Archivo de la etiqueta: laura mart sit

The Divine Comedy. Barcelona. 08/02/17: Un dandy en el Palau de la Música.

Dentro del marco del Festival Mil·leni, The Divine Comedy, la banda liderada por el carismático irlandés Neil Hannon, vuelve para presentar su último disco “Foreverland”, un trabajo que llega unos 6 años después del gran “Bang goes to Knighthood”.

maxresdefault

Ya acudimos hace unos meses a una previa al aire libre dentro del “Vida Festival”. Ahora tocaba en un escenario muy especial, el Palau de la Música Catalana. Lo cierto es que la mayoría de los últimos conciertos que he visto de ellos han sido en teatros y con el público sentado. Quizás se sienten más cómodos en esa intimidad de lugares más o menos pequeños donde crear mayor comunión con el público y favorecer la parte más crooner de Neil Hannon, un tío que siempre se acerca a su público y te hace cómplice del show. En todos los aspectos, por su majestuosidad, su magia… El  Palau era el mejor escenario para esta banda.

A pesar de esta introducción que parece patrocinada debo decir que “Foreverland” no me parece, ni de lejos, el mejor disco del año, ni tampoco de los mejores discos de los irlandeses. Pero las presentaciones de los discos están para esto, para defenderlos en directo y debo decir que, de nuevo, Neil  hizo que este álbum ganara texturas. Se descubren todas sus posibilidades. Los 5 cortes que repasa adquieren una nueva riqueza. Y también cabe admitir que Mr Hannon no estaba en el mejor estado de su voz, algo ronca al principio y sin poder llegar a algunas notas en algunos momentos, supongo a causa de que gira a concierto por día. Aunque fue mejorando y a mitad del show ya estaba casi al 100%.

1

El Palau de la Música no es cualquier escenario. Tiene una fuerza especial. Está por encima de lo humano. A Divine Comedy le iba al pelo. Y Neil aparece enfundado en un traje de Napoleón, allí, en ese escenario clásico, dispuesto a cometer sus travesuras. Nos presentó la mayoría de los cortes del último disco en la primera mitad del concierto, intercalando antiguas canciones escogidas de entre casi todos los discos, repasando sus ya más de 25 años de carrera

Como los divos, se deshace de su traje napoleónico para volver a aparecer vestido como el dandy que es mientras acaba de sonar la maravillosa The Certainty of chance.  Tras la crítica The Complete Banker y Bang goes the Knighthood llega el primer subidón con Generation Sex. El Palau empieza a levantarse para volver a sentarse con la “dramática” Our Mutual Friend con un Neil que acaba estirado en el escenario.

Punto de inflexión y momento “cool” de esos típicos del rubio: el crooner enchufa un tocadiscos en el que suena la “guatequera” Spanish Flea, mientras se dedica a repartir cervezas y vino a la banda y prepara el escenario para cantar a dúo Funny Peculiar con su telonera, Lisa O’neill. El concierto sigue desarrollándose entre tempos medios y las llamadas al desfase del propio Neil (en catalán) con los hits más conocidos de The Divine Comedy (Something for the Weekend, National Express, Becoming more than Alfie) y otras más modernas que ya se están convirtiendo en clásicos como I like o At the Indie Disco (o cómo una canción puede retratar la mitad de tu juventud) y la preciosa Lady of a certain age entre otras.

divine-comedy_dsc3052sye_lewis-1

Cierra como de costumbre con Tonight we fly… Y puedes sentir que formas parte de algo especial. Ver saltos en los palcos del Palau es una imagen que quedará guardada en mi retina por mucho tiempo. Y sonríes. Porque no puedes evitarlo. Porque transmite tal cantidad de buen rollo que no hay quien se resista a caer rendido a sus pies. Me llevo a alguien nuevo a cada concierto de Neil… ¡¡¡y siempre acierto!!! Ahora siempre voy acompañada 😉

Así que si nunca habéis tenido la suerte de ver a este pequeño gran hombre, acompañado o no de su banda, DEBÉIS, una vez en la vida, pegaros un homenaje. Porque The Divine Comedy canta a la vida, con sus miserias y sus alegrías… y todas las canciones quedan bellas cuando estás ahí. Quedáis advertidos.

Laura Mart Sit.

Os dejamos con un concierto completo de la actual gira de The Divine Comedy recientemente emitido en Francia:

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

BLUR: “New world towers” o la magia de estar en una banda según Blur.

header

Entre los filmes proyectados en la última edidión del In-Edit, hemos podido ver “Blur: New world towers”, documental dedicado a Blur.

La película gira en torno a dos conciertos de la banda británica, Hyde Park (2012) y Hong Kong (en lo que fue parte de la gira del 2015) y muestra cómo surgió su último trabajo The Magic Whip, disco nº 8 de su carrera, que había quedado desierta desde 2003 y que supone la reunión con Grahan Coxon tras su partida en 2002 en medio de la grabación de Think Tank. A través de material de grabación y entrevistas se dibuja cómo se gestó este último disco.

El documental de 2015 está dirigido por Sam Wrench y cabe mencionar la exquisita y galopante fotografía (Brett Turnbull, Bud Gallimore) así como el sonido espectacular (aseguramos que querrás no haberte perdido ninguno de esos conciertos tras ver el docu y nos ha costado no aplaudir, cantar o saltar en medio de la sala de proyección).

Todo empieza cuando, debido a la cancelación de su show en Tokio, se ven obligados a quedarse 5 días en la ciudad de Hong Kong. Atrapados en esta situación,  deciden hacer aquello que mejor saben hacer y aquello que les hace felices… deciden encerrarse en un estrecho y poco lujoso estudio de grabación y pasar el rato, buscando sonidos, inventando melodías, como cuando eran 4 amigos que no tenían más pretensión que pasarlo bien mientras tocaban, y recuperando sensaciones perdidas al no tener ningún tipo de presión. Ni a nivel musical (nadie esperaba un nuevo disco de Blur ni su reunión como banda), ni a nivel personal. Porque “New world towers” no sólo enseña cómo se forjó el LP sino que también nos enseña como Coxon y Damon Albarn recuperan una amistad que se remonta a su infancia a través de la materialización de The Magic Whip.

En este film, se presenta a un Alex James y un Graham Coxon como germinadores de “The magic whip” junto a Stephen Street, productor de la mayoría de discos de la banda. Por primera vez la responsabilidad de empezar ya no recae en Albarn (quizás enfrascado en su trabajo en solitario Everyday robots y nuevo material de Gorillaz) y así Coxon puede exorcizar viejos remordimientos o culpabilidades por un pasado que él mismo reconoce como errores propios de un tío totalmente desbordado por el éxito que cosecharon ya desde los primeros discos. Graham Coxon entona su mea culpa. Decide usar las grabaciones de ese cuartucho de Hong Kong y ver si puede sacar algo, algo bueno, algo que ya siente (al igual que Alex James) que puede llegar a ser realmente grande.

241134_logo_blur-009_claim

Así como os decía, Graham se sentó a revisar junto a Stephen Street el material grabado en esas jams improvisadas con la intención de poder presentar un buen producto a  sus compañeros. Y con la esperanza, la incertidumbre y el miedo pendiente de la respuesta de Damon.

La respuesta es totalmente positiva y el resultado es The Magic Whip, un disco quizás demasiado ecléctico para mi gusto, producto  de los días vividos en la ciudad de Hong Kong. Todas las letras giran en torno a momentos vividos allí y las situaciones personales que surgen de esa inesperada convivencia (hasta tiene una canción, “Terracota Heart”, que Albarn dedica a Coxon).

El film adquiere un relato bastante íntimo donde hay cabida para confesiones de lucha de egos, de comportamientos fuera de lugar (“Antes Coxon era mejor que yo… pero ahora creo que estamos iguales” ríe Albarn), se revisan los locos inicios, la tendencia a la bebida, se les ve en situaciones cotidianas, haciendo bromas… Quizás nos quieren “vender la moto” pero este documental habla de la madurez, de cómo el tiempo ayuda a ver errores pasados. Habla del paso del tiempo, de lo efímero de ciertas sensaciones y momentos… Habla de hacernos mayores, responsables. Habla de cuando la rebeldía se convierte en aceptación, de que la vida es como es. Habla de que las relaciones entre personas son un tema complicado… hablan de que todo tiene un momento y un por qué. Pero por encima de todo, habla del amor hacia la música. De que cuando alguien ha nacido para tocar música es difícil que no lo haga.

Y vayamos a la parte “groupie”. “Dios no puedo perderme el docu de Blur” pienso la tarde de la proyección, y la larga cola en los cines Aribau evidencian que no soy la única. Blur son esa burbuja de la que no quiero caer, son ese grupo que nos hacía saltar hace 20 años, son la BSO de muchos de nosotros… es la guitarra de Coxon, la voz de Damon y hasta el sexy de Alex (sí… mi amor entero era para el rubio travieso pero los bajistas siempre han sido mi debilidad)… Y los ves ahora y piensas que se conservan bastante bien. Damon sigue siendo guapísimo, ¡tenía que decirlo! Pero lo que más adoro de él es que es un fucking musical genious!!!!!!!!!!!! Y el tiempo les ha dado la razón… Ni Oasis ni hostias. Está claro que si eras una “blurette” no podías ser de Oasis, pero ahora viendo toda la trayectoria de Albarn… ¡sé que tomé la decisión correcta!

A nivel personal, este documental ha sido una revelación en el sentido en que cuando fue lanzado, pensaba que era un disco forzado… que sacaron aprovechando la ráfaga de esas giras multitudinarias… pero ha sido como un disco de catarsis… Y eso me ha emocionado mucho… Ver cómo han recuperado las ganas de tocar, ver cómo han sentido la magia, la ilusión y cómo lo han transmitido. Y que todo esto permita que podamos tener en el sonido Blur la añorada guitara de Graham Coxon… no tiene precio. Ya no soy “blurette” pero me saco el sombrero antes los músicos, los buenos músicos… Respect.

1401x788-blur_5057

Y hay un paralelismo entre los que explican estos chicos londinenses y las propias vivencias del público que abarrotó este pase del IN-EDIT… hemos crecido juntos, nos hemos hecho mayores juntos. Y estamos en esa época en que tienes fresco el fulgor de la adolescencia, pero ya vislumbras esa madurez….pero eres incapaz de querer crecer del todo… porque hay una burbuja musical que nunca va a petar… y eso te mantiene vivo. La música te sigue sosteniendo y no contemplas la vida sin ella.

Y si ellos quieren hacerse mayores haciendo lo que les hace felices, es decir, música; yo les seguiré porque me hace feliz escuchar buena música.

Para los fans más fans… maybe yes, maybe not… juegan al despiste acerca de si volverán, de si seguirán grabando nuevos discos. Pero ahora mismo me tiene sin cuidado… la guitarra de “Bettelbum” sigue resonando en mis oídos. Momento de piel de gallina. Y “The Universal” sigue siendo una de las mejores canciones que he escuchado (momento lagrimita).

La música… ese compañero fiel para muchos de nosotros… Como dice Damon Albarn… THERE’S NOTHING EXCEPT THE MUSIC… el mundo te da igual… Y este me parece el broche final como sensación que se te queda en un festival dedicado íntegramente al documental musical. Y en este credo… estoy segura de que somos muchos los creyentes.

Laura Mart Sit.

Os dejamos con un concierto completo de la gira de presentación de The magic whip:

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV, Música

PRIMAVERA SOUND 2015: Viaje sentimental en el decimoquinto aniversario del festival.

La 15ª edición del festival PRIMAVERA SOUND no nos ha traído grandes cabezas de cartel como en otros años nos tenía acostumbrados o como otros festivales este año. Y cuando repasé el cartel completo por primera vez valoré si acudir a la cita anual puesto que no conocía ni a la mitad.

Pero eso también hace posible que tus imprescindibles tengan menos solapaciones… este año sólo iba a sacrificar a Spiritualized, Belle&Sebastian, Babes in Toyland y Perfume Genius (por mencionar las que realmente me molestó perder).  ¡Ah! ¡Mención especial al tiempo en Barcelona que nos ha ahorrado las lluvias y la rasca de la edición pasada! ¡Eso facilita muy mucho la experiencia festivalera!

Con tanta propuesta musical hay tantos PRIMAVERA SOUND como asistentes al festival.  Empiezo esta crónica con la tranquilidad que aporta saber que todas las otras crónicas me contradicen (en cuanto a propuestas imperdibles) y que mi paseo por el PS no ha sido un un estrés, y menos, una obligación de “tengo que ver a estos porque todo el mundo dice que hay que ir a verlos o porque el NME dice que son el hype de la temporada..  ¡Va fan culo! Yo lo tengo claro… me la trae al pairo si hay unos jovenzuelos tocando en el Pitchfork por muy buenos que sean si hay una vaca sagrada en algún otro enclave que nunca he visto y que, probablemente, nunca volveré a ver..  para mi la experiencia SÍ es un grado y por eso os hablo de mi viaje sentimental por el primavera.

MIÉRCOLES

La incidencia negativa de este PS la tuve el 1er día cuando al ir a validar mi entrada me dicen que “ésta ya ha sido validada”. Sin darte más explicaciones que esa, alegando que quizás alguien la ha copiado, que el amigo que la imprimió me “la había colado”, pensando en hackers que se meten en tu  mail… empiezo las actuaciones gratuitas del miércoles sin saber si el jueves podré acceder al recinto y habiéndome perdido los conciertos de Christina Rosenvinge y Cinerama. A tener en cuenta por la organización sería que si las entradas son nominales se pida la identificación al entrar y así evitar disgustos como el que os cuento.

Albert Hammon Jr.

Albert Hammon Jr. calmó un ratito el disgusto de la entrada con su pop fácil de melodías agradables que puede gustar a todo el mundo y volví a saltar con OMD que desplegó su sonido 80’s, a veces con la sensación de que éste ha envejecido mal porque suena muy naïf (no ellos que demostraron estar más en forma que aquel esperpento que fueron NEW ORDER en su sonada reaparición en un enclave parecido hace unos años) pero que siguen emocionando a las masas con “Maid of Orleans” o “Joan of Arc” y haciéndonos saltar con “Enola Gay” y “Electricity” (inicio y final del concierto).

JUEVES

El jueves tenía que empezar con Childhood… banda que creo puede convertirse en algo grande en poquito tiempo y que no logro entender porque son relegados a una actuación a las 6 de la tarde, pero que me pierdo porque mi entrada sigue sin poder ser validada… me tiro 2 horas solucionando el percal, después de mil comprobaciones, quejas y pérdida de tiempo y sin saber muy bien al final qué demonios ha sucedido… me ponen el trozo de tela… ¡y ya nada más importa! ¡PS begins!

La primera actuación que puedo disfrutar “legalizada”es el noise rock de Thurston Moore, cofundador de Sonic Youth que descarga buen ruido a pesar de ser sólo una parte de los Sonic (junto al batería)  pero que viene bien acompañado por la Band en la que encontramos también a la bajista de My Bloody Valentine. A priori se puede decir que cuentan con buena matería prima y me gustan más que los Sonic que son demasiado experimentales para mi.

Bocata y camino al Heineken a deleitarme con Antony and the Johnsons cuyas proyecciones al fondo del escenario, hipnóticas y provocativas, acompañaban a la perfección al personaje que es el artista, vestido con una túnica blanca en la que se reflejaban luces y colores como un valor añadido de la puesta en escena.

2

Antony

Se podía masticar el silencio y el respeto entre la audiencia… a veces salpicado con conversaciones estúpidas de gente insensible de la que me preguntaba si no tenían otro lugar menos sagrado para intercambiar impresiones acerca de su última borrachera o del trapo que se habían comprado…  No está hecha la miel para la boca del asno… pero nadie te obligaba a estar escuchando tanta melancolía, tanta belleza contenida, tanto lamento de outsider… nadie… puedes irte a escuchar el mundanal ruido… Antony no es de este mundo.

A pesar de ser una propuesta que muchos considerábamos más adecuada para el recinto cerrado del Auditori puesto que acudió con la OBC, al aire libre sonó muy pero que muy bien…realmente consiguieron crear un clímax constante suavizado por la versión de “Blind” que nos dejó desatarnos un poco para acabar destrozándonos con “Hope there’s someone”. Para mi fue uno de los mejores conciertos del PS… ¡y punto! Si alguno se aburrió o se durmió es porque no se les ocurrió pensar que podía irse a otro lugar. ¡Así de fácil!

3

Black Keys

Pasar de Antony a Black Keys fue muy traumático… es difícil igualar la maestría y el buen hacer del cantante. Y Black Keys quedaron como una propuesta de rock fácil, con ese toque setentero y, aunque escuchar “Turn in Blue” en casa me parezca interesante, en directo no sonaron todo lo potentes que podrían sonar en uno de los escenarios grandes del Primavera. Me marcho sin escuchar el “Lonely Boy”… ¡imagínense! Bueno, confieso que llevaba una jornada laboral a mis espaldas, pocas horas de sueño, me esperaba otra y el “finde” prometía ser largo

¡Ah! Y que no tengo la energía de cuando empecé en esto de los festis…

VIERNES

El viernes comienza en un escenario por el que pasé a menudo, el H&M Pro y sus propuestas más internacionales. No había nada super importante que ver a primera hora y me acerqué a ver qué ofrecían los Terno Rei, un grupo brasileño que combina el shoegaze con doble sección de percusión… no a lo Happy Mondays sino más bien a lo Stone Roses si hubieran nacido en Brasil… soy devota del sonido noventero, de sus guitarras… y a las 7 de la tarde estar frente al mar y escuchando ese sonido me lleva a mis primeros FIBs donde esa era la música que escuchábamos y me recuerda que lo más estupendo de un festival es descubrir grupos por sorpresa.

Punto y a parte…. llega Damien Rice… A pesar de que fue duda y elección de último momento no me arrepiento para nada de ver como un tío con una guitarra y su voz es capaz de hacer tanto ruido, de parecer estar acompañado por otras voces y otros instrumentos que imaginas escondidos detrás del escenario,  de llenar uno de los escenarios grandes (el Primavera) con su sola presencia…  2 micros, una guitarra gastada por su fuerza y unos pedales para ir grabando y apoyando su voz con algún bucle. No conozco su discografía ni he seguido a este hombre… pero sé reconocer la maestría de un artista sea de la tribu que sea y creo que llenó el ambiente con mayor densidad, potencia y belleza que un rato antes la gran Patti Smith en el escenario Heineken.-  Ahora pueden mutilarme pero esperaba más garra en el repaso a su album “Horses”. Momentos como “I remember” antes de  “The Blower’s daughter” son de otra dimensión artística. Que no es que unos sean mejores que otros… quizás hay momentos para unos y para otros.. y yo el viernes estaba para Damien.

4

Damien Rice

De mayor (mucho más mayor) quiero que Damien Rice me dedique una canción para sentirme como Natalie Portman cuando camine por las calles de Barcelona.

Toca recuperar fuerzas y buscar sitio en The Church que se reagrupaba después de tantos años en el escenario Ray Ban y donde nos congregamos los sentimentales de aquellos tardíos años 80 y primeros 90. Y los australianos supieron a muy poco. Una hora justita de concierto. Muchos se quejaron de que se extendieron demasiado con solos de guitarra en algunas canciones y eso hizo que su set list se redujera a 7 canciones. Quizás es cierto… pero disfruté esos solos de guitarra en los que podías perderte, disfruté viendo como las décadas que el grupo tenía a sus espaldas no les restaba frescura y que la voz de Steve Kilbey había ganado en madurez y disfruté porque no se dejaron “Reptile” y “Under the milky way” sonó más deliciosa de lo que podíamos esperar… y como no esperaba nada… me encantó ver su reaparición en la que también aprovecharon para presentar algo de su último disco “Further Deeper” como “Toy head” , una buena pieza que aún rezuma sonido gótico y rock del bueno.

Después de un clásico de los 80’s viajamos a la década de los 90 con otros que se vuelven a juntar. Los RIDE, pioneros del sonido “shoegaze” que tras separarse en 1996 parece que vuelven al menos para tocar esta noche en el PS. Guitarras elegantes, guitarras oscuras que se mueven en una espiral para llevarte a un viaje laberíntico del que no quieres salir. Guitarras… Sonó impresionante el escenario Primavera en este concierto. Uno de los sonidos más nítidos y potentes de esta edición. Empezaron fuertes con “Leave them all behind” y siguieron sin perder la fuerza y conquistando hasta a aquellos que no los conocían. Mi acompañante acuñó un concepto… guitarras que cabalgan… ¡y cabalgamos de principio a fin! Una de las mejores experiencias del PS y de aquellas que te recuerdan que los 90 fueron asquerosamente buenos a nivel musical!

6

RIDE

Nos quedamos a escuchar la propuesta de ALT-J por curiosidad de conocer de primera mano que hace mover tanto a las masas aunque la preescucha previa no me convenció. En directo sonaron mucho mejor de lo que esperaba esa mezcla de música electrónica bailable, algo experimental bañada con guitarras. Bien, pero no suficiente para levantarme del suelo donde ya descansaba mi atrotinado cuerpo. Y pensé en el día de cierre, en que quería estar a tope para llegar pronto y disfrutar de una jornada intensa.

SÁBADO

El sábado arranca en los jardines del Parc de la Ciutadella para disfrutar en el terraza Martini de sus conciertos gratuitos. Repito una corta escucha de las The Hex, para mi otro grupito de riot girrrls que tocan guitarra, hacen ruidos, ponen pose… pero me aburren soberanamente.

Ya en el Forum me quedo sin poder ir a ver a The Vaselines… uno de mis must… porque en media hora de solana de justicia agotan las entradas para el Hidden Stage. Bueno… me recompenso con unas hamacas en el chiringuito de H&M loves music, una bebida fría y el directo de los Young Husbands que si bien no son la propuesta feliz de los Vaselines si es un pop fácil, elegante y bonito de unos buenos jóvenes maridos.

Y empieza lo bueno, nos dejamos de mariconadas y hamacas y nos vamos al Pitchfork a escuchar a los DIIV. Los pintas vagabundos del escenario suenan a rabia, suenan a oscuridad propia de viejos pero suenan frescos y muy poderosos, como si aún no todo estuviera perdido. La gente está entregadísima en un concierto que casi todos coincidimos era un imperdible.

8

DIIV

No entiendo como propuestas como ésta, como los Chilhood se ofrecen cuando aún cae el sol… creo que hay conciertos que se merecen otras horas y otros escenarios. Lo bueno es que puedes disfrutar de estas actuaciones sin aglomeraciones pero ¡señores! A cada cual lo que se merece.

A mi me choca luego pasar a ver a Marc Demarco en un escenario como el Heineken. Son una opción alegre, para pasar el rato, hay cachondeo en el escenario, una versión gamberra del “Yellow” de los Coldplay, el cantante se tira al público pero no creo que sean unos grandes. Son una opción divertida para coger fuerzas para todo lo que aún debe venir.

De peregrinaje entre el Heineken y el ATP nos encontramos con la propuesta de electrónica paisajística de 2 primos australianos llamados KLO en el H&M Pro. La idea es ir a echar un vistazo a otros de los clásicos que ofrece el PS, los Einstürzende Neubaten, pero nos dejamos timar en la caseta de Torres por un tintorro a 5 euros y se nos echa el tiempo encima para uno de los cabeza de cartel del viernes…

Un poco por amor, un poco por “imposición social” voy a ver a Interpol… no eran parte de la lista… y empiezan con “Say hello to the angels”…. ¿y sólo yo y mi acompañante escuchamos las guitarras a lo Johnny Marr en “This charming man”???? Bueno… una canción totalmente desestructurada a mis oidos. Interpol es un grupo que podrían sonar como dioses pero son matemáticos, cuadriculados y no suenan frescos. Por segunda vez me encuentro que el directo de este grupo no tiene alma, suenan fríos, predecibles y pierden esa magia y esa garra que busco en un concierto. Sus discos me siguen gustando… pero aguanto hasta “Evil” y me voy al Adidas a escuchar a los Unknown Mortal Orchestra que sí suenan frescos y aprovechan su directo para aportar cosas nuevas. Está abarrotado… no imaginaba que su pop-rock con influencias psicodélicas, soul, groovies y funkies tuviera aceptación en un marco como el del PS. Pero consiguen atraparnos y desatan la alegría de los presentes con una versión diferente del “How can you luv me” y con la presentación de su último disco “Multi-love” y repaso del 2º “II” como en la preciosa “So good at being at trouble”.

9

Interpol

Pero como nos quedaba la espina de “qué pasará en Interpol” decidimos ir a ver el final del concierto para ver si han engrasado maquinaria. Bueno… en la parte final encadenan algunos de sus mejores temas “Stella..”, “All the rage back home”… y los whatsapps de tus colegas empiezan a decir que ha sido una pasada, el mejor concierto… vaya… me he perdido algo… pero no lo creo…

Otra vez en el H&M Pro, un concierto pequeño, sin expectativas ni pretensiones de otros australianos, nos hacen parar, sentarnos y quedarnos enganchados a sus guitarras noventeras… mención especial a Flying Colours que nos vuelven a hacer cabalgar… creo que me quedaré a vivir en este escenario de segundas….

Y llega el turno, esperadísimo, de los cabezas de cartel para los que había más ganas…  The Strokes salen a escena con bastante retraso (para la puntualidad a las que nos tiene acostumbrados este fesival). Cuando aparece Julian Casablancas todos nos preguntamos qué le ha sucedido… está hinchado, lleva unos pelos imposibles y parece que está cansado/bebido/hastiado… Pero la gente está como loca. Quieren Strokes y ellos están ahí para demostrar que, si bien no están en una forma estupenda y que se les ve algo aburridos tocando, siguen podiendo defender perfectamente tantos buenos momentos musicales que han creado a lo largo de su carrera. Para los fans del principio, para los más viejos y para los más jóvenes… tocan todos los hits y todos tenemos nuestro momento. Empiezan con “Machu Picchu” de su album “Angles” y “Someday” del “Is this it”, de donde se saca el grueso mayoritario del concierto. Avanza el concierto y “Last nite”, “Reptilia”, “Take it or leave it”, “The modern age”, “Under cover of darkness” y “Hard to explain”… todas ellas conforman el apoteósico final sonando encadenadas… No convencen como para creernos que puedan volver a ser lo que fueron pero… this is it!

A nivel personal puedo comprobar que estos conciertos masivos ya no son para mi… gracias pantallas, gracias buen sonido de los escenarios grandes, que te permiten salir del triángulo de las Bermudas y buscar una islita donde disfrutar del concierto.

10

The Strokes

Finalizado Strokes toca ir a una propuesta totalmente diferente… de las guitarras a la música de videojuegos de Dan Deacon. En el escenario Ray Ban ese tipo inclasificable y agitador de masas, acompañado de un batería y un “cacharro”, que se me aventura de fabricación casera, con muchos botones y colores consigue una de las propuestas más felices. Te hace mover los pies y bailar, te ordena, te sacude, hace show… sin duda uno de los momentos de más disfrute del festival de un tipo que va ganando adeptos (al menos desde la última vez que lo vimos aquí).

Y dejamos el Ray Ban para volver al Primavera donde Underworld ya ha empezado su concierto. Ahora, por comparación suenan más descafeinados que las nuevas propuestas electrónicas… pero suenan elegantes y pulcros y para mi es como una despedida. Desde Escalarre ha llovido mucho y bailar “Born Slippy”, canción generacional que tantas y tantas veces hemos bailado “at the indie disco” y que tanto nos recuerda a “Trainspotting” es un momento de esos en los que sabes que debes estar… y cuando tienes cierta edad necesitas tirar de los recuerdos para levantar los pies… y lo consiguieron. ¿Buen concierto? Correcto, sin más. Pero me marché más feliz que una perdiz por ese momento de comunión feliz entre todos los asistentes. Hay cosas que hay que vivirlas.

Y, aunque las fuerzas flaqueaban, otra de las cosas que había que vivir, era el concierto de Caribou en el Ray Ban, uno de los mejores escenarios al menos en cuanto a sonido se refiere. Llegamos como pudimos al recinto ya abarrotado donde apenas podías avanzar un paso. Se nota que ya quedan menos propuestas paralelas y ya todos nos amontonamos ahí.

11

Caribou

Colocados en corro sobre el escenario despliegan su propuesta psico-electrónica de ritmos subyugantes, pendulares y baile ligero.

Y no puedo esperar al cierre de Dj Coco… mi cuerpo pide retirada… llevo más de 12 horas de festival, no me drogo, no tengo 20 años y no puedo más con mi alma. Pero me voy contenta, satisfecha, porque excepto un par de cosillas todo ha salido bien… poco a poco mejoro mis marcas de tiempo entre el Pitchork y el Heineken, puedo seguir descubriendo bandas y puedo disfrutar de momentos privilegiados que sólo puedes vivir en un contexto como el del festival del Primavera Sound. Y sé que debo adaptarme a estos macro festivales porque los primeros festis de los 90 donde éramos 4 gatos, donde todo estaba a 5 minutos y donde yo tenía las baterías más llenas ya no volverán. Así que una vez expulsada la presión de “tener que” esperamos una próxima edición en la que agradecería propuestas de grupos más felices al estilo de Charlatans, Two Door Cinema Club o los  Foster the People amén de cabezas de cartel que te hagan perder la cabeza como el Low o el SOS.

See you in the next PS!

Laura Mart Sit.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

CONCIERTOS FIBMASTER 28/4/15 Sala Apolo: The Zephir Bones – The Voyeurs – Swim deep.

FIB2

Los de Ticketmaster y Maraworld organizaron una noche gratuita de 3 conciertos para ir abriendo boca para el FIB, Festival de Benicassim (que tendrá lugar los días 16 al 19 del mes de julio) en su 21a edición. Acertadamente escogieron la preciosa Sala Apolo.

Los primeros, The Zephyr Bones, ya estaban sobre el escenario cuando llegué. Unos chilenos afincados en Barcelona con apenas un solo disco en su haber. Las 4 canciones que pude escuchar realmente sonaban bien. Me los apunto para seguir. Pese a su juventud sorprenden y me gustaron infinitamente más que el grupo que los siguió, The Voyeurs. Los londinenses venían a presentar su último trabajo, ”Rhubarb Rhubarb”. Aburridos… ¿sabes cuando algo no te atrapa? Nada interesante que contar… melodías y ritmos predecibles y poca personalidad en la banda. Lo siento chicos… quizás habrá otra oportunidad. Los primeros merecían este segundo turno por energía y por actitud.

FIB

Luis Le Nuit, hacía las esperas entre concierto y concierto mucho más llevaderas trayendo a nuestra memoria varios himnos indies. Es una alegría ver más a Luis en la escena indie barcelonesa. Al menos, cuando empiezas a ser una especie de “dinosauria” musical que ha mamado 80’s, amado los 90’s y seguido buscando y acabando de formar el gusto musical en los 2000, escuchar “esas canciones” te hacen sentir como “en casa”. A pesar de que ya sabemos que todo está inventado, seguimos ahí esperando sorpresas, esperando luz de la savia nueva. Y justamente eso iba a buscar con el plato fuerte de la noche, SWIM DEEP. Y… Oh thanks, God, encontré esperanza!

Los Swim Deep son un grupo de Birmingham con un disco en la calle, “Where the heaven are we”, y otro a punto de ver la luz. Salen a escena y me soprenden porque no van vestidos en plan “posturitas” y eso siempre me gusta porque entonces seguro que tendrán más que ofrecer en el terreno musical. Sorprende el bajo, Cavan McCarthy que no deja de recordarme a la androginia de los primeros Suede y me sorprende aún más el cantante. Nervio y personalidad y una de esas voces que te gustan porque sin ser grandes tienen ese duende… Tengo predilección por los músicos que salen al escenario y disfrutan de su música y de su trabajo, que se les nota que llevan la música en las venas… tengo predilección por los que viven lo que hacen.. y Austin Williams tiene todo eso. De verdad, ¡qué felicidad verlo en el escenario!

FIB3

Y ellos… me va a ser difícil definir su pop… tienen canciones que si cierras los ojos te das cuenta que mueves tus pies a lo shoegazer, pero también tienen pop psicodélico y mucha melodía y buenas guitarras y un trasfondo electrónico de pista de baile pero que podría haberse hecho en la baja California. No sé si me explico. Al final las etiquetas son eso, etiquetas… y cada uno las pone según su background. Es cierto… me recuerdan a Stone Roses, a James, a Mansun, a gente que ya existe pero Swim Deep ha sabido mezclarlo todo con mucho estilo.

Elegantes guitarras y melodías preciosas como en “She changes the weather”, psicodelía y estremecimiento en “Honey” o “Francisco” y el hit bailable, “King City” que levantó al público y tiene todos los ingredientes indies para quedarse. Los temas que presentaron de su siguiente disco como “One Great Song And I Could Change The World” dan muchas ganas de estar atentos a la progresión de este grupo.

Nueva oportunidad para verlos el 16 de julio en el Festival de Benicassim.

Y cuando vuelvan a Barcelona espero que seamos más los que queramos verles en directo.

Laura Mart Sit.

Para más información clica abajo:

Información sobre las fiestas Fibmaster

Web del FIB

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Mürfila: Robusto directo en el Let´s Festival de l´Hospitalet.

Hola otra vez amigos de “Cultura y algo más”. Hoy toca crónica de producto nacional. En el marco del Let’s Festival de l’Hospitalet (Barcelona) han pasado una buena muestra de este producto nuestro. Una apuesta por valores más cercanos para mostrar lo que se cuece en nuestra casa.

Murfila_Personaling

Y el 15 de marzo le tocó el turno a Mürfila que hacía su 2º concierto en Barcelona para presentar su último disco, “Terrifica”. Esta pequeña barcelonesa de aspecto aguerrido lleva ya mucho tiempo subiéndose a los escenarios (5 discos en su haber) y, cuando se encuentra encima de ellos, sucede una transformación… Mürfila es una “rocker woman”, es una descarga de electricidad. En su torrente de voz escuchas la pasión, el miedo, el dolor, la tristeza, el sexo, la alegría y la ingenuidad de la vida. Además de que el sonido que se ofreció en la Sala 1 del Salamandra fue sorprendentemente bueno, inmejorable, dejó salir a toda máquina el despliegue de las guitarras de Mar y Miranda. Fue una sensación arrolladora. Su último disco hace honor al rock y al grunge que tanto venera nuestra rubia, pero también empieza a dejar registros más bailables. A pesar de que me quedo con la versión rockera de Mürfila, el sonido de “Terrifica”, canción que pone nombre al disco, es una muestra de que pueden tocar muchos palos. La contrapartida a este tema “disco” lo encuentras en “La flor” o “Sin dolor”, mis preferidas.

Murfila5

Azul y gris” sonó exquisita y triste hasta la médula, como siempre y se metió de pleno en el bolsillo al público con su hit feliz “Me pone”. Quizás no conozcas a Mürfila. Quizás te quedaste en los primeros álbumes. Quizás no tengas tiempo de investigar en más discos… pero si alguna vez tienes la oportunidad de entrar en un concierto suyo no dejes de hacerlo. Es sorprendente como consigue llegar y atraparte. Nunca ha sido el tipo de música que escucho y sin embargo los más de 4 o 5 conciertos suyos que he visto me han dejado anonadada. Para mi la voz de Mar Orfila es de las más potentes y arrolladoras del panorama español (en mi siempre humilde opinión, por supuesto.. ¡no pretendo sentar cátedra sobre mis gustos!). Así que es normal salir rebautizada de los conciertos de Mürfila!

¡¡¡¡Me pone!!!!

¡¡¡¡See you in the next tour!!!!

Laura Mart Sit.

Os dejamos con un vídeo de promoción del último disco de Mürfila:

Deja un comentario

Archivado bajo Música

The Vaccines: Alegre directo en el BCN Live!

25225-thumb

Hola de nuevo gente de “Cultura y algo más”, seguidores y amigos.

Esta vez ya me empiezo a sentir como la reportera más dicharachera de… Vaya que me empiezan a gustar estos encargos. Porque disfruto yendo a conciertos, descubriendo grupos y, si encima te piden opinión, pues como que te sientes muy bien.

En esta ocasión me pidieron que cubriera el BCN Live!, mini festival promocionado por Sony, y allí que me fui. Inicialmente iba a ser en el Sant Jordi Club y en el primer cartel tocaban Standstill. Pero al final se cambió a la sala RAZZMATAZZ y el cartel quedó con las actuaciones de John Grvy (ganador del concurso de bandas previo), Zoot Woman, Izal y The Vaccines.

BCN live!

Sí, lo confieso, no soy fan de ninguno de los grupos que tocaban. También confieso que llegué a mitad del concierto (por mucho que te guste ir de conciertos tienes que trabajar) y confieso que me tocó la entrada en un sorteo. Pero alego en mi defensa que: a) participé en el sorteo porque tenía muchas ganas de ver a The Vaccines en directo, b) si no estuviera en crisis (económica) hubiera comprado la entrada seguro y c) nunca hay que desdeñar un concierto… siempre hay algo que descubrir.

Yo me enamoré de ellos con “Post break up sex”. Quizás, aunque conocida, no es la canción que representa mejor el sonido Vaccines. Pero me atrapó y desde entonces ansiaba verlos.

En la sala grande del RAZZ había poca gente. Pero los poco que había se les veía con ganas de cantar junto a los madrileños Izal. Melodías y estribillos pegadizos para adolescentes y no tan adolescentes que desplegaron con energía y alegría. Quizás ya llegan tarde para mí. Con casi media hora de retraso salieron los londinenses The Vaccines. Grupo formado en el 2010 y con sólo 2 discos en el mercado: “What did you expected from the Vaccines?” (2011) y “Come of age” (2012) más un EP de 3 canciones “Melody Calling” (2013). Lo forman un cantante y guitarra – Justin Young -, otro guitarra – Freddie Cowan – , un bajo – Arni Hjörvar – y un batería – Pete Robertson.

vaccines1

Puedes pensar y, de hecho lo pienso, que si han llegado hasta el 2015 sin sacar nuevo disco y haciendo conciertos es porque viven de viejos hits y que “rejuvenecieron” al ser escogidos para el veraniego anuncio de turno de la tele. Sacaron sus primeros discos casi uno detrás de otro y, sin embargo, hemos esperado más de 2 años para tener nuevo material. Pero quería ver qué tal se desenvolvían en directo… Los jóvenes Vaccines tienen un buen directo. Se les ve cómodos, con seguridad y experiencia. Suenan bien. Y te contagian.

Desgranaron temas de los discos mencionados anteriormente descargando la alegría del público en canciones como “Blow it up”, “Wrekin’ Bar (RA Ra Ra), “Post break up sex”, “Melody calling”, “Teenage Icon”, y además presentaron varias nuevas canciones de su nuevo trabajo, “English graffiti”, como la explosiva “Handsome”.

Como colofón se marcaron una cover de Nirvana de nada menos que de la canción “On a plain”, fantástico momento para los que rompíamos la media de edad (algunos no habían nacido en aquel momento) y feliz sorpresa. Previamente Justin Young “dejó caer” su guitarra… no sé si queriendo emular esa suciedad grunge de los 90… pero como el que tampoco se atreve… vaya que si has de tirar una guitarra al suelo no lo hagas descafeinadamente, hazlo con estilo y “rock and roll” como Kurt Cobain o Jimmy Hendrix. Se me ocurre pensar que aún están buscando una personalidad propia. Actitud tienen.4Y cerraron con “Norgaard“. Demasiado pronto. Con un concierto que superó por poco la hora de duración. No sé si fue por exigencias del guión del festival pero se nos hizo corto. Y nos dejaron con ganas de más. De más sonido Vaccines, punk, fresco pero algo sucio, directo, bailable, alegre y divertido. Su sonido puede recordarte al punk de los 70/80, a los Strokes, pero también pueden ser melódicos a lo Manic Street Preachers.

Esperamos verles más activos ahora que van a estar presentes en festivales veraniegos como el SOS y coincidiendo con la salida de su nuevo disco.

Si tuviera que ponerles una nota, una última palabra os diría… estos chicos lograron que pasara una noche divertida, consiguieron levantarme el ánimo y me dejaron un buen sabor de boca. Eso son valores a tener en cuenta, así que recomendables The Vaccines!!!!

¡Hasta la próxima!

Laura Mart Sit.

Deja un comentario

Archivado bajo Música