Archivo de la etiqueta: ricard

“Día de lluvia en Nueva York”: Romanticismo para días convulsos.

Cualquiera que esté atento a la realidad que nos rodea, la más cercana y lo que acontece lejos de nuestro radio de acción inmediato, puede darse cuenta que los tiempos por venir van a ser de todo menos fáciles. La situación política, económica, medioambiental… no da para muchas alegrías precisamente. Quizá es por ese motivo, o quizá porque hacía bastante tiempo que no se estrenaba nada de él, hemos recibido como agua de mayo el nuevo trabajo como director de Woody Allen, “Día de lluvia  en Nueva York”, que hemos podido disfrutar ya en su reciente prestreno en los cines Verdi de Barcelona (está previsto poder verse en nuestras salas a partir del 11 de octubre).

“Día de lluvia en Nueva York” se estrena dos años después de la muy apreciable “Wonder Wheel” (dos años es un tiempo largo tratándose de un realizador acostumbrado a estrenar prácticamente cada año desde el inicio de su carrera a finales de los 60s, algo que tiene que ver con sus dificultades para financiar sus nuevos proyectos pese a su reconocidísima carrera, y a los problemas personales que le acosan y que son tristemente conocidos por todos), y supone el regreso de Allen a la comedia romántica, un género a menudo vilipendiado por la crítica más “seria”, pero que ha dado títulos gloriosos a lo largo de la historia del séptimo arte, algunos de los cuales pertenecen, precisamente, al director neoyorkino.

En “Día de lluvia en Nueva York”, Allen da el protagonismo a un elenco de jóvenes actores y actrices entre los cuales destacan Timothée Chalamet, Elle Fanning o Selena Gómez, mientras que otorga un papel más secundario a intérpretes más que consagrados de la talla de Jude Law, Liev Schreiber, Diego Luna o Cherry Jones. Ni que decir tiene que extrae de todos y cada uno de ellos auténtico petróleo (ya se sabe que Allen es un fabuloso director de actores).

La trama, nada del otro mundo en realidad, nos cuenta las vicisitudes de una joven pareja encarnada por Chalamet (se diría que alter ego posmillenial del propio director) y Fanning, dispuestos a pasar un día romántico juntos en Nueva York. Las cosas no saldrán ni mucho menos como esperaban en una jornada persistentemente lluviosa en la gran ciudad que acabarán viviendo por separado debido a distintos incidentes que irán ocurriendo (los cuales, obviamente, no vamos a desgranar aquí), y que llevarán al personaje de Chalamet (que por cierto, se llama Gatsby) a replantearse su relación.

“Día de lluvia en Nueva York” está bellamente rodada (la fotografía pertenece ni más ni menos que a Vittorio Storaro), con la ciudad retratada casi como si de un protagonista más se tratara (un elemento muy propio del cine de Allen que una vez más volvemos a encontrar aquí), está trufada de grandes diálogos como solo el director de la gran manzana sabe escribir y resulta, en su conjunto, tan ligera como un papel de liar tabaco (ligera, dicho sea en el mejor sentido de la palabra).

Cierto que también es de lo más inverosímil, partiendo del hecho de ver a personajes de poco más de veinte años hablando de referencias culturales que les resultarán del todo ajenas a la inmensa mayoría de personas de su generación (si bien hay que contar con el hecho que sean universitarios), o ateniéndose a que casi todo ocurre de forma prácticamente casual.

Pero Allen no pretender rodar un film realista, sino un divertimento romántico en la línea de “Medianoche en Paris” o “A Roma con Amor”, películas donde las respectivas ciudades mencionadas en los títulos también cobraban pleno protagonismo, y que tienen en común con el trabajo que reseñamos aquí un tono de fábula encantador y lleno de ingenio.

Sospechamos que “Día de lluvia en Nueva York” será recibida, en el mejor de los casos, como un film menor en la carrera del realizador de “Annie Hall” o “Manhattan”, algo que viene siendo habitual tras cada uno de sus estrenos cuando, en realidad, muchas de sus películas recientes merecen ser reivindicadas como grandes trabajos (quizá ocurra con el tiempo). Nosotros sentimos que el estreno de una película de Woody Allen siempre es un pequeño acontecimiento que vale la pena tener en cuenta. Ya lo apuntábamos al principio, en los tiempos que se avecinan, encerrarse en una sala a ver una película como “Día de lluvia en Nueva York” puede ser todo un refugio emocional.

Ricard.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

“De eso no hablamos”: Documental sanador.

Ya os hemos hablado en otras ocasiones de Ángela Palacios, artista total que se ha convertido para nosotros en referencia clara de nuestro blog.

En esta ocasión tenemos el gusto de poder recomendaros su nuevo y sorprendente proyecto “De eso no hablábamos”.

Se trata esta vez de un documental realizado por la creadora riojana que se empezó a gestar en 2011 cuando descubrió en ella  la semilla-idea de una necesidad. Un impulso interno muy fuerte que la llevó a emprender un viaje de investigación, descubrimiento y creación cuyo fin temporal desconocía, pero que acabó derivando en este trabajo que ahora presentamos.

Según nos cuenta la misma Ángela, “esta película es el viaje de una hija hacia su madre, de la transformación de un silencio velado en un canto a la vida”.

Siguiendo con las palabras de la propia artista, “De eso no hablábamos es una película documental biográfica, que como base y punto de partida explora la relación entre una madre y una hija, después del fallecimiento de la primera. Mi madre, Luisa Graciela Palacios, tenía 41 años y una familia feliz, estaba casada desde hacía veinte años con el padre de sus dos hijos adolescentes. Un día sintió un fuerte dolor en la espalda y le diagnosticaron un cáncer terminal. Le quedaban entre cuatro y seis meses de vida. Mi hermano mayor y yo no sabríamos nada hasta una semana antes de que muriera, el 4 de septiembre de 1999. Ella no se despidió. Nunca se habló en casa de lo que estaba pasando. Mi madre estaba enferma, nada más. No era grave, ni era mortal. Todo estaba bien. Ese no hablar continuó después e hizo más grande el tabú, el silencio. Se creó un vacío hueco de palabras que se hacía cada vez mayor cuanto más me alejaba yo, y mi familia, de los meses de su enfermedad y del día de su muerte. Un vacío velado, poderoso y encerrado sobre sí mismo.

Quince años más tarde me atreví a hacer la pregunta que había sido incapaz de hacer antes: ¿sabía mi madre que se iba a morir? Si la respuesta es no: ¿por qué no se lo dijeron? Si es sí: ¿por qué no se despidió?”

“La película es la búsqueda de la resolución de esa gran duda, cuya no respuesta me impedía terminar el duelo. Este viaje me llevó a indagar en el pasado de mi madre, a descubrir a la mujer que había detrás del vínculo materno A través de este viaje de búsqueda personal, finalmente hablo de un anhelo humano universal: la necesidad de forjar un vínculo afectivo profundo y honesto y, a través de él, dar un sentido a nuestra existencia y, claro está, a nuestra muerte. Nunca podré saber qué sintió, pensó y vivió mi madre sabiendo que su vida se acababa, esa conversación jamás podré tenerla ya. Pero con esta película he construido la historia que necesitaba contarme para reconciliarme con ella y seguir adelante, para sanar la herida y regresar al amor.”

Este trabajo se estrena el próximo jueves día 05.09.19 en La Bonne Maison, en la calle Sant Pere Més Baix, 7. Si queréis conseguir entradas para verlo podéis hacerlo aquí: ENTRADIUM

También podéis contactar con la propia Ángela Palacios por el siguiente correo y teléfono o visitar su web:

 

hola.angelapalacios@gmail.com

+34 659 503 944

www.angela-palacios.com

 

Por nuestra parte, desearle la mejor de las suertes a Ángela en la presentación (y lo que tenga por delante) de este honesto y, seguro, emotivo documental.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

“Turistas del Dharma” de Albert Franquesa: El lado oscuro del viaje.

Aunque ya os recomendamos este título en nuestra reciente entrada sobre sugerencias para el día de Sant Jordi, hemos querido realizar una reseña más amplia del libro por lo mucho que nos ha gustado.

Publicado por la editorial Hermenaute,  como ya os dijimos en la mencionada entrada “Turistas del Dharma” es un compendio de relatos en el que  Albert Franquesa (ya habíamos hablado de él a raíz de la edición de su primera novela “Barcelona Minority World”) vuelve a incidir en lo que parece una de sus obsesiones y grandes señas como autor: el turismo entendido como síntoma casi patológico de una sociedad inmadura e invasiva, obsesionada por la ostentación y la apariencia, y en permanente huída hacia adelante.

Sin embargo, si en “Barcelona Minority World” la perspectiva era la de unos personajes que se encontraban en una ciudad (obviamente, Barcelona) que recibía la invasión de oleadas de turistas en un futuro próximo en el que la metrópoli se ha convertido en una suerte de parque temático, y cómo afectaba esta situación a su vida cotidiana, en esta ocasión Franquesa se basa en viajes realizados por él mismo a distintos puntos del globo (países como Senegal, India, China o México) para fabular sobre individuos inmersos en toda clase de cuitas personales relacionadas con el trabajo, la vida sentimental o incluso las dudas existenciales, que se encuentran en un lugar distinto del que sería para ellos natural. Se generan así situaciones singulares que el autor pone en interesante perspectiva a partir del contexto en el que se mueven los protagonistas. En este sentido, Franquesa prefiere (con buen criterio) que sus personajes se sitúen en lo que podríamos llamar marcos exóticos, alejados de geografías occidentales (la relativa excepción sería el relato que acontece en la más o menos cercana Tenerife), donde sin duda salen a relucir con mayor fuerza sus contradicciones.

Y con todo, “Turistas del Dharma” no deja de ser un estupendo libro de viajes. El autor deslumbra a la hora de describir de forma medidamente exuberante, sensaciones, texturas, ambientes, paisajes… De tal manera que el lector tiene realmente la sensación de acabar conociendo de una forma veraz el espíritu esencial de esos lugares en los que se mueven de forma a menudo vacilante los personajes que protagonizan las diferentes historias. Es especialmente remarcable la manera en que Franquesa escribe en relación a todo lo que tiene que ver con la gastronomía de los distintos países (“Turistas del Dharma” es también, en este sentido, un muy buen libro culinario).

Una imagen del autor.

Como ya hiciera en “Barcelona Minority World”, Albert Franquesa se acerca en algunos cuentos a la literatura de anticipación, lidia en otros con el género fantástico, y se mantiene en varios relatos más anclado al realismo, pero siempre dando una visión crítica sobre aquello que describe, conservando como hilo común una idea del viaje como algo que nos puede arrastrar a la oscuridad (oscuridad entendida a la “Conradiana” manera), pero que también tiene un punto de autodescubrimento y de epifanía ante una realidad que nos era opaca vista desde la entumecedora y aséptica existencia vivida desde el sofá de nuestras tranquilas salas de estar.

Un libro imprescindible.

Ricard.

Para poder adquirir esta obra, aquí tenéis el enlace a la editorial Hermenaute: Ed Hermenaute

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

RECOMENDACIONES PARA SANT JORDI 2019:

Año tras año desde que empezamos con nuestro blog hemos hecho una lista de recomendaciones para Sant Jordi. Aquí tenéis pues algunas sugerencias “per triar i remanar”:

FICCIÓN:

“Turistas del dharma” de Albert Franquesa, Ed Hermenaute

Ya os hablamos hace un tiempo de “Barcelona Minority World”, la primera novela de este autor. Ahora publica su segundo libro, en realidad una compilación de relatos de ficción inspirados en su experiencia en distintos viajes realizados a países asiáticos, latinoamericanos o europeos. Franquesa muestra personalidad arrolladora y buen oficio en estos cuentos alejados de cualquier cliché, descartando siempre lo políticamente correcto.

“Mare” de Ada Castells, La Campana Llibres

Nos encontramos con una gran novela de reconciliación con la figura de la madre, a través de la escritura, del reencuentro con los recuerdos, las anécdotas, desde el cariño, el sentido del humor y la visión conciliadora. Ada Castells, autora de “La primavera pendent” (Editorial Comanegra, colección “Matar el Monstre” – ver nuestras recomendaciones del 2018), es más personal que nunca, y si tenéis una relación especial con vuestras madres, o la queréis tener, o queréis recordarla de la mejor manera posible, os “resonará” mucho este libro.

mare ada

“Solo sombras” de Dolores Payas, Navona

Novela policíaca, de espías y mucho más, que parte de la desaparición de un prestigioso geólogo en Pekín, y cómo a raíz de ello la trama deriva en una compleja investigación. Contada con mucho sentido del humor, esta escritora que vivió temporadas en la capital del país más poderoso del mundo nos conducirá a todo un viaje de experiencias, acompañadas de unos personajes muy variopintos.

9788417181765

“L’ull de l’escarabat” de Anna Carreras, Llibres del Delicte

Novela de trasfondo negro, situada en un centro cultural cerrado, donde la protagonista, una mujer desorientada y enamorada de la persona equivocada, va a compartir una noche con un escarabajo negro y reluciente, que recuerda al de Edgar Allan Poe, pero en esta historia hay mucho humor y situaciones muy surrealistas contadas con el fascinante estilo a que nos tiene acostumbrados esta autora.

poridentidad

“Acudits per a milicians”/”Chistes para milicianos” de Mazen Maarouf, Navona – Alianza Editorial

Libro de relatos de un autor que hemos descubierto recientemente y ha sido seleccionado para el prestigioso Booker Price. Palestino nacido en Beirut, que reside en Islandia, vivió su infancia en el Líbano de los años 80, en plena guerra, justo donde está situado este libro. La crudeza del conflicto armado, de las bombas acechando a las personas, se relativiza con la imaginación y el delicioso y original humor del escritor. Estamos ante uno de los mayores talentos actuales de la literatura árabe y universal.

ENSAYO:

“Born to run” de Bruce Springsteen, Ed DeBolsillo

Aunque hace ya un tiempo que se publicó la autobiografía del Boss, recientemente ha aparecido en formato de bolsillo. Celebramos esta apasionada y apasionante revisión de la vida de un músico único, tan imperfecta en la forma como pueda ser su arte, pero tan honesta, intensa y bella como éste. El libro acaba revelándose en cierta forma como un viaje a través de los claroscuros del sueño americano, a sabiendas por parte de quien lo escribe, que quien lo alcanza (como él mismo) es la excepción y no el común habitual.

“La conexión que nos une” de Eva Sandoval, Ediciones Urano

Libro muy inspirador, que invita a conectar con nosotros mismos, las personas que nos rodean y nos importan, y con la vida. Hará que nos planteemos cómo nos sentimos, amamos, pensamos y vivimos. A modo de los grandes maestros orientales, que no aleccionan pero muestran, y es el lector quien elige qué camino seguir.

evasandovalconexion

“Lila” de Toni Galmés y M. Àngels Cabré, Ed Comanegra

Detrás de lo que podíamos llamar nueva ola de feminismo que invade (para bien) la vida actual, encontramos no solo un movimiento político-social, sino también una fuente de creatividad de primer orden. Este libro centra su mirada en concreto en las claves gráficas de las artistas feministas, sus referentes culturales y los orígenes de su arte político, así como algunas de los principales logros de la lucha feminista mostrados en sus obras, para aprender a leer las imágenes que nos rodean con una óptica igualitaria.

“Pelea como una chica”  de Sandra Sabatés y Ana Juan. Ed Planeta de Libros

Con bellísimas ilustraciones de Ana Juan, la conocida periodista Sandra Sabatés nos hace conocer a un puñado de mujeres que han destacado en distintos ámbitos (políticos, culturales, deportivos o científicos), para ofrecerles la visibilidad que, históricamente, se les ha negado a tantas mujeres que no han tenido el reconocimiento que merecían.

CÓMIC:

“En la oscuridad” de Sara Soler y Antonio Pampliega, Ed Planeta Cómic

Relato ilustrado sobre el periplo vivido por el periodista Antonio Pampliega quien en 2015 fue secuestrado en Siria por Al Qaeda, siendo retenido por la organización terrorista durante 10 meses. Obra tan valiente como sensible, está espléndidamente dibujada por una gran artista como es la aragonesa Sara Soler.

“Sandman” de Neil Gaiman, Ed ECC-Salvat

Enésima reedición, esta vez dentro la colección “Novelas Gráficas-Vertigo” impulsada por Salvat (aunque en paralelo podemos encontrar otras ediciones en distintos formatos), de la obra magna de Neil Gaiman. Gaiman, junto a Alan Moore o Frank Miller, es uno de los máximos responsables de haber llevado el cómic popular anglosajón a un nivel de sofisticación argumental y artístico pocas veces visto antes de su irrupción a finales de los 80´s. “Sandman” (personaje principal al que alude el título del cómic, aunque existen varios secundarios que cobran cada vez mayor protagonismo a medida que va avanzando la serie) es la personificación antropomórfica de los sueños, transcurriendo la mayoría de las historias (escritas por Gaiman y dibujadas por distintos ilustradores) entre el reino de Morfeo (alias mitológico de “Sandman”) y la vigilia, entre lo onírico y lo terrorífico, entre la fantasía y la pesadilla.

TEATRO:

“La dansa de la venjança”, de Jordi Casanovas, Comanegra-Institut del Teatre, colección Dramaticles

Magistral texto de un autor que nunca defrauda. Una expareja se reencuentra en el piso de él, y comienza a discutir sobre su divorcio y la custodia del niño que tienen en común. Guerra de egos, de reproches, de intransigencia e intolerancia, que desgraciadamente sucede con demasiada frecuencia en el mundo actual. Realista e impactante. Sobrecogedora.

dansa-venjanca-casanovas

“Carrusel”, de Alberto Rizzo, La Cabaña del Loco

Primera obra publicada de este dramaturgo y director de teatro, que también dirige diversos festivales. Ésta es la historia de un circo varado, donde un estudiante encontrará a unos personajes muy peculiares que le seducirán y le harán sentir en un nuevo hogar. Un homenaje a la farándula, al circo, al teatro clásico, que trascenderá en el lector. Recuerda películas maravillosas como “El gran carnaval” de Billy Wilder o “El cielo sobre Berlín” de Wim Wenders.

POESÍA:

“Veles” de Pau Sif, Eumo Editorial, colección Jardins de Samarcanda

Este precioso poemario del poeta valenciano, también editor (Edicions del Buc), configura una serie de frescos que nos transportan a su universo. Final de un ciclo poético, “Veles” comprende una gran variedad de registros, en que cada poema tiene una singularidad muy definida, mucha personalidad y belleza.

“Reir poesía” de Silvia Siles. Autoeditado

Actriz, directora, poeta…  Silvia Siles sorprende con un poemario intimista, complejo y lleno de matices. Un viaje hacia el interior y la conexión con lo más profundo del ser. Auguramos un gran futuro a esta joven autora. El libro se puede adquirir por Amazon.

51SM1iv3kmL._SX331_BO1,204,203,200_

“Amors sense casa” VV.OO Angle Editorial

Primera antología de poesía LGBTQ que reúne poemas de autores catalanes de los últimos cien años como Francesc Garriga Barata, Maria-Mercé Marçal, Nora Albert, David Vilaseca, Biel Mesquida o Bel Olid. La antología viene a cargo de Sebastià Portell, autor de obras de éxito como la novela “El día que va morir David Bowie”, el libro de relatos “Maracaibo” o las obras de teatro “Un torrent que era la mar” y “Transbord”. Un joven escritor en lengua catalana pues, que nos hace descubrir algunos autores en la misma lengua (muy poco conocidos en algunos casos), que trascienden, con la indudable calidad de sus poemas, el hecho que formen parte del colectivo, al principio mencionado, LGBTQ.

Sobre librerías, tenemos estos hallazgos literarios:

“Diari d’un llibreter” de Shaun Bythell, Viena Edicions

El entretenido diario del propietario de una librería escocesa que nos acercará al universo de los libreros. Cómo funciona el negocio, cómo es el público, cómo se vive… En Barcelona estamos experimentando un maravilloso fenómeno: se están abriendo muchísimas librerías, en forma de cooperativa o de pequeña empresa, y este apartado se merecía un lugar privilegiado.

51dCxZnlmpL._SX339_BO1,204,203,200_

“Llibreries” (Edición ampliada), de Jordi Carrión, Navona

Reedición y traducción al catalán de este éxito literario internacional de 2013. Viaje a través de las librerías más importantes de la historia y del planeta, contado desde el conocimiento y la historia personal del autor como lector.

llibreries

INFANTIL-JUVENIL:

“El gat negre mala bèstia i salvatge” de Maria Aurèlia Capmany, Ed Comanegra

Una niña y el gato salvaje de la casa se entienden a la perfección. Juegan y se apoderan de su casa, como si el gato se apoderara de la niña. Pero una vez que Nica, la niña, se hace mayor, y el gato va teniendo sus manías, la cosa cambia. La gran autora catalana nos habla aquí sobre la relación entre la mujer y la naturaleza.

ELGATNEGRE

“Rut sense Hac”, de Rut Villanueva i Penarnau, Columna Edicions, Grup 62

Rut es una joven de dieciséis años que comienza a estudiar el bachillerato artístico en un nuevo instituto, lejos de su casa. Surgen nuevas amigas, el amor, mientras guarda un secreto y una cicatriz desde hace años.

portada_rut-sense-hac_muriel-villanueva-i-penarnau_201802221523

Esperamos que os guste lo que os recomendamos y os deseamos una gran fiesta de Sant Jordi. En breve publicaremos más recomendaciones para la feria Literal Barcelona.

Laura Clemente y Ricard Pérez.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

“Velvet Buzzsaw”: Ácida visión del mundo del arte.

Resulta extraño acostumbrarse al hecho de que algunos de los estrenos cinematográficos más sonados del año se puedan dar en las llamadas plataformas de streaming. Es decir, que sin salir de casa uno pueda ver alguno de los films que más van a sobresalir en las inevitables listas de lo mejor de la temporada que anualmente pueblan las secciones de cultura de prensa generalista, revistas especializadas, y mil y una webs dedicadas al arte cinematográfico.  Aunque en honor a la verdad, quien más ha querido jugar esta carta hasta el momento ha sido Netflix, capaz de generar una gran cantidad de contenidos de escasa repercusión artística y, a la vez, producir películas de una calidad incontestable como en el caso de la oscarizada (aunque no se llevase el premio a mejor película) “Roma”.

Sin llegar ni mucho menos al nivel de la película de Alfonso Cuarón, se ha estrenado no hace mucho “Velvet Buzzsaw”, film dirigido por Dan Gillroy, y que cuenta en su reparto con actores y actrices del prestigio de Jake Gyllenhaal, Rene Russo, Toni Collete, Zawe Ashton y John Malkovich.

Dan Gillroy ha dado muestras de su talento en películas recientes como “Nightcrawler”, contundente crítica contra el periodismo sensacionalista también con Jake Gyllenhaal en el papel principal y que me atrevo a calificar de obra maestra, o “Roman J. Israel”, trabajo protagonizado por Denzel Washington mucho menos destacable aunque interesante, que pasó discretamente por las sobrecargadas pantallas de nuestros cines y que versaba sobre un personaje real (al que da nombre el título del film) que sobresalió por su activismo social desde su posición de hombre de leyes.

Como hemos dicho, ahora ha estrenado directamente en Netflix “Velvet Buzzsaw”, cuyo argumento de entrada llama mucho la atención: un crítico de arte, de nombre Morf Vandewalt (interpretado por Gyllenhaal) y propietario de una galería de Los Ángeles regentada también por Rhodora Haze (Rene Russo), descubre por intermediación de una de sus empleadas (Zawe Ashton) la obra de un artista muerto completamente desconocido. Dándose cuenta de la genialidad de sus pinturas, los personajes mencionados y algunos otros, intentaran sacar partido mercantilista de dicha obra. Pero una serie de misteriosos y aparentemente sobrenaturales acontecimientos empezaran a trastocar sus intenciones.

El film juega a ser un trabajo de género (terror) con generosas dosis de humor negro. Aunque ambas cosas se ven engullidas un tanto por la crítica hacia el mundo del arte actual que está claro que quiere realizar Dan Gillroy. En este sentido, los personajes de la película, a cual más estereotipado, acaban teniendo un punto caricaturesco que no ayuda a sacar el mayor partido a interpretes del nivel de Toni Collete o John Malkovitch.

Con todo, los elementos que hacen distintivo el cine de Gillroy están ahí empezando por una muy elegante puesta en escena que, en este caso, y creemos que de forma consciente, deriva a un cierto formato televisivo, especialmente apreciable en la segunda mitad del film.

Y es precisamente el tramo que se inicia en ese punto intermedio de la película, cuando, de hecho, se abraza plenamente el género fantástico-terrorífico hasta entonces apenas insinuado, el momento clave en que el espectador tiene que decidir definitivamente si entrar en el juego que se le propone, teniendo en cuenta que la verosimilitud va a brillar por su ausencia a partir de ese instante (ya se sabe que el hecho de que una película sea de género fantástico no significa que tenga que ser inverosímil).

Desde esta perspectiva, “Velvet Buzzsaw” tiene un punto francamente divertido para el espectador que simplemente quiera dejarse llevar.

Y luego está el ya mencionado aspecto crítico sobre el mundo del arte actual. Ya hemos dicho que los personajes están estereotipados, pero no es menos cierto que los dardos envenenados que lanza el film apuntando a la sobrevaloración artificial de cierto tipo de trabajos artísticos, lo injustificado de la etiqueta “genio” colgada a según quien y el esnobismo de ciertos agentes que consideran que el arte solo debe pertenecer a una minoría selecta (sobre todo si dicha minoría está dispuesta a pagar un dineral por la obra de turno), tienen su punto de verdad. En este sentido, es más que reveladora la última escena del film que, obviamente, no vamos a explicaros aquí.

En definitiva, un título irregular, pero diferente y con puntos de interés que podéis contemplar con simplemente encender vuestro televisor.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

Ruen Brothers: Elegancia clásica para el invierno.

Henry y Rupert Stansall son los hermanos que integran Ruen Brothers, formación surgida de Inglaterra que hace unos pocos meses publicó su primer larga duración, titulado “All my shades of blue”.

Sorprende, teniendo en cuenta la juventud de sus componentes, que Ruen Brothers encuentren la inspiración en la más añeja música sobre la que se basa todo el Rock ´n´Roll. Estamos hablando de las canciones que crearon gigantes como Elvis Presley, Roy Orbison, Johnny Cash o, por qué no, Everly Brothers. Aunque en honor a la verdad, abría que añadir a los nombres referenciados otros más cercanos en el tiempo (Chris Issak o Richard Hawley por ejemplo), para hacerse la idea de lo que hacen Ruen Brothers.

En tiempos de r&b, trap y otros estilos que, gustos aparte, pecan muchas veces de sobreproducidos, nos encontramos con este sorprendente debut que, gracias no solo a unas composiciones muy inspiradas y cuidadas con mimo, sino también, precisamente, a una excelente producción (Rick Rubin, mítico productor de The Cult, Bestie Boys, Tom Petty, Red Hot Chili Peppers, Johny Cash y tantos otros, se encuentra tras las mesas de sonido en este caso), suenan nada trasnochadas, al contrario, absolutamente atemporales y tan válidas ahora como si hubiesen surgido hace 40 años o dentro de 30.

Nacidos en la ciudad industrial de Scunthorpe, en la mencionda Inglaterra, uno tiene la sensación, escuchando este bellísimo y adictivo “All my shades of blue”, que los hermanos Stansall podrían haber surgido perfectamente de algún lugar como Nashville o Memphis, pero lo cierto es que lo han hecho en un ambiente nada proclive para que aflore música del estilo que ellos crean. Aún y así, canciones como “Walk like a man”, “Finer things”, “Motor city”, “Summer sun”, “Caller” o la propia “All my shades of blue” (escogida como primer single del disco), te catapultan a algún sitio que uno imagina lleno de luz, incluso aunque por momentos, algunos de los temas mencionados tengan un aire nostálgico o melancólico.

En fin, que no se nos ha ocurrido otra manera mejor de desearos que hayáis empezado bien el año y que éste esté lleno de las mejores cosas para vosotros que recomendaros este tan clásico como elegante “All my shades of blue”.

Ricard.

Os dejamos con el vídeo de “All my shades of blue”:

 

Deja un comentario

Archivado bajo Música

“Legion”: ¿Héroe o villano?

Entre la alta cantidad de excelentes series televisivas que pueblan actualmente las distintas plataformas de oferta audiovisual, nos ha llamado poderosamente la atención Legion, producción que consta hasta la actualidad de dos temporadas de ocho y once capítulos respectivamente.

Creada para el canal FX y estrenada en febrero de 2017, cuenta con Noah Hawley como máximo impulsor de la serie (eso que hoy se llama showrunner), y con un elenco de actores y actrices excelente encabezado por el actor inglés Dan Estevens (visto en producciones tan British como Downton Abbey), Rachel Keller, Bill Irwin, Jemaine Clement, Jean Smart  o Jeremie Harris entre otros.

Legion se basa en un personaje de la Marvel extraído de los comics de X-Men (aquí más conocidos por la Patrulla-X), creado por el guionista Chris Claremont, quien llevara con su notable trabajo entre mediados de los 70s y principios de los 90s a la franquicia mutante a las más altas cotas de popularidad entre los lectores de tebeos, y el grandísimo dibujante Bill Sienkiewicz, responsable gráfico durante un tiempo de la colección New Mutants, a su vez, una suerte de Spin-off de la mencionada X-Men, donde apareció por primera vez el protagonista de la serie.

Ilustración de Bill Sienkiewicz para la serie de comics New Mutants

No es baladí que mencionemos a Sienkiewicz, porque su estilo gráfico, cercano al expresionismo abstracto y que muchas veces recurre al oleo, el collage o la mimeografía, está, de alguna forma, muy presente en el estilo visual de la producción televisiva a la que nos referimos aquí.

Y es que, si por algo destaca Legion, es por mostrar en sus imágenes un nivel de embelesamiento que nos hace pensar por momentos en todo un David Lynch, si bien hay que reconocer que el resultado no es tan poderosamente estimulante como suelen serlo los trabajos del artista nacido en Montana, y además, a diferencia de lo que ocurre en muchas de sus películas o en una serie como Twin Peaks, a la postre Legion no da tanto espacio al espectador para que llene con su imaginación los huecos que pueda ir dejando su desarrollo como historia.

En cuanto al personaje protagonista (de nombre David Haller) encarnado por el ya mencionado Dan Estevens, que en los comics se nos mostraba como un posible hijo de Charles Xavier, mentor de los X-Men, aquí aparece al principio como un joven que ha sido internado en una institución psiquiátrica, con aparentes problemas esquizoides (de allí el nombre de Legion, palabra que en su origen bíblico hace referencia a alguien “poseído” por múltiples demonios). Pronto sabremos que Haller es un mutante que dispone de tremendos poderes, y que desde pequeño ha sido acosado por otro mutante llamado Shadow King, quien le ha hecho caer en una espiral de caos interno, lidiando con la pura locura. En el psiquiátrico conocerá a una chica, Sydney Barrett (a quien da vida la pujante actriz Rachel Keller), por la que se sentirá fuertemente atraído y que junto a otros personajes que se irán incorporando a la trama, intentará ayudarle a desprenderse de la influencia de Shadow King.

Dan Stevens, protagonista de

Dan Stevens, protagonista de Legion

Como hemos dicho, el nivel de abstracción de la serie hace que por momentos nada resulte especialmente evidente, y que ésta pueda costar de seguir al espectador desprevenido. Los realizadores utilizan distintos formatos de pantalla, más o menos estilizados en función de si nos situamos en la realidad o en una suerte de plano astral, en el tiempo presente o en el pasado o un posible futuro. También utilizan en ocasiones colores saturados que ayudan a aumentar la sensación de sufrimiento psicológico u otras emociones que tienen los personajes (especialmente su protagonista), y usan el sonido de manera magistral para crear inquietud, sensación de aislamiento, desconcierto o incluso comicidad. En este sentido resaltamos la estupenda banda sonora, que incluye canciones de The Who, Rolling Stones, Jane´s Adiction, Serge Gainsbourg & Jane Birkin o Nina Simone, y que por instantes subrayan la trama de manera tan sutil como irónica.

Dan Stevens y Rachel Keller en una escena de la serie.

Lo más interesante en lo visto hasta ahora (las dos temporadas disponibles completas), es la evolución de su personaje principal, por el que al principio sentimos auténtica simpatía (más que como a un héroe lo vemos como una víctima) para pasar a ser, después sí, un aparente paladín de la justicia cuya personalidad se va oscureciendo de forma progresiva y coherente, hasta el punto de hacer preguntarse al espectador si en realidad no puede acabar convirtiéndose en un villano. De esta forma, la serie se convierte en una reflexión sobre el poder y la responsabilidad que este comporta (un tema muy Marvel), sin perder de vista sus puntos cardinales genéricos, más cercanos en realidad a la ciencia ficción que a la temática superheroica al uso.

En contra de la serie diríamos que la segunda temporada (acaso demasiado larga), tiende a un ritmo narrativo lento, por momentos, gratuitamente lisérgico (como recreándose excesivamente en su propia excentricidad visual), con mucha menos acción de la que aparecía en la primera donde sí había bastante y puesta en imágenes, además, de manera deslumbrante (nos referimos a algunas escenas en concreto que están rodadas con sobresaliente buen pulso), aunque por otra parte, tres de los capítulos más originales y brillantes del conjunto de la producción los encontramos precisamente en esta segunda temporada.

En suma, si entre el maremágnum de series interesantes que encontramos en la actualidad no sabéis que elegir, os recomendamos Legion. Seguro que no os dejará indiferentes.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV, Literatura y Cómic