Archivo de la categoría: Música

METROPOLIS: Revisión de un clásico eterno.

El próximo sábado 15 de junio en el cine Aribau se podrá disfrutar de un muy particular acontecimiento, un espectáculo inmersivo que homenajea el 92 aniversario del estreno de “Metropolis” de Fritz Lang. No es, de hecho, una cifra redonda, pero cualquier excusa es válida para poder disfrutar de nuevo de un inmarchitable film que, lejos de envejecer (dejando de lado aspectos como que sea cine silente en blanco y negro), resulta en muchos aspectos más moderno que nunca.

Recordemos, “Metropolis” cuenta con un guión obra de la esposa de Lang, la aristócrata prusiana Thea von Harbou, y está ambientada en un posible futuro como retrato de una civilización marcada por el progreso industrial-tecnológico, y las crecientes diferencias sociales.

En este caso no estamos hablando de una proyección convencional de la película, si no que ésta vendrá acompañada de música especialmente creada para la ocasión por el artista Morales: sonidos sintéticos y experimentales, con percusiones metálicas y aromas a dreampop.

Un título pionero en el campo de la ciencia-ficción, y de hecho, en la historia del cine, visualmente emocionante, icono mudo y futurista, épico e influyente como pocos, adelantado a su tiempo, merece una revisión como ésta, siendo contemplada la película en pantalla grande, y con una nueva banda sonora que sea capaz de arrastrarnos de nuevo, aunque de distinto modo, a ese mundo de fascinantes imágenes, a veces antagónicas, que tantas y tan distintas interpretaciones ha dado a lo largo del tiempo desde su estreno.

Una recomendación muy especial que os hacemos desde “Cultura y algo más”. No os lo perdáis.

Os dejamos con un enlace donde podéis adquirir las entradas para este gran espectáculo, y de paso, descubrir a Café Kino, el proyecto de cine itinerante que ha gestionado el evento del que os hablamos:

Web de Café Kino-Venta de Entradas de “Metropolis Live by Morales”

Ricard y Laura.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV, Música

“Akelarre”: Una necesaria reivindicación del feminismo.

akelarre 1

Hace poco asistimos en la sala El Maldà de Barcelona a este interesante espectáculo musical de la compañía The Feliuettes concebido como un cabaret dirigido por Míriam Escurriola, con Laia Alsina, Maria Cirici y Laura Pau como actrices y cantantes y la colaboración especial de Vicky Peña como Madame Big Lips, acompañadas al piano por Gerard Sesé (director musical), cuyo cuerpo argumental parte de textos y canciones de Clàudia Cedó, Cristina Clemente, Xavi Morató, Mireia Giró, Gerard Sesé, Laia Alsina Riera, Laura Pau y Míriam Escurriola y la composición músical corre a cargo de Clara Peya, Arnau Tordera, Ariadna Cabiró y Gerard Sesé.

Resulta lamentable como últimamente desde la derecha se pretende banalizar el movimiento feminista, tachándolo casi de dictatorial, tratando de difuminar sus reivindicaciones como si fueran el producto de mentes fanáticas, cuando la realidad es muy otra. Quienes sufren la brecha salarial son las mujeres; quienes sufren la doble jornada laboral (en la empresa y el hogar) son las mujeres; quienes sufren abusos sexuales son ellas; como lo son quienes, en fin, perecen a manos de sus parejas.

A partir de esa idea reivindicatoria, The Feliuettes nos obsequia con un espectáculo musical fresco y ágil, en que en forma de sketches se suceden diferentes relatos centrados en la reivindicación feminista. El contraste entre la seriedad del relato y la forma de presentación del mismo es intensa. Ya la tonadilla popular “El senyor Ramón” cobra otro aire mucho menos festivo, ya el cuento de la Caperucita se nos presenta con otro inquietante punto de vista, ya los cortinajes del escenario se asemejan a una enorme vagina que al mismo tiempo protege y conmina a los protagonistas.  La prostitución, la explotación laboral, las normas sociales discriminatorias (genial el gag en que los servicios sociales intervienen porque una madre se atreve a vestir a su hijo de rosa), los abusos sexuales, la supeditación a la familia, todo es presentado con muchos recursos, sacando todo el partido a estas tres grandes actrices que van alternando el protagonismo en los diferentes momentos de la obra, todo ello acompañado del magnífico pianista que ejerce también de discreto comparsa, y con unos textos que aunan con sutileza irónica el desenfado en la forma con la contundencia en el mensaje.

akelarre 2

La obra estará hasta el 13 de abril en El Maldà y desde aquí os animamos a que vayáis a verla en estos últimos días, no os defraudará.

PROS DE LA OBRA:  Los amenos números musicales, la gran interpretación y la profundidad y claridad de los textos.

CONTRAS DE LA OBRA:  No apta para quien no guste de los cabarets o los musicales o quien no comparta el mensaje feminista directo y sincero.

Ignasi y Laura.

Web de El Maldà – Información sobre “Akelarre”

Os dejamos un trailer a la rueda de prensa de la presentación de la obra:

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Teatro y Danza

“Monster”- ¿Quién es normal?

TEATRE-BARCELONA-Monster-TANTARANTANA-1

Esta comedia del autor y director teatral escocés David Greig, dirigida por Roberto Romei y traducida por Helena Tornero, coproducida por Arsènic Creació y el Teatre Tantarantana, nos ha fascinado por su frescura, mezcla de géneros y su mensaje vital.

Cati, una joven de diecisiete años, huérfana de madre y con un padre con esclerosis múltiple, tiene una vida etiquetada como anormal. Un día, reciben una llamada de la trabajadora social, que quiere visitar su casa para controlar como está la situación familiar. Justamente, aquel día parece que todo se pone en contra para que no salgan las cosas bien…

monster3.png

Los diversos personajes de la obra irán interactuando con Cati, su padre y la supuesta anormalidad de la familia de diversas maneras, según su personalidad o su manera de ver la realidad.

Roberto Romei, que ya presentó otro deslumbrante trabajo en el Teatre Tantarantana (“Shenzhen significa infern”, de Stefano Massini) en ocasión del Grec 2018, nos sorprende ahora con esta obra que reivindica un nuevo concepto de normalidad. Justamente, el estreno ha coincidido con la reciente publicación de un estudio de la Universidad de Yale en la revista Cell que concluye que “nadie es normal”.

monstertheprinzelles

PROS DE LA OBRA: Presentada como si fuera un cómic, con un humor ácido y explosivo, muy bien aderezado con la música de The Mamzelles, interpretada por las magníficas actrices Blanca Garcia-Lladó, Berta Pipó y Clara Manyós, que han formado el trio de garage-punk The Prinzelles y van intercalándose el rol de Cati, del padre y de los demás personajes (divertidísima hada de la catástrofe) con una fluidez asombrosa. Pieza caleidoscópica que se disfruta al máximo a cada minuto. Excelentes trabajos también de Roger Orra en el espacio, vestuario e iluminación, de Javi Bañasco en el espacio sonoro y de Helena Pielies en la fotografía. En definitiva, un trabajo impecable del equipo artístico al completo que brilla y destila vida por los cuatro costados. Pieza muy recomendable para los adolescentes.

CONTRAS DE LA OBRA: Ninguno… sólo que nos gustaría que estuviera más tiempo en cartel.

“Monster” estará en cartel en el Teatre Tantarantana hasta el domingo 17 de febrero.

Laura Clemente.

Web del Teatre Tantarantana – Información sobre “Monster”

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Teatro y Danza

Ruen Brothers: Elegancia clásica para el invierno.

Henry y Rupert Stansall son los hermanos que integran Ruen Brothers, formación surgida de Inglaterra que hace unos pocos meses publicó su primer larga duración, titulado “All my shades of blue”.

Sorprende, teniendo en cuenta la juventud de sus componentes, que Ruen Brothers encuentren la inspiración en la más añeja música sobre la que se basa todo el Rock ´n´Roll. Estamos hablando de las canciones que crearon gigantes como Elvis Presley, Roy Orbison, Johnny Cash o, por qué no, Everly Brothers. Aunque en honor a la verdad, abría que añadir a los nombres referenciados otros más cercanos en el tiempo (Chris Issak o Richard Hawley por ejemplo), para hacerse la idea de lo que hacen Ruen Brothers.

En tiempos de r&b, trap y otros estilos que, gustos aparte, pecan muchas veces de sobreproducidos, nos encontramos con este sorprendente debut que, gracias no solo a unas composiciones muy inspiradas y cuidadas con mimo, sino también, precisamente, a una excelente producción (Rick Rubin, mítico productor de The Cult, Bestie Boys, Tom Petty, Red Hot Chili Peppers, Johny Cash y tantos otros, se encuentra tras las mesas de sonido en este caso), suenan nada trasnochadas, al contrario, absolutamente atemporales y tan válidas ahora como si hubiesen surgido hace 40 años o dentro de 30.

Nacidos en la ciudad industrial de Scunthorpe, en la mencionda Inglaterra, uno tiene la sensación, escuchando este bellísimo y adictivo “All my shades of blue”, que los hermanos Stansall podrían haber surgido perfectamente de algún lugar como Nashville o Memphis, pero lo cierto es que lo han hecho en un ambiente nada proclive para que aflore música del estilo que ellos crean. Aún y así, canciones como “Walk like a man”, “Finer things”, “Motor city”, “Summer sun”, “Caller” o la propia “All my shades of blue” (escogida como primer single del disco), te catapultan a algún sitio que uno imagina lleno de luz, incluso aunque por momentos, algunos de los temas mencionados tengan un aire nostálgico o melancólico.

En fin, que no se nos ha ocurrido otra manera mejor de desearos que hayáis empezado bien el año y que éste esté lleno de las mejores cosas para vosotros que recomendaros este tan clásico como elegante “All my shades of blue”.

Ricard.

Os dejamos con el vídeo de “All my shades of blue”:

 

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Jack White en el Cruïlla Barcelona (12/07/18): Rock a medio camino entre lo clásico y lo experimental.

En un inicio de verano musical explosivo en Barcelona, hemos podido disfrutar de diversos conciertos (desde Guns and Roses en el Estadi Olímpic hasta el especialmente memorable de Pearl Jam en el Palau Sant Jordi), de los cuales podíamos haber dado cuenta en nuestro blog, pero como sentimos una especial debilidad por Jack White (de quien ya habíamos comentado alguno de sus discos en el pasado), y también por un festival como el Cruïlla (del cual también hemos hablado anteriormente), nos hemos decantado por reseñar el reciente concierto del norteamericano en el contexto, creemos que inmejorable, de dicho evento.

De entrada nos sorprendió la buena entrada que recogió el festival en esta primera jornada en que solo actuaban otros dos músicos: el bluesman Seasick Esteve, y Bunbury, quien precedía en el primer caso y actuaba después en el segundo, a Jack White, completando un cartel curioso y muy atractivo al mismo tiempo.

Por lo que se refiere a Jack White (nuestros trabajos nos impidieron poder llegar a tiempo de ver a Seasick Esteve), el cantante salió a escena puntual, acompañado por un bajista-guitarrista a ratos, dos músicos que se encargaban de los teclados y otros instrumentos así como de hacer coros, y una fenomenal baterista, acometiendo una introducción de musculoso blues-rock que desembocó en una “Over and over and over” que es una de las canciones más enérgicas y asequibles de su último álbum, el muy experimental “Boarding house reach”.

Desde ese momento, White se dedicó a hacer un repaso a su ya extensa carrera en la que no faltaron temas de la banda que lideró junto a Meg White, The White Stripes (“Hotel yorba”, “The hardest button to button” o la inevitable “Seven nation army” como colofón a la actuación entre otras), o de otros proyectos paralelos como The Raconteurs, con ese pequeño hit que es “Steady as she goes”, canción que sonó en el tramo final del concierto y que fue especialmente bien recibida por la audiencia.

En medio de todo ello, temas del cantante en solitario, con especial parada en ese “Boarding house reach” que ha recibido críticas muy tibias (algunas terriblemente malas), pero que a nosotros nos parece uno de los grandes trabajos discográficos del año. Y es que canciones como la deconstruida “Corporation” o la preciosa “Connected by love” valen su peso en oro. También destacaron cortes de su anterior disco solista como “The black bat licorice” o “Would you fight for my love?”.

Con un sonido potente pero nítido y una puesta en escena preciosa donde dominaban, como en las portadas de sus discos en solitario, los colores azules en las luces y en unas proyecciones que podríamos calificar de retrofuturistas, el rock engarzado en las raíces clásicas del género mezclado con elementos experimentales (menos evidentes en directo que en estudio) de Jack White, brilló con intensidad frente al mar de Barcelona dejando satisfechos a todos los asistentes al concierto.

Poco después, en el mismo escenario, aparecería Bunbury. Dicen algunos que su actuación superó a la de Jack White (solo pudimos ver el principio del show por tener que madrugar al día siguiente y la verdad es que sonaba muy bien). Debió ser realmente grande si fue así.

Ricard y Laura.

Os dejamos con los dos vídeos de adelanto del último disco de Jack White:

3 comentarios

Archivado bajo Música

A Perfect Circle: Sugerente e irregular retorno.

Catorce años han transcurrido desde que A Perfect Circle publicaran su último trabajo, aquel curioso “Emotive” que contenía versiones de otros artistas con el lazo en común de tratarse de temas con contenido de denuncia política en sus letras. Desde entonces, silencio absoluto. Aunque eso no es algo que debería extrañar sobremanera a los seguidores de alguien como Maynard James Keenan, co-lider de la banda junto al guitarrista y compositor Billy Howerdel. Y es que la trayectoria de Keenan tanto con APC, como con su banda principal Tool, es harto irregular en cuanto a lanzamientos, dilatándose el tiempo entre estos muchísimo.

Sea como sea, “Eat the elephant”, que es como se llama el nuevo trabajo de la banda publicado hace unas semanas, complementa la corta discografía del grupo que consta del ya mencionado “Emotive”, un primer album (“Mer de noms”, 2000) realmente soberbio, y otro (“Thirteen Step”, 2003) más desigual aunque muy interesante.

Podríamos definir la música de A Perfect Circle como una versión más accesible, menos oscura, de Tool (Keenan los ha descrito alguna vez como la formación donde puede dar rienda suelta a la versión femenina de sí mismo, mientras que en Tool sería la masculina la que predominaría); es decir, que la música se mueve entre distintas influencias que van del Metal al Rock alternativo, pero con preeminencia de la melodía. Este “Eat the elephant” (de, por cierto, espantosa portada), apuesta aún más por ella que su predecesores, y por crear atmósferas que se desarrollan con parámetros parecidos a los que definen un estilo como el Rock progresivo.

Así tenemos canciones como la inicial “Eat the elephant”, o la que le sigue, el single “Disillusioned”, donde los teclados adquieren mayor importancia que las  guitarras en relación a trabajos anteriores, y se hace palpable una intención por parte de la banda de sumergir al oyente en un viaje sonoro de intensidad creciente que cristaliza en temas más potentes como el también single “The Doomed”, o “Talk Talk”. Se configura con ello una primera parte del disco realmente brillante.

El problema lo encontramos en lo que podemos llamar la cara B del álbum donde hallamos temas como “Hourglass” que más bien oscila entre el Nu-Metal y una especie de Pop de laboratorio mal cocinado, interludios instrumentales vacíos como “DLB”, o canciones que no llegan a ninguna parte en su experimentación como la final y muy aburrida “Get the lead out”.

El conjunto, pues, acaba convirtiendo este “Eat the Elephant” en un álbum tan sugerente (sobre todo, como ya hemos dicho, en su primera parte), como irregular por momentos, aunque podemos decir que el balance general del disco es bastante positivo.

Hemos querido comentar este álbum de A Perfect Circle porque la banda es una de las que encabeza el cartel del festival “Be Prog My Friend” que se celebra en Barcelona (Poble Espanyol) los días 29 y 30 de junio (estamos seguros de que su concierto superará el listón de su último trabajo), complementándose el evento con artistas del nivel de Steve Hackett (ex miembro de Genesis que suele basar sus conciertos en buena parte en el repertorio de la mítica banda en la que militaron Peter Gabriel o Phil Collins), los excelentes Baroness (uno de los grandes grupos de Rock de la actualidad), los muy inquietantes y creativos Oranssi Pazuzu, o esa especie de superbanda del Rock progresivo que atiende al nombre de Sons of Apollo. Una alineación de nombres, en suma, que configuran una muy atractiva invitación para pasar un gran fin de semana musical en Barcelona.

Ricard.

Web del festival Be Prog My Friend

Os dejamos con un par de vídeos del último disco de “A Perfect Circle”:

En el momento en que publicamos esta entrada nos enteramos de que Maynard James Keenan ha sido acusado de violación, algo que ha caído como un auténtico jarro de agua fría sobre todos los seguidores del artista. Al parecer, los hechos habrían acontecido hace ahora unos 18 años, durante una gira compartida junto a Nine Inch Nails, y habrían ocurrido en el autobús de gira de la formación, donde Keenan podría haber forzado a una joven fan casi 20 años menor que él. Desde nuestra absoluta solidaridad con las víctimas de violación (afortunadamente, cada vez son más las que se animan a denunciar este terrible delito cuando lo han sufrido, lo cual ha activado una cada vez mayor concienciación sobre la violencia de género en nuestra sociedad), nos atenemos a la legítima presunción de inocencia que merece cualquier persona, y al hecho que esta entrada está también dedicada a promocionar un festival donde tocan otros músicos y bandas que nada tienen que ver con este asunto, para mantener este post tal y como estaba previsto.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Angel Olsen en Barcelona (Sala Barts, 09/05/18): Regreso al intimismo.

El pasado jueves la cantautora norteamericana Angel Olsen hizo honor al festival del cual iba a ser participe (Guitar BCN 2018) presentándose ante el público de la capital catalana con el instrumento al que hace referencia dicho evento, instrumento que no dejo en ningún momento de la velada y que fue su único acompañante durante ésta, pues la artista realizó su actuación sin banda.

Así pues, la cantante inauguró su concierto con “Sans”, corte incluido en su último disco publicado a finales del pasado año, el más que interesante “Phases”. En realidad, el mencionado álbum no es más que una colección de descartes y versiones varias que no había incluido en sus anteriores lanzamientos y que Olsen ha querido dar a conocer, consiguiendo, curiosamente, un trabajo de impecable conjunción.

Y es que las canciones de este disco funcionan muy bien tanto de forma individual como dentro de la secuencia que siguen en el álbum, de forma que en su conjunto, “Phases” no desmerece del resto de la discografía de una artista que, con su anterior trabajo (“My woman”, 2016) ha conseguido acercarse a un público bastante mayoritario que la había ignorado con sus dos primeras referencias (“Half way Home” de 2012, y “Burn your Fire for not Witness” de 2014).

Como si de una pequeña revancha por ello se tratara, tanto su último disco, como la gira que está realizando en la actualidad, vuelven a sacar el lado más intimista y melancólico de la músico, descartando, en el caso de sus actuaciones, los temas del más expansivo y por momentos incluso rockero “My woman”. De esta forma, Olsen parece querer dar a conocer a sus nuevos seguidores cuáles son sus raíces artísticas.

En cualquier caso, Angel Olsen consiguió encandilar al público que prácticamente abarrotaba la sala BARTS con canciones nuevas aún sin pulir, y una gran mayoría de su repertorio primigenio como “Some things cosmic”, “You are song”, “Lonely” o el díptico final en los bises con “Windows” y “White fire”, interpretadas a flor de piel con una voz que puede resultar tan potente como sutil, y una técnica a la guitarra nada desdeñable.

Al margen de la música, Olsen logró crear una sensación de calidez y cercanía con su audiencia gracias a sus ocurrencias contadas entre tema y tema (explicó que quería ir a la playa, comer pinchos y hablar de chicos con amigas como podría hacer cualquier otra joven, o invitó al público a seguir a su gata Violet por Instagram), que contribuyó a dejar con una sonrisa en la boca, una vez terminada la actuación, al respetable que se había acercado a la BARTS.

En resumen, una bonita velada que recordar, y que nos hizo refrendar nuestro interés por una artista de innegable personalidad.

Ricard.

Os dejamos con un concierto completo de esta gran artista, eso sí, en este caso con banda al completo:

Web de Angel Olsen

Deja un comentario

Archivado bajo Música