Archivo de la etiqueta: escenografía

“Ivànov”: Un alma torturada.

ivanov 1

Hemos disfrutado mucho en el Teatre Lliure de Montjuich con esta versión del clásico de Chéjov, dirigida por Àlex Rigola con dramaturgia de Ferran Dordal. El director nos presenta la obra, con diseño del espacio escénico de Max Glaenzel, dando a la misma una presentación chocante, con los actores y actrices vestidos informalmente y con el suelo lleno de confetti y gatos de la suerte, como si toda la obra no fuera más que un delirio de mañana de resaca. La original máscara diseñada por Silvia Delagneau y la idea de que algunos actores (como el virtuoso Nao Albet, que también ha diseñado el espacio sonoro) interpreten música (Queen, Pixies, Talking Heads) en el escenario, subvierten la original concepción de Chéjov y nos trasladan el drama moral a un código estético actual.  La impresionante máscara sin duda contribuye a subrayar la dicotomía entre la persona y su personaje, que es diseccionado sin compasión.

ivanov 2

Tal vez, con esa presentación tan casual el director haya pretendido centrar al público en el texto, en el dilema moral y existencial que se le presenta a Ivànov, magistralmente interpretado por Joan Carreras, que imprime un aire torturado y vagamente ausente al personaje, como si hubiera sufrido algún trauma y como si en realidad escondiera algo. La fuerza expresiva de la representación radica en la confrontación continua del personaje con sus propios fantasmas y con el resto de personajes, que, provistos de micrófonos,  contemplan y juzgan a Ivànov.  En especial el doctor Luov (el mencionado Nao Albet), médico de la familia…

Porque en efecto, la obra se construye como una alegoria o parodia de un juicio, en que el acusado es Ivànov, el fiscal el doctor Luov, la parte perjudicada su mujer Anna (Sara Espígul), quien a las puertas de su muerte debe aguantar las frecuentes visitas de Ivànov, supuestamente para negociar con la familia que le ha prestado dinero (geniales Andreu Benito y Sara Monclús interpretando al matrimonio Levedev) pero cuya hija se enamora de ese personaje de aire atribulado (Sasha magníficamente interpretada por Vicky Luengo).  La figura del anciano conde Shabelsky (Pep Cruz), y ese personaje tan de Chéjov que es el administrador de la finca Borkin (Pau Roca), son los testigos del implacable juicio a que es sometido.

¿Qué es lo que debe juzgarse de Ivànov? ¿Es una persona virtuosa, un alma que ha sufrido, que sólo ha pretendido consolidar su posición social, como le considera el señor Levedev o bien es un aprovechado, un trepa que no ha dudado en utilizar a las mujeres de su entorno, a ojos del doctor Lvov?

ivanov 3

Dejemos que cada uno saque sus propias conclusiones: la obra deja abierta la cuestión central, el juicio moral de un personaje del que siempre dudaremos, del que no sabremos nunca si es un farsante o alguien simplemente superado por la vida.

La representación estará en el Teatre Lliure hasta el 28 de mayo.

Ignasi y Laura.

Web del Teatre Lliure – Información sobre “Ivànov”

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic, Teatro y Danza

“Júlia”: El deseo y la razón.

julia-1

Hemos asistido en la Sala Atrium a esta delicada interpretación de la obra de Strindberg, “Fröken Julie”, la segunda entrega de esta Trilogía de la Imperfecció dirigida y adaptada por Raimon Molins que comenzó con Ibsen y acabará con Chehkov.

En una deliciosa velada de inicio del verano, las vidas de la hija del señor de una casa noble, Júlia (magnífica Patricia Mendoza) y de Jan, uno de sus sirvientes (Jordi Jordella), se cruzan casi al azar y se dejarán una imborrable huella mutua. Al parecer ya habían bailado juntos, en una escandalosa transgresión de las normas de clase , y ahora se encuentran, la noche de San Juan, en las cocinas de la mansión. Jan tiene una relación ambigua con Christine (Mireia Trias), tal vez de compromiso matrimonial, o solamente de ocasionales  amantes, y así, ante la atentada mirada entre celosa y acusadora de ella, Jan y Julia comienzan un flirteo primero y una relación después, una relación fugaz pero atormentada, en la que ambos se aventuran por distintos motivos; ella, probablemente por atracción física y transgresión social; él, por afán de conquista y por el prestigio de poseer a una dama.

julia-3

Pasados los primeros instantes de lujuria, en seguida los personajes quedan desnudos, tristes: los sueños de huir juntos y abrir un restaurante en algún lugar lejano, en seguida quedan en nada. Jan tiene un deber que cumplir y Julia sabe que acabará pagando su pecado. Christine, al fondo, siempre atenta y vigilante a la evolución de la relación, parece que está esperando el castigo que acecha a los amantes.  Y en efecto, al final se impone el canon naturalista tan en boga en la época, ese estudio de las relaciones humanas bajo un prisma aséptico e implacable, estudiando sus reacciones con curiosidad científica.

julia-2

El montaje (escenografia de Clàudia Vilà, iluminación de Maria Domènech y vídeo de Joan Rodón), confiere a esta obra un aire melancólico y lánguido, igual que la estupenda interpretación de sus protagonistas: la lucha entre deseo y deber, entre sentimiento y razón, se presenta con agudeza: no hay aspavientos, lamentos o inflexiones, todo discurre quedo, como en un arrullo que poco a poco nos conduce al desenlace… el seductor juego de luces, la técnica de la proyección al fondo, que tan bien sirve para amplificar sentimientos que pueden quedar implícitos en el primer plano, la mirada lúcida de Christine, la amargura de Julia y la ligereza de Jan… El peligroso flirteo que engulle a sus protagonistas y los transforma para siempre convierte esta preciosista pieza teatral en una cita ineludible para los amantes del buen teatro.

Júlia” estará en la Sala Atrium de Barcelona 8hasta el 26 de febrero.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Enlace a la web de la Sala Atrium-Información sobre “Julia”

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza