Archivo de la etiqueta: financiación cultural

Hacia una necesaria nueva ley de mecenazgo.

mecenas2En un momento tan aciago para el mundo de la cultura como el actual, con las posibilidades de financiación que podríamos considerar tradicionales cada vez más obturadas, se hace urgente una nueva ley de mecenazgo que haga, en la misma línea que otros países de nuestro entorno, que la donación en bien de una propuesta cultural, resulte más fácil y atractiva.

Ciertamente, la financiación privada se presenta como una alternativa cada vez más necesaria a la hora de paliar la drástica caída en subvenciones públicas  (hasta un 42% desde el 2011), y el inevitable encarecimiento en la producción cultural debido, entre otras cosas, a la más que mencionada en este espacio subida del 21% en el IVA. Sorprende por ello (o quizá no tanto, viendo la deriva política general en nuestro país) la tardanza en elaborar una legislación que de buena cuenta de las aspiraciones del sector cultural a este respecto, si bien parece que a finales del presente año, esta normativa podría ser definitivamente aprobada.

De facto, algunas instituciones culturales, como podría ser el Liceu de Barcelona, ya apuntan en la dirección de usar el mecenazgo como una forma de financiación prioritaria. Recientemente supimos que se había creado la “Liceu Opera House US Fundation”, con sede en Nueva York, y que tiene el objetivo de conseguir mecenas que ayuden a sufragar los espectáculos operísticos habituales de este emblemático teatro. Sin embargo, no deja de ser sintomático el hecho que se hayan abierto las oficinas de esta fundación en el extranjero.

Como ya hemos apuntado, el volumen del mecenazgo en el estado español es muy bajo en relación a otros países cercanos. El actual marco legislativo, completamente trasnochado, no ayuda a cambiar esta realidad. Es necesario que la nueva ley mejore los beneficios fiscales para los mecenas, pero parece ser que las deducciones, finalmente, no alcanzarán el 70% (en la actualidad no suponen más del 25% o 35% según los casos) tal y como se había anunciado en un principio. De hecho, en el anteproyecto de ley del cual tenemos constancia, no se menciona ninguna mejora en este sentido respecto a la normativa actual.

Con todo, no cabe pensar en la figura del mecenas como alguien que solamente está interesado en pagar menos impuestos. La realidad es que, en la mayoría de los casos, el mecenas actúa porque está realmente implicado en el proyecto que quiere impulsar. Existe un enlace sentimental con aquello que se quiere promover. En este sentido, el papel del gestor cultural deriva, cada vez más, en crear concordancias entre personas/entidades que puedan asumir ese papel de mecenazgo, y las instituciones,  empresas culturales y los propios artistas/creadores. Nuevamente, acude a nuestra mente el ejemplo del Liceu y su recientemente abierta fundación en Nueva York.

14983_mecenazgo

El mecenazgo debe sumarse a las otras formas de financiación privada, algunas habituales desde hace tiempo como los patrocinios, otras más recientes como el crowdfunding, en la necesaria renovación de la producción cultural, distinguiéndose lo primero respecto a lo otro mencionado en una mayor implicación de los donantes (empresas, entidades o particulares) quienes llegan al punto de adquirir espacios o medios propios desde los que impulsar actuaciones culturales. Ello supone, no solo una mejora en la imagen del mecenas, sino la posibilidad de un nuevo impulso económico, quizá una ampliación de capacidad de negocio, idea ésta que, sin ser prioritaria, no resulta nada desdeñable.

En definitiva, esperamos que la poca agudeza con la que están actuando las autoridades públicas en relación a la nueva ley de mecenazgo pueda no ser obstáculo para que en breve ésta cristalice de forma satisfactoria en una normativa eficaz y transparente. Lo contrario supondría un vaivén (otro más y puede que definitivo) en el maltrecho estado de la cultura en nuestro país.

Ricard.

7 comentarios

Archivado bajo General

Microteatro: Inventiva en tiempos de crisis.

367El tópico nos dice que las épocas de crisis son propensas a una mayor creatividad e invención por parte de las personas. Eso puede ser particularmente cierto si nos atenemos al mundo de la cultura.  Si hablamos de un ámbito concreto de las artes como es el teatro, es bien sabido que éste pasa por unas graves dificultades que han puesto al borde de la desaparición a no pocas compañías y salas pequeñas y medianas. Incluso los grandes teatros sufren las consecuencias de la crisis económica y de las políticas injustas que las autoridades públicas vienen aplicando de un tiempo a esta parte y que afectan sensiblemente a los profesionales de la cultura (bien conocidas son: subida del IVA al 21% en el precio de las entradas, drásticos recortes en subvenciones, incapacidad total para abordar una necesaria ley de mecenazgo, etc). Sin ir más lejos, una institución cultural como el Teatre Nacional de Catalunya ha tenido que reajustar buena parte de su programación y anunció recientemente el cierre por dos años de su Sala Tallers, dedicada a dar a conocer a nuevos creadores. Ante tal panorama, resulta especialmente estimulante la irrupción de lo que ha venido a llamarse “microteatro”.

El microteatro se caracteriza por ser representado en espacios, a priori, no acondicionados para realizar un espectáculo teatral. De hecho, cualquier lugar es susceptible de poder convertirse en un sitio adecuado para poder llevar a cabo actuaciones de microteatro, incluso una casa particular. En esta clase de representaciones el espacio entre actores y público se desdibuja, pudiendo haber una cierta interacción entre ellos, y dándose el caso de que el espectador pasee por el lugar donde se esté realizando el espectáculo observándolo desde distintas perspectivas o modificando a su antojo algunos elementos que pueden formar parte del escenario. Se puede dar la situación incluso de que la obra se lleve a cabo en distintos sitios de la ubicación donde nos encontremos de manera que el público realice una suerte de itinerario en el espacio contemplando cada una de las partes de que consta el espectáculo. También puede ocurrir que haya diversos actores realizando sus interpretaciones a la vez y el espectador pueda pasar de un lugar a otro en función del mayor o menor interés que tenga por aquello que está viendo, o simplemente con el ánimo de curiosear en las distintas propuestas que se estén llevando a cabo de forma paralela en ese momento. En definitiva, el microteatro busca interactuar con espacios normalmente no teatrales para conseguir una relación escénica más íntima con el espectador y con el entorno, transformando el espacio y creando un tipo de interpretación más intensa y cercana. Además, resulta especialmente interesante el hecho de que su puesta en escena sea mucho más barata de lo habitual en los espectáculos teatrales. 375 El microteatro es una experiencia que ya lleva funcionando algún tiempo en países como Argentina y que se ha puesto en práctica recientemente en espectáculos realizados en Barcelona, Madrid o Palma de Mallorca. Hace poco, tuvimos la oportunidad de ver una representación de microteatro en el festival “Temporada Alta” de Girona, realizado por la compañía Mentidera Teatre (las fotografías que podéis ver pertenecen a dicha representación). El título de la obra era “Mgogoro” y se estructuraba en forma de monólogos muy breves con distintos personajes ubicados en diferentes lugares de un espacio de uso convencional. Al parecer, esta compañía tiene intención de seguir explorando esta clase de espectáculo. También la dirección del “Temporada alta” ha anunciado que seguirá dando cabida a este tipo de actuaciones en sus próximas ediciones. Probablemente haya muchas posibilidades de ver representaciones de microteatro en distintos lugares y momentos en un futuro inmediato. En nuestro espacio seguiremos dando cuenta de esta clase de eventos; experiencias realmente intensas que no podemos más que recomendaros.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Compañía Mentidera Teatre

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

“Primavera Club”: Cultura a la baja.

Hace unos pocos días la organización del festival de música “Primavera Club”, cuya última edición aconteció el fin de semana pasado, emitió un comunicado en el que informaba que el año que viene dicho evento se celebrará en ciudades de Francia y Portugal, y no en Barcelona y Madrid como venía ocurriendo hasta ahora. El motivo que ha impulsado a tomar esta decisión, según palabras del director del certamen Alberto Guijarro, es “la poca consideración que se tiene en España por las músicas populares, a las que se está marginalizando y criminalizando como hace tiempo que no se hacía”. Añade después que “no sentimos que se trate a la música como parte de la cultura. Para llevar a cabo un festival te tienes que sentir arropado, y aquí las cosas no fluyen”.

Tiene motivos más que justificados Guijarro para sentirse indignado e incluso crispado. La gestión de la organización del “Primavera Club” este año se nos antoja poco menos que heroica. A la subida del 21% en el IVA de las entradas y abonos de conciertos y festivales, hay que sumar toda clases de trabas administrativas, el cierre provisional de la Sala Apolo de Barcelona (lugar crucial para la música en directo en la Ciudad Condal) coincidiendo de pleno con las fechas en que se tenía que celebrar el evento, y una reducción injustificada y muy a última hora del aforo en los espacios del madrileño Centro Creativo Matadero donde se iba a llevar a cabo el festival, obligada por una administración municipal en estado de paranoia tras los trágicos acontecimientos del Madrid Arena en que murieron cinco chicas (se dice que en los accesos del “Primavera Club” de este año se obligaba a enseñar la documentación y se registraba a conciencia a las personas cada vez que querían pasar de un escenario a otro, creándose largas colas y no pocos momentos de tensión).

Con todo, discrepamos un tanto de la declaración de Guijarro en un punto: concretamente cuando se refiere al hecho que no se trata a la música como parte de la cultura. En realidad, no es la música la que va a la baja en nuestro país, si no la cultura en general, sea la disciplina que sea. Cabe recordar que la subida del IVA afecta a toda clase de productos y eventos culturales (salvo el libro), que la subvenciones para producciones cinematográficas y teatrales han caído en picado, que las pequeñas salas de exposición apenas si pueden sobrevivir, que las empresas de gestión cultural se las ven y se las desean para salir adelante y que, en definitiva, el mundo cultural ha sido duramente atacado por el actual gobierno central, y por muchas de las administraciones autonómicas y municipales desde el comienzo de la crisis económica, y muy particularmente en los dos últimos años. Incluso un teatro como el Liceo (toda una institución en Cataluña de la a veces denominada “alta cultura”) tiene graves problemas económicos al haberle sido recortadas drásticamente sus subvenciones por parte del Ministerio de Cultura, de manera que sus gerentes están estudiando la posibilidad de utilizar estrategias de micromecenazgo para financiarse.

Desde nuestro espacio no nos cansaremos de repetir que la cultura supone un estimulo económico de primer orden si se la mima y se la sabe gestionar bien. A la vista están las cifras: en el estado español la cultura suponía en 2010 un 3% del PIB, y un total de 550.000 empleos (fuente El Pais). Eso si nos referimos a beneficios directos; si tuviéramos en cuenta el rendimiento indirecto que supone la cultura para otros sectores (turismo, transportes) estaríamos hablando de unos números muchos mayores. Es en este punto donde las administraciones se equivocan totalmente al no apoyar a eventos como el Primavera Club. Un festival de estas características ayuda a situar en el mapa culturalmente a una ciudad, da prestigio a su nombre/marca como urbe visitable, y alienta económicamente algunos de los sectores asociados que ya hemos mencionado arriba. Su ceguera en relación a esta evidencia solo se puede entender desde la base ideológica de unos responsables políticos que han categorizado a la cultura como mero “entretenimiento” y que no consideran que nada que se salga del sistema especulativo-neoliberal en que nos hayamos metidos, y que ha provocado y sigue sumergiéndonos cada vez más en la actual crisis, debe ser tenido en cuenta como acicate económico.

festivales_2012_bcafterall_noticias_musica_blog

Los gestores del “Primavera Club” han querido dar un toque de atención con su decisión. No descartan volver a realizar el mencionado festival en Barcelona, aunque ven muy difícil regresar a Madrid. En cualquier caso parece que el hermano mayor de este evento (el “Primavera Sound”), no peligra por el momento. Convertido en una referencia ineludible a nivel mundial como muestra de mucho de lo que se está cociendo en la música popular actual, cabe cruzar los dedos para que la cosa continúe así.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Verkami: Una plataforma pionera para la financiación de proyectos culturales mediante micromezenazgo.

Si hace unos días nos congratulábamos de la creación de Bandeed, una nueva web dedicada a la financiación, mediante micromecenazgo, de proyectos musicales, hoy queremos hablar de un espacio que ya lleva algún tiempo funcionando y que ha servido como base para generar la producción de no pocas iniciativas culturales de toda índole. Se trata de Verkami.

Creada en 2010 en Mataró (Barcelona) por el biólogo Joan Sala en asociación con sus dos hijos Adrià y Jonàs, inspirándose en Kickstarter (la que podemos considerar como gran referencia de todas las plataformas de crowdfunding a nivel mundial), Verkami ha sido pionera no solo en el estado español, sino también en toda Europa, como instrumento de financiación de creadores independientes que buscan poder materializar sus proyectos.

Gran parte de su éxito estriba en su sencilla forma de funcionar: cada creador establece su objetivo de financiación, marcando una cifra que deberá poder conseguir en un plazo de 40 días. Si no se obtiene el 100% de dicho objetivo, no se hacen efectivos los cargos comprometidos por los mecenas y el proyecto no recibe el dinero, sin que ello suponga ningún perjuicio económico para nadie. En caso de que sí se consigan aportaciones suficientes, el proyecto sigue adelante.

Lo que hace especial a Verkami es su vertiente de asesoría, es decir que los creadores se sienten acompañados y orientados durante el proceso que debe llevar a la consecución de su objetivo. El porcentaje de logro de dichos objetivos es del 75%, han conseguido publicar más de 500 proyectos y disponen de una “bolsa” de 46.000 posibles mecenas.

Por supuesto, aquellos que se animan a apoyar estos proyectos sacan algunas ventajas de ello en forma de productos exclusivos, ediciones limitadas, asientos preferentes, etc.

Desde “Cultura y algo más” felicitamos la iniciativa y el buen hacer de Joan Sala y sus hijos. En tiempos tan difíciles para el ámbito cultural, el éxito de Verkami es una noticia que solo puede generar ilusión en un sector necesitado de nuevas vías de producción.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Verkami

Deja un comentario

Archivado bajo General

BANDEED: Una nueva plataforma de financiación y producción musical.

Este sábado día 5 de octubre se inaugura Bandeed, una espacio-web de conciertos bajo demanda basada en los conceptos de crowdsourcing y crowdfunding. La filosofía bajo la que nace este nuevo espacio para la financiación y producción de proyectos musicales no es otra que la creencia que tienen sus creadores en la comunidad como motor de una iniciativa cultural.

Siendo más concretos, Bandeed será una plataforma, una herramienta web, en la que se podrán registrar gratuitamente músicos, promotores, salas y aficionados para colaborar en la consecución de un fin común: la organización de un concierto o cualquier otro tipo de evento o producción musical.

Como ocurre en otros proyectos de micromecenazgo, si se cubre el aforo mínimo de la sala, en el caso de los conciertos, o se logra el objetivo económico requerido para que el evento siga adelante, éste se llevará a cabo, y si no es así, se parará el proceso sin que nadie pague nada.

Bandeed se ha anotado un primer éxito al conseguir la financiación de un concierto este próximo sábado en lo que servirá, además, como fiesta de presentación de la web. Será en la Sala Salamandra de l´Hospitalet (Barcelona) a las 21:00 h.

Como se ha dicho, ese mismo 5 de octubre es el día previsto para que la Web esté totalmente operativa, pero ésta ya se puede visitar (ver enlace abajo).

Creemos que este espacio puede ser de mucho interés para todos los agentes implicados en el mundo de la música, sean gestores, artistas o el mismo público.

En momentos de fuertes restricciones para el mundo de la cultura, solo podemos congratularnos de que surjan iniciativas como ésta.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Bandeed

Deja un comentario

Archivado bajo General, Música