Archivo mensual: diciembre 2012

Radiohead: 15 años de “OK computer”.

Hace algo más de 15 años, en concreto el 16 de junio de 1996, se editaba “OK computer”, tercer álbum de la banda británica Radiohead, un disco que ha pasado a ser referencial para la música popular en los últimos tres lustros.

radiohead-ok-computer

En su momento “OK computer” supuso un paso de gigante para un grupo que con su primer disco, “Pablo honey”, se había presentado como una banda un tanto imitativa del grunge que en aquellos momentos (mediados de los 90´s) triunfaba en los Estados Unidos, y que después, con “The bends”, había mostrado maneras de grupo de rock de estadio en la estela de los irlandeses U2.

Por contra, “OK computer” deslumbró por su absoluta personalidad fruto de mezclar elementos de música progresiva (especialmente apreciables en su primer sencillo “Paranoid android”), arreglos electrónicos, y una inspirada intensidad emocional presente en cada uno de los temas del álbum.

La obra empezó a gestarse cuando Radiohead fueron invitados por el mismísimo Brian Eno a ceder una canción para el disco “The help album” a beneficio de niños que habían sufrido la guerra de Bosnia. Grabada en tan solo cinco horas con la ayuda del productor Nigel Godrich, quien pasaría a ser fiel colaborador de la banda a partir de ese momento, “Lucky”, que es como se tituló el tema, se incorporó también al listado de canciones de “OK computer”. Se trata de un corte de aire sofisticado en el que ya se vislumbraban muchas de las pautas que iban a caracterizar el álbum.

“OK computer” tuvo un segundo adelanto en formato de single, la ya mencionada “Paranoid android”, canción extraña para promocionar un disco por su duración (supera con creces los seis minutos), y su estructura en tres partes muy distintas entre sí en las que no aparece ningún estribillo claro. En cierta forma, Radiohead conectaban aquí con el espíritu de bandas progresivas como Pink Floyd o Genesis. De la canción se hizo un extraordinario video-clip animado que ya se puede considerar todo un clásico del género.

En general, el álbum exhibe una textura musical densa y sombría, si bien en el tema inicial “Airbag”, o en canciones posteriores como la muy rockera “Electioneering”, la banda muestra su faceta más expansiva, siendo cortes que funcionan muy bien en su formato de directo. Con todo, es en canciones como la hermosa “Exit music (for a film)” o la terrorífica “Climbing up the walls” donde más se vislumbra el concepto de un disco que, según Thom Yorke, líder del grupo, empezó a idearse a partir de la inspiración que supuso para él la escucha obsesiva de “Bitches brew”, álbum de Miles Davis en el que el compositor de jazz experimentaba con continuos crescendos a los que seguían momentos de intimismo que después volvían a subir en intensidad.

Quizá donde mejor se refleja la temática de “OK computer” es en “7 filter happier”, una especie de bisagra en medio del disco en la que, sobre la base de unos acordes de piano, una voz robotizada repite de manera insistente una serie de consignas sobre aquello que el individuo contemporáneo necesita para ser feliz; una suerte de parodia de los libros y programas de televisión de autoayuda. De hecho, se puede decir que el hilo conductor de “OK computer” es la crítica a una sociedad hipertecnificada en la que los individuos vivimos cada vez más aislados, siendo el consumismo desenfrenado aquello que parece definirnos como personas (algo que le da un plus de vigencia a la obra en los tiempos actuales). Con todo, “OK computer” no es propiamente un álbum conceptual, y canciones como las muy bella “Let down”, “The tourist” o la atmosférica “Subterranean homesick alien” (vagamente inspirada por “Subterranean homesick blues” de Bob Dylan), funcionan perfectamente por sí mismas.

El disco tendría dos singles más tras “Paranoid android”: “Karma pólice”, cuya progresión recuerda un tanto a la canción “Sexy sadie” de The Beatles, y para el cual se realizó un video-clip tan brillante como el de “Paranoid…”, y “No suprises”, tema de letra angustiante que contrasta con su hipnótica y delicada melodía.

“OK computer” fue todo un éxito de crítica y público tras su lanzamiento y 15 años después mantiene intacto el poder de fascinación que muchos de sus oyentes sentimos la primera vez que lo escuchamos. En “Cultura y algo más” despedimos el año instándoos a que descubráis o redescubráis esta gran obra.

Ricard.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Música

“Una pistola en cada mano”: Radiografía del hombre contemporáneo.

Fobias irracionales, separaciones, encuentros y desencuentros, celos, infidelidades, secretos inconfesables y otras miserias humanas van apareciendo en pantalla. El director y guionista barcelonés Cesc Gay realiza un nuevo retrato de la sociedad actual. “Una pistola en cada mano” se centra en un grupo de hombres que rondan la cuarentena (corresponden a la famosa Generación X) y el mundo que les rodea.

2

El reparto está compuesto por grandes actores y actrices como son Ricardo Darín, Luis Tosar, Leonardo Sbaraglia, Eduard Fernández, Blanca Segura, Javier Cámara, Candela Peña, Eduardo Noriega, Leonor Watling, Alberto San Juan, Jordi Mollà y Cayetana Guillén Cuervo.

Esta película coral nos ofrece una radiografía del hombre contemporáneo, con sus problemas, miedos, manías e inquietudes. El guión está muy bien tramado y las escenas recogen situaciones hilarantes, sorprendentes, dramáticas, absurdas… como la vida misma. Las fantásticas interpretaciones añaden realismo a la historia. Las localizaciones están muy cuidadas y muestran a Barcelona desde una perspectiva mágica, como es habitual en este cineasta, destacando en este aspecto la exitosa “En la ciudad”.

1

Desde “Cultura y algo más” os recomendamos esta película que nos ha sorprendido gratamente y muestra el buen estado de forma de nuestro cine pese a las dificultades de producción en la coyuntura actual.

Laura.

Trailer oficial de “Una pistola en cada mano”

2 comentarios

Archivado bajo Cine y TV

“Primavera Club”: Cultura a la baja.

Hace unos pocos días la organización del festival de música “Primavera Club”, cuya última edición aconteció el fin de semana pasado, emitió un comunicado en el que informaba que el año que viene dicho evento se celebrará en ciudades de Francia y Portugal, y no en Barcelona y Madrid como venía ocurriendo hasta ahora. El motivo que ha impulsado a tomar esta decisión, según palabras del director del certamen Alberto Guijarro, es “la poca consideración que se tiene en España por las músicas populares, a las que se está marginalizando y criminalizando como hace tiempo que no se hacía”. Añade después que “no sentimos que se trate a la música como parte de la cultura. Para llevar a cabo un festival te tienes que sentir arropado, y aquí las cosas no fluyen”.

Tiene motivos más que justificados Guijarro para sentirse indignado e incluso crispado. La gestión de la organización del “Primavera Club” este año se nos antoja poco menos que heroica. A la subida del 21% en el IVA de las entradas y abonos de conciertos y festivales, hay que sumar toda clases de trabas administrativas, el cierre provisional de la Sala Apolo de Barcelona (lugar crucial para la música en directo en la Ciudad Condal) coincidiendo de pleno con las fechas en que se tenía que celebrar el evento, y una reducción injustificada y muy a última hora del aforo en los espacios del madrileño Centro Creativo Matadero donde se iba a llevar a cabo el festival, obligada por una administración municipal en estado de paranoia tras los trágicos acontecimientos del Madrid Arena en que murieron cinco chicas (se dice que en los accesos del “Primavera Club” de este año se obligaba a enseñar la documentación y se registraba a conciencia a las personas cada vez que querían pasar de un escenario a otro, creándose largas colas y no pocos momentos de tensión).

Con todo, discrepamos un tanto de la declaración de Guijarro en un punto: concretamente cuando se refiere al hecho que no se trata a la música como parte de la cultura. En realidad, no es la música la que va a la baja en nuestro país, si no la cultura en general, sea la disciplina que sea. Cabe recordar que la subida del IVA afecta a toda clase de productos y eventos culturales (salvo el libro), que la subvenciones para producciones cinematográficas y teatrales han caído en picado, que las pequeñas salas de exposición apenas si pueden sobrevivir, que las empresas de gestión cultural se las ven y se las desean para salir adelante y que, en definitiva, el mundo cultural ha sido duramente atacado por el actual gobierno central, y por muchas de las administraciones autonómicas y municipales desde el comienzo de la crisis económica, y muy particularmente en los dos últimos años. Incluso un teatro como el Liceo (toda una institución en Cataluña de la a veces denominada “alta cultura”) tiene graves problemas económicos al haberle sido recortadas drásticamente sus subvenciones por parte del Ministerio de Cultura, de manera que sus gerentes están estudiando la posibilidad de utilizar estrategias de micromecenazgo para financiarse.

Desde nuestro espacio no nos cansaremos de repetir que la cultura supone un estimulo económico de primer orden si se la mima y se la sabe gestionar bien. A la vista están las cifras: en el estado español la cultura suponía en 2010 un 3% del PIB, y un total de 550.000 empleos (fuente El Pais). Eso si nos referimos a beneficios directos; si tuviéramos en cuenta el rendimiento indirecto que supone la cultura para otros sectores (turismo, transportes) estaríamos hablando de unos números muchos mayores. Es en este punto donde las administraciones se equivocan totalmente al no apoyar a eventos como el Primavera Club. Un festival de estas características ayuda a situar en el mapa culturalmente a una ciudad, da prestigio a su nombre/marca como urbe visitable, y alienta económicamente algunos de los sectores asociados que ya hemos mencionado arriba. Su ceguera en relación a esta evidencia solo se puede entender desde la base ideológica de unos responsables políticos que han categorizado a la cultura como mero “entretenimiento” y que no consideran que nada que se salga del sistema especulativo-neoliberal en que nos hayamos metidos, y que ha provocado y sigue sumergiéndonos cada vez más en la actual crisis, debe ser tenido en cuenta como acicate económico.

festivales_2012_bcafterall_noticias_musica_blog

Los gestores del “Primavera Club” han querido dar un toque de atención con su decisión. No descartan volver a realizar el mencionado festival en Barcelona, aunque ven muy difícil regresar a Madrid. En cualquier caso parece que el hermano mayor de este evento (el “Primavera Sound”), no peligra por el momento. Convertido en una referencia ineludible a nivel mundial como muestra de mucho de lo que se está cociendo en la música popular actual, cabe cruzar los dedos para que la cosa continúe así.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

PÀTRIA: Impactante intensidad en escena.

“Pàtria” es un espectáculo coproducido por El Canal Centre d’Arts Escèniques Salt/Girona y el Teatre Lliure. La obra, después de cosechar éxitos en el Festival Temporada Alta y en el Teatre Lliure de Gràcia, ahora estará presente en el Teatre Poliorama hasta el 16 de diciembre.

“Pàtria” es la segunda parte de la trilogía sobre la identidad catalana creada por Jordi Casanovas, dramaturgo y director. En ella intervienen Francesc Orella, Lluïsa Castell, Fermí Reixac, Àlex Casanovas, Rosa Vila y Marcel Borràs.

thumb

La historia se inicia cuando el periodista Miquel Raventós tiene que moderar el debate previo a las elecciones a la presidencia de Cataluña. En un punto álgido del programa, decide intervenir haciendo un discurso convincente que acaba con el lema “Bona nit i llibertat” (Buenas noches y libertad). Raventós, de la noche a la mañana, se convierte en el primer candidato independentista a la presidencia de Cataluña con opciones de ganar, a pesar de las condiciones adversas (la situación del país, rivales de su propio y otros partidos, los ultras, etc.). La preparación de la campaña es dura y su vida personal se tambalea: su madre fallece sin haber aclarado cómo desapareció su padre, antiguo militante anarquista, empeoran las relaciones con su mujer y su hijo… Además, tiene que plantearse decir la verdad o no sobre algo muy importante. De repente, tres días antes de las elecciones, desaparece y el país entero se queda en vilo.

Paralelamente a esta historia, se teje otra trama respecto a Mark Rothko y su imposibilidad de pintar en el crepúsculo de su vida. El artista contrata a un pintor catalán para que pinte haciéndose pasar por él. Este personaje será crucial en un momento de la obra.

Jordi Casanovas dirige la compañía FlyHard y la sala homónima que está ubicada en Barcelona. Aparte de la trilogía que ya hemos mencionado, también ha escrito otra basada en videojuegos clásicos y compuesto por las obras “Wolfenstein”, “Tetris” y “City/Simcity”. Su bibliografía engloba una treintena de obras, premiadas en su mayoría.

patria.01__c_david.ruano_

La campaña publicitaria de la obra fue muy original, con un cartel de “Es busca” (Se busca) y la foto del actor Francesc Orella (que encarna de forma magistral al protagonista). La puesta en escena es minimalista e impactante. Se mantiene la atención del espectador de principio a fin. Las interpretaciones son brillantes. El texto nos muestra intensidad,  riqueza argumental y claridad visionaria, ya que ha ocurrido algo parecido en el panorama político catalán.

Desde “Cultura y algo más” os recomendamos esta obra encarecidamente, ya que supone un soplo de aire fresco para la escena teatral actual.

Laura.

Para más información clica abajo:

“Pàtria” y el Teatre Poliorama

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza