblemente, hay que disfrutar en una sala de cine bien equipada tecnológicamente. Otra cosa bien distinta es que la película consiga llegar emocionalmente al espectador más allá de la capacidad de epatar que tengan sus poderosas imágenes. En este sentido, Villenueve juega básicamente con dos cartas: la aparición esporádica de viejos personajes (con, lógicamente, el que encarna un excelente Harrison Ford a la cabeza) que activa la nostalgia del espectador, y la relación que se establece entre el protagonista que personifica Gosling y una suerte de novia virtual interpretada por una sorprendente Ana de Armas. Es en dicha relación donde aparece la emoción autentica que se echa mucho de menos en buena parte del film. En este sentido, los villanos, encarnados por un excesivamente solemne Jared Leto, y una mucho más interesante Sylvia Hoeks, capaz de pasar de la fragilidad emocional a mostrarse francamente amenazadora en apenas un instante, quedan algo a medias si se trata de ofrecer al relato el contrapunto necesario que lleve a su héroe central a una evolución completamente verosímil. Tampoco nos parece que la relación que se establece entre éste y el personaje que interpreta Robin Wright (una actriz a la que, en cualquier caso, siempre agradecemos ver en pantalla) acabe de estar del todo bien definida.  También nos hubiera gustado que se hubiera desarrollado un poco más el personaje de la científica que encarna Carla Juri, joven intérprete de potente presencia en pantalla cuya carrera habrá que seguir con interés. Igualmente, creemos que el personaje que encarna con solvencia Mackenzie Davis (vista anteriormente en uno de los episodios de la imprescindible serie “Black mirror”), se queda un poco cojo.

Con todo, hay que decir que no lo tenían nada fácil Hampton Fancher y Michael Green, los guionistas de la película, para llevar a buen puerto un proyecto de las dimensiones que se traían entre manos. El resultado, como hemos apuntado, es algo desigual, pero mantiene la esencia del film original. En el apartado técnico, la fotografía de Roger Deakins resulta portentosa, y tampoco está nada mal la música de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, inevitablemente, muy en la estela de Vangelis.

En suma, Denis Villeneuve ha conseguido realizar una película quizá no perfecta pero sí a la altura de esas expectativas a las que nos referíamos al principio, hipnótica y de gran calado intelectual, con suficientes matices como para que, quizá, lleguemos a apreciarla incluso más con el paso del tiempo como, de hecho, ya nos pasó con el film en cuyo distópico mundo vuelve a sumergirnos.

Ricard con la colaboración de Laura Clemente.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

“L’efecte perfecte”: Los adultos al poder.

la+peleona+atic22.jpg

Hemos visto “L’efecte perfecte” de la compañía La Peleona en la sala Àtic22 del Teatre Tantarantana.

Esta obra, escrita y dirigida por Carla Torres, está interpretada por la sección más joven de la compañía. Es un texto de ciencia ficción muy fresco que consigue mantener en vilo al espectador y hacerle vivir con gran intensidad la aventura que está presenciando.

lefecteperfecte1

Un grupo de jóvenes se encuentra accidentalmente en una casa. Están todos asustados y desconcertados… los adultos han desaparecido. En la ciudad sólo se ven adolescentes y niños. Acostumbrados a ser guiados en casi todos los ámbitos de la vida por los mayores, se sienten perdidos. Todos ellos tienen un talento especial, un don, pero también tienen algún defecto, como todos los humanos. Poco a poco, se van dando cuenta de que alguien les está manipulando. Alguien que quiere que sean perfectos. Que no les va a tolerar ningún “error”. Y tal vez haya un infiltrado entre ellos…

Drama futurista que nos recuerda a la novela “El Señor de las moscas” de William Golding o la película “Das Experiment” dirigida por Oliver Hirschbiegel (a su vez basada en la novela “Black Box” de Mario Giordano, que es también uno de los coguionistas del film), interpretado con pasión por el joven quinteto protagonista, al que auguramos un buen futuro: Elena Martín, Alecs Guixà, Anna Díez, Guillem Barbosa y Marta Cañas.

lefecteperfecte2

Destacamos también el trabajo del resto del equipo artístico: Vero Cendoya como responsable del movimiento escénico, los vídeos de Quique Nubiola y Elena Martín, la escenografía de Anna Díez, la música de Alfredo Tarrés, la fotografía de Nicolás Jódar, Elena Weiss como ayudante de direccion, Quique Nubiola en la producción y Lluís Serra en el diseño de luces y sonido.

“L’efecte perfecte” se estrenó en octubre de 2014 en el teatro Volksbühne de Berlín y en enero de 2015 en la Sala Beckett de Barcelona. La obra estará en la cartel en la sala Àtic22 hasta el domingo 13 de diciembre.

Laura.

Para más información clica abajo:

Web de La Peleona

Blog de Àtic22

2 comentarios

Archivado bajo Teatro y Danza

“La distància entre el llamp i el tro”: Ironía distópica.

Distancia_WEBS

El joven autor Jumon Erra nos ha sorprendido gratamente con esta obra, que se representa en el Teatre Tantarantana de Barcelona, y que ha dirigido él mismo junto a Elena Fortuny.

Celi (Eva Cartañà) y Ferran (Jordi Brunet), se presentan voluntarios para hacer de vigías en un cercano futuro distópico en que la sequía ha convertido la Tierra en una enorme pira de madera seca a punto de encenderse… Las autoridades disponen una serie de torres de vigilancia para que, llegado el caso de que volvieran las lluvias, y con ellas los rayos, se pudiera prever el incendio que seguiría. Una vez en el puesto avanzado, los protagonistas constatan que su supervisora es Blanca (Elena Fortuny), ex amante de Ferran…

la distància2

La obra mezcla la narración del presente en la torre de vigilancia con el pasado cercano en que se desgrana la relación entre Blanca y Ferran… Se nos presenta una situación con un punto kitsch, que evoca más a “Supervivientes” que a la solemnidad de “Oblivion”. Los protagonistas, perdidos en su puesto, dan rienda suelta a sus recuerdos  y a algún que otro escarceo, haciéndonos partícipes de sus peripecias hasta llegar a ese rincón del bosque.  Por su parte Blanca, aunque intenta guardar la compostura, acaba perdiéndola totalmente al encontrar a su ex del que aún está enamorada.

La trama se desarrolla, como decimos, entrelazando un pasado cercano -en la que nos enteramos de los oscuros designios que el gobierno ha previsto para los voluntarios, y de las cuitas laborales de Blanca y Ferran, quienes a su vez han participado activamente en la elaboración de la campaña de captación de voluntarios-, con el presente, en el que se intuye el final que poco a poco se aproxima a los protagonistas, quienes hacen como si no se dieran cuenta.  Aunque el desastre ecológico y social se palpa en el ambiente, no es éste el tema central de la obra, sino más bien una irónica reflexión sobre las relaciones, sobre las pequeñeces de las personas que, por más sobrecogedor que sea el escenario, no dejan de comportarse como si fueran niños en la guardería.

jumon_erra

Celi es una persona sin nada ya que perder en esta vida, mientras que Ferran no ve más allá de su egoísmo sin límites. Blanca se nos presenta con la lúcida nostalgia de quien ha compartido espacio con el poder y se ha rendido después a su destino.

La breve aparición de Nesa Vidaurrázaga cuidando cactus obsesivamente, sin querer comprender, subraya una obra que, como se dice, apunta maneras, y que recomendamos a todo aquél que desee huir de producciones más ambiciosas y disfrutar con un relato ensoñador y evocador que huye de argumentos lineales y que sugiere sin caer en la pedantería.

Sólo se representará hasta el 1 de noviembre, o sea que os aconsejamos que os apresuréis.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Web del Teatre Tantarantana

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

“iMe”: A pesar de todo, las personas.

TEATRE_BARCELONA-iMe_Dara

En el Tantarantana hemos visto hace pocos días la brillante “iMe” escrita y dirigida por Roc Esquius.
Esta deliciosa comedia que nos trae la compañía Dara Teatre (actualización: ahora se llaman Companyia Dara) comienza con aires de ciencia ficción, evocando una sociedad distópica en que las personas dependen de las máquinas para comunicarse hasta el punto que la interacción personal directa ha desaparecido; la vida discurre en estado de conexión permanente al dispositivo que da nombre a la obra, “iMe”, es decir, mi yo virtual, y que no sólo sirve para comunicar, sino para facilitar las actividades del día a día. El uso continuo del dispositivo ha idiotizado y remilgado a sus usuarios, hasta el punto que una conversación directa es considerada de mal gusto. La proyección pública se produce exclusivamente a partir del perfil virtual del dispositivo.
Situación de partida inspirada por tanto en las que concibieron algunos de los maestros del género, por ejemplo en el relato publicado en 1909 “La maquina se detiene” de Edward Forster, o el que describe a los también aislados habitantes de Solaria en “El Sol Desnudo” o “Los robots de Aurora”, de Isaac Asimov.

iMe-al-Tantarantana_ARAIMA20150625_0171_5
Y si en la época de esos autores los dispositivos de comunicación eran tan sólo una posibilidad, en la época de Whatsapp, Instagram y Facebook el contacto virtual sustituye en muchas ocasiones la charla, la tertulia y los matices gestuales que comporta la presencia física. La obra reflexiona en clave de comedia sobre los excesos a los que nos puede llevar la comunicación virtual y nuestra dependencia de los ordenadores.
Pero tras los momentos iniciales en que se presenta la obra, como decimos, en clave de ciencia ficción, la representación deriva a una comedia de situación de piso de estudiantes tipo “L´auberge Espagnole“. No se trata entonces de ninguna sesuda reflexión sino de comprobar como los fogosos jóvenes protagonistas no han podido dejar de lado su espontaneidad a pesar de la eterna conexión a la computadora; Ambre (Isidre Monserrat) y Beta (Mireia Pàmies) se enamoran perdidamente. El videoblogger David (Bernat Mestre) busca refugio en la casa y Cala (Núria Deulofeu) hace el papel de científica sobrepasada por los acontecimientos.

TEATRE_BARCELONA-iMe_1

Nos ha gustado mucho la interpretación de todos ellos: Ambre el adaptado a regañadientes, Beta la romántica alienada, David el triunfador entrañable y Cala la científica a la que se le desmontan los esquemas. Gran texto del también actor e ingeniero informático Roc Esquius.
Al final, se trata de sacar hierro al asunto; nadie se acaba de creer que los humanos, ligados para siempre a nuestra condición, vayamos a ceder algún día al ciego dictado de una computadora y así todas esas teorías alarmistas son puestas del revés y vistas con entretenida distancia.

La obra estará en el Teatre Tantarantana hasta el 19 de julio y desde nuestro blog, deseamos que tenga un grán éxito.

“iMe” se representará en el Teatro Alfil de Madrid los siguientes días:

  • 17 y 24 de septiembre
  • 1, 8, 15 y 22 de octubre

Actualización mayo 2016: “iMe”, tras dos años de recorrido, se podrá ver en los Teatros Luchana de Madrid  del 3 al 26 de junio.

Actualización octubre 2016: “iMe” se reestrena este otoño en el Pequeño Teatro Gran Vía de Madrid. Las funciones son los miércoles y los jueves a las 20h.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Web de la Companyia Dara

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic, Teatro y Danza

“Young ones”: Distopia en el desierto.

Young_Ones_poster

El equipo de “Cultura y algo más” no podía dejar pasar esta edición (la 47) del Sitges Film FestivalFestival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya sin ver alguna de las interesantes novedades del cine fantástico que el certamen nos presenta.

En esta ocasión hemos asistido a la proyección de “Young Ones“, película dirigida por Jake Paltrow (el hermano menor de Gwyneth Paltrow), que también ha escrito el guión. Paltrow comenzó su carrera como director de televisión, dirigiendo algunos episodios de la serie “NYPD BLUE”.  También dirigió en 2007 la película “The Good Night“, con Martin Freeman, Dani de Vito y Penélope Cruz, y en la que también aparecía su hermana Gwyneth.

Sitges_2014-Young_Ones

“Young Ones” es una distopia al modo por ejemplo de “In the country of last things” de Paul Auster, que nos sitúa en un futuro no muy lejano en que el agua prácticamente ha desaparecido y en que las pequeñas comunidades rurales luchan por acceder a los escasos puntos de suministro, monopolizados además por una oscura horda de obreros que construyen las canalizaciones.

En este endurecido entorno  lucha por intentar un acceso al agua una familia constituída por el padre, Ernest Holm (caracterizado por Michael Shannon), la hija mayor, Mary (Elle Fanning) y el hijo menor, Jerome (Kodi Smith-McPhee). La madre, Katherine Holm (Aimee Mullins) está afectada por una parálisis que la tiene confinada en un fantasmagórico sanatorio. Finalmente,  el novio de la hija, Flem Lever, interpretado por Nicholas Hoult, va a intentar parasitar los esfuerzos del padre…

Young-Ones

Esta inquietante antiutopía nos presenta los caracteres propios del género, la tradición de la ficción post apocalíptica que hunde sus raíces en la ciencia ficción victoriana, por ejemplo con la obra “After London” del escritor del siglo XIX Richard Jefferies, o “The Last Man” de su contemporánea Mary Shelley, ambientada en una sociedad asolada por una enfermedad,  o, ya en el siglo XX, a René Barjavel que situó en la Francia de 2052 su novela “Ravage“, en la que la humanidad había perdido la electricidad.

En esa tradición, muchos escritores han imaginado el fin del mundo de la mano de plagas, extraterrestres, carencias, destrucciones y otras calamidades: un mundo exterior en apariencia recognoscible pero que ha sufrido una transformación cualitativa ante la cual los protagonistas están resignados; ese mundo transformado se utiliza como escenario para experimentar con las reacciones de sus protagonistas.

young-ones-michael-shannon

El director nos explicó cómo estuvo en España buscando localizaciones, aunque finalmente se decidieron por Sudafrica, por la árida región de Namaqualand que retrata a la perfección el sentimiento de desértico vacío, de escasez y de dificultad que impregna la película.

En ese ambiente extraño, con el sol cayendo a plomo toda la película, un sol que casi podemos sentir como algo despiadado, las personas reaccionan según su naturaleza, con dulzura unas y brutalidad otras, de modo que la dureza ambiental se torna escenario de vilezas y mezquindades. La lucha del todos contra todos, que está simplemente soterrada o disimulada en nuestro entorno, se torna franca en esta película.

Jake Paltrow

Jake Paltrow

Otro aspecto a remarcar es la visión irónica y amarga que tiene de la tecnología la película, con un entrañable robot mula o unas grotescas prótesis cibernéticas que supuestamente ayudan a la postrada mujer de Ernest. En la película la tecnología, más que ser un instrumento de apoyo o desarrollo, es una parábola de la miserable condición humana. En el descarnado entorno de la película, esas máquinas parecen caricaturas de lo inútil o lo superfluo.

En resumen, recomendamos esta magnífica obra para todos aquellos a los que les guste la ciencia ficción en su vertiente post apocalíptica y quieran disfrutar de una película que nos sumerge en una atmósfera extraña e inquietante.

Ignasi y Laura.

Os dejamos con el trailer de esta película:

Para más información clica abajo:

Web oficial de la película “The young ones”

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

“Harket [protocolo]”: El futuro ya está aquí.

2

Cristina Harket lleva dos años encerrada en un búnker. Se presentó como voluntaria para probar un experimento que consistía en quedarse encerrada durante un mes en un pequeño recinto gestionado por MAP#2, un sistema de control inteligente que vela por la supervivencia del ser humano, protegiéndolo de la amenaza exterior. Pero ocurre un error y Cristina ya lleva más de año y medio allí…

Cristina habla constantemente con MAP#2 y lo alimenta con su energía, generada por una serie de rutinas físicas, mentales y emocionales que están pensadas para que ella no pierda su salud y su equilibrio. Pero Cristina, después de tanto tiempo de reclusión, está llegando al límite y desea salir al exterior.

Harket [protocolo]” es una obra multidisciplinar que presenta como primicia el uso del  videomapping en 3D, que crea un efecto futurista: el escenario se va modificando con un solo clic.  La compañía PanicMap, cuyo primer proyecto es esta obra, tiene como misión crear espectáculos en que arte y tecnología interactúen para encontrar nuevos lenguajes escénicos; la obra también es un proyecto transmedia donde el público puede intervenir como partícipe del proceso creativo o hablando de su experiencia en la red a través de blogs y redes sociales antes y después del espectáculo.

“Harket [protocolo]” está creada y dirigida por Juan Pablo Mendiola e interpretada y coreografiada por Cristina Fernández. Es una obra de ciencia ficción (con alusiones a grandes maestros del género, como Philip K. Dick y Arthur C. Clarke) que nos habla de la confianza y de la traición. De la necesidad de estar vinculados con alguien, aunque no sea humano. La interpretación de Cristina Fernández es tan apasionada e intensa y los efectos audiovisuales tan impactantes, que provocan en el espectador una sensación de claustrofobia, de sentirse también encerrado en ese búnker postmoderno.

Tráiler de “Harket [protocolo]

“Harket [protocolo]” está efectuando una gira con la Xarxa Alcover por la Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares y ha participado en diversos festivales como son la Fira de Tàrrega, la Mostra de Teatre d’Alcoi, el Festival Escena Abierta de Burgos y Danza Xixón, con un gran éxito de crítica y público. El espectáculo se encuentra en cartel actualmente en La Seca – Espai Brossa de Barcelona hasta el 16 de febrero y en el mes de mayo estará presente en el Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid (TAC).

Actualización: “Harket [protocolo]”, tras ganar los Premios BBVA 2014 a Mejor Actriz y Mejor Espectáculo y realizar una extensa gira, se podrá ver en el Teatre de La Plaça de Silla el 7 de noviembre de 2015.

Laura.

Para más información clica abajo:

Web de PanicMap

Web del Teatre la Seca

Web de Silla Cultural

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

“eGo”: Enganchados al móvil.

La Sala Flyhard, ubicada en el barrio barcelonés de Sants, de la que os hablamos hace unos meses en nuestro blog, y que recientemente ha tenido cambios en su dirección con la dimisión de Jordi Casanovas, nos presenta una muy recomendable obra del guionista, dramaturgo y director teatral Marc Angelet.

Marc Angelet es autor de obras que han alcanzado cierta repercusión en el panorama teatral barcelonés, como “Voyager” (2012), estrenada en el TNC y guión publicado por Editorial Arola, o “El biògraf”, Premi Teatre Principal 2010; otras obras suyas son “Blackbox” (2009), “Genius” (2009), “Callcenter” (2007) o “Mcbeth con queso” (2007). Otro trabajo del polifacético autor es el guión de la divertida webserie de dibujos animados “Abducción” de Alejo Levis.

“eGo”, escrita y dirigida por Marc Angelet y protagonizada por Nadina Campàs, Oriol Casals, Xavier Francès y el codirector de la sala Pablo Lammers, es una comedia tecnológica que examina la particular relación que  establecemos con esa amalgama de dispositivos llamada “nuevas tecnologías”, en su doble vertiente de herramientas de comunicación, por medio de las cuales estamos permanente conectados con nuestros amigos, conocidos y amantes, y herramientas de control, por medio de las cuales las agencias gubernamentales –en el mejor de los casos- y oscuras mafias –en otros-, saben de nosotros, -de nuestras preferencias, aptitudes, intereses y hasta personalidad con todo lujo de detalles-.

Dos socios desarrollan una aplicación para móviles en un iconográfico garaje, probable escenario escogido por los dos amigos más por convicción que por azar. Y a ellos, como a Jobs, Gates o los mismos Beatles, también les llega el éxito, aunque no es oro todo lo que reluce y finalmente será un no menos iconográfico policía, quien pondrá el contrapunto ingenuo al torbellino tecnológico al que asistimos en la obra.

Ésta, creada por encargo de Llàtzer Moix para el ciclo “Apadrina un dramaturgo”, de la Nau Ivanow, nos propone una interesante reflexión sobre nuestra relación con las nuevas tecnologías, y la forma en que cómo muchas veces nos ponen a su servicio más que lo están al nuestro. Desde “Cultura y algo más” os animamos a ver esta original obra, que está en cartel hasta el 30 de diciembre, y a olvidaros durante una hora de vuestro whatsapp.

Ignasi.

Para más información clica abajo:

Web de la sala Flyhard

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza