Archivo de la etiqueta: narrativa moderna

“El llogaret”: Excelente puerta de entrada al mundo literario de William Faulkner.

1Ya hablamos aquí, con ocasión de la traducción al catalán de sendas obras literarias del escritor norteamericano John Fante, de la editorial Edicions de 1984 y de la estupenda labor que están haciendo sus responsables al recuperar una serie de títulos que, en algunos casos, no habían tenido traslación al mencionado idioma o que, en cualquier caso, costaba mucho localizar. Coincidiendo con su 30 aniversario, la editorial ha lanzado “El llogaret”(1940), obra del también estadounidense William Faulkner (New Albany, Misisipi, 1897-Byhalia, Misisipi, 1962), reconocido como uno de los grandes nombres de la literatura universal del siglo XX.

No es extraño que el común de los mortales haga una mueca cuando se cita a alguien como Faulkner. Su obra se asocia con una complejidad técnica que la hace a veces muy difícil para un lector medio. Es el caso del que probablemente sea su libro más conocido “El ruido y la furia” (1929), una novela que, debo confesar, leí en una primera ocasión casi con dolor, pues es realmente un auténtico tour de force para casi cualquier lector, aunque finalmente la sensación al terminar el libro sea plenamente satisfactoria, sobre todo si se insiste con una segunda o tercera lectura que refuerce la total comprensión de éste.

Creador de un territorio literario propio en un sentido literal, pues sus novelas y relatos acontecen en el ficticio condado de Yoknapatawpha, equivalente a ciertas partes del profundo sur de los Estados Unidos, lugar del que llega a hacer una descripción geográfica y del cual incluso dibuja un preciso mapa, sus aportaciones técnicas al arte narrativo (el monólogo interior, la perspectiva múltiple de lo contado a partir de la visión de distintos personajes, el manejo no cronológico del tiempo, etc), influirían a diversos escritores de renombre como Juan Rulfo, Juan Carlos Onetti, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa e incluso Jorge Luís Borges.

Con todo, la novela que se presenta ahora con magnífica traducción a cargo de Maria Iniesta i Agulló, no es, ni mucho menos, una de las más complicadas del premio Nobel estadounidense. Primera parte de una trilogía que se completa con “La ciutat” (1957) y “La mansió” (1959), obras que la misma Edicions de 1984 tiene previsto publicar en el futuro, “El llogaret” nos cuenta la llegada de la familia Snopes a una pequeña población (apenas cuatros casas) construida sobre una antigua plantación y su posterior ascenso social. Liderada por Flem Snopes (memorable personaje), hombre astuto y enérgico de pasado ambiguo, la familia llegará a dominar el pueblucho merced a toda clase de triquiñuelas y estratagemas urdidas por éste. En contraposición a este personaje tenemos a V.K. Ratliff, hombre inteligente, prudente y con un gran sentido del humor, que viene a representar lo mejor de la sociedad sureña de la época que Faulkner retrata.

2

Siendo, como ya hemos apuntado, bastante asequible, “El llogaret” resulta un gran ejemplo de la potencia como autor de Faulkner. En realidad, se trata de un puñado de relatos que el escritor quiso unir dándoles forma novelesca, teniendo como hilo conductor la narración del progreso de la familia Snopes. Como ocurre en la mayoría de obras de Faulkner, hay aquí referencias a personajes, lugares y situaciones que aparecen en novelas y cuentos previos, y que volveremos a encontrar en trabajos posteriores, aunque a diferencia de otros títulos (probablemente las otras dos partes de la trilogía sobre los Snopes sean un buen ejemplo de ello), este libro funciona bien como obra autónoma.

En cualquier caso, en esta novela el autor despliega un sinfín de recursos literarios que se ponen siempre al servicio de una historia que, basculando entre lo irónico y lo crítico, reconstruye una época y un lugar con extraordinaria precisión digna de un escritor que transciende su oficio más allá de lo meramente artesanal. Siendo como era Faulkner un gran artista, sus descripciones del paisaje del sur de los Estados Unidos son de una enorme belleza y contrastan a menudo con la brutalidad del comportamiento humano que el autor narra sin tapujos, mostrándolo tan sórdido y grotesco como pueda llegar a ser.

Así, el interés de una novela como “El llogaret” va más allá de su indudable valor técnico; reside sobre todo, como ocurre con todas las grandes obras literarias que se puedan considerar clásicas, en el análisis de la condición humana que hace el autor, extrapolable en muchos sentidos a otras épocas (también la nuestra) y lugares que no son los que describe. Se trata, en fin, de una excelente puerta de entrada a la excepcional obra de un escritor irrepetible y que nosotros recomendamos, ya sea en esta nueva traducción al catalán, o en cualquier otro idioma. Sea como sea, vale la pena entrar en el fascinante mundo literario de William Faulkner.

Ricard.

En el siguiente enlace podéis leer algunas citas del escritor:

Citas de William Faulkner

2 comentarios

Archivado bajo Literatura y Cómic

“El Gran Hotel Budapest”: El mundo literario de Stefan Zweig se traslada al cine.

1Desde hace varias semanas se puede ver en las salas de cine la película “El Gran Hotel Budapest” del director norteamericano Wes Anderson, realizador responsable de un puñado de títulos, estrenados en las dos últimas décadas, tan reverenciados en algunas ocasiones como repudiados en otras. Ni tanto ni tan calvo, Anderson es probablemente uno de los directores más personales que haya dado el cine reciente; un autor con todas las de la ley que, por momentos, puede resultar artificioso en exceso, pero que siempre acaba demostrando estar varios pasos por delante que la mayoría de sus colegas realizadores de la misma generación si de creatividad e ideas se trata.

La película antes mencionada, una de las mejores, en nuestra opinión, que ha hecho hasta ahora, resulta un buen ejemplo de ello: originales planteamientos de puesta en escena, sabia utilización de la cámara con distintos formatos de proyección que no resultan en ningún caso gratuitos, una coherente utilización de la voz en off con ínfulas metaargumentales (la historia dentro de la historia dentro de la historia)… Todo ello unido a un reparto, como es habitual en el cine del director, extenso y atractivo, conforman una película de una comicidad a ratos melancólica (otra de las improntas de Anderson), que se ve en lo que a nosotros nos pareció apenas un suspiro.

De todas formas, si nos hemos decidido a escribir esta entrada en nuestro espacio no es tanto por la película en sí (aunque la recomendemos) como por el hecho que ésta esté inspirada en parte en un escritor que, siendo relativamente popular, siempre resulta reivindicable como es Stefan Zweig (Viena, 28 de noviembre de 1881-Petrópolis, 22 de febrero de 1942). Y es que una de las cosas más interesantes de “El Gran Hotel Budapest”, puede que la que más, es la traslación en imágenes, tanto en su fondo como (sobre todo) en su forma, del mundo literario del autor austríaco.

GHB_9907 20130130.CR2

Ralph Fiennes en un fotograma de “El gran hotel Budapest”.

El film no se basa directamente en una novela o relato concreto de Zweig, aunque en los títulos de crédito se citen varias de sus obras como fuente de inspiración. Lo que Wes Anderson hace es generar una cierta atmósfera que puede resultar familiar a los lectores del escritor vienés, así como estructurar la historia de la película de una forma similar a como solía hacerlo el autor en sus trabajos. De esta manera vemos como el narrador de los hechos (un sosias del propio Zweig), encarnado en sus años de juventud por Jude Law y ya mayor por Tom Wilkinson, tropieza casi por azar con ciertos acontecimientos que, en tanto que escritor, tiene la necesidad de contarnos. Tal y como sucede en las obras de Zweig, la narración de dichos acontecimientos supone tanto un motivo para la auto reflexión del propio personaje-autor como, por extensión, una invitación a que el lector (o en este caso el espectador) realice consideraciones sobre sí mismo a partir de aquello de lo que va a ser testimonio.

También, como ocurría en el caso de las historias de Zweig, hay en “El Gran Hotel Budapest” una cierta visión de la Europa de entreguerras, recreada, necesariamente, a partir de los recuerdos de los personajes, con una imaginería que oscila entre lo ensoñador y lo hiperrealista. Así, se nos muestra una época donde la utopía de una Europa unida se hundía frente a la barbarie de los incipientes totalitarismos cuya devastadora influencia bien conocemos y que llevaron al mismo Zweig (recordemos que era judío) primero al exilio a Brasil huyendo de la persecución nazi (Hitler había prohibido sus libros) y, finalmente, a suicidarse junto a su mujer cuando la Segunda Guerra Mundial se encontraba en su máximo apogeo.

Stefan--644x362

Una imagen del escritor Stefan Zweig.

Con todo, Wes Anderson otorga su propia y fuerte personalidad a la película, en parte mediante la ya mencionada creatividad de su puesta en escena (en este caso, casi obsesivamente perfeccionista), y también añadiendo mucho de su humor característico, cercano al slapstick, que funciona sobre todo gracias al excelente trabajo de los actores, con un superlativo Ralph Fiennes al frente. Ese humor, menos explícito en la obra literaria de Zweig, casa curiosamente bien con el espíritu de la obra del autor. Aunque lo que definitivamente hermana a ambos creadores (escritor y cineasta) es una cierta visión nostálgica no tanto sobre lo que aconteció en el pasado de los personajes, si no sobre todo aquello que, por los motivos que fuesen, no pudo realizarse o ocurrir con toda la plenitud que hubiesen deseado éstos, de la misma manera que pasa tantas veces en la vida real, y como, en muchos sentidos, experimentó de la forma más cruel el propio Stefan Zweig.

Os invitamos pues a leer o releer este excepcional escritor que fue a Stefan Zweig y a que paséis por alguna sala de cine a ver “El Gran Hotel Budapest”.

Ricard.

Tráiler oficial de “El Gran Hotel Budapest”

28 comentarios

Archivado bajo Cine y TV, Literatura y Cómic

Recomendaciones editoriales para el día del libro.

Mañana se celebra en Cataluña la festividad de Sant Jordi y en todo el mundo el día del libro. Por ese motivo hemos querido elaborar una lista de recomendaciones editoriales que, esperamos, sean de vuestro interés.  Aquí la tenéis:

FICCIÓN

Narrativa en habla hispana:

portada-mala-indole_grande“Mala índole” Javier Marías Ed. Alfaguara

Nueva colección de cuentos del célebre autor madrileño.

“Estaba en el aire” Alberto Vila San Juan Ed. Destino

Novela intimista situada en los años sesenta que ha ganado el Premio Nadal 2013.

“Constructores de monstruos” Javier Tomeo Alpha Decay

Historia a medio camino entre el surrealismo y la novela gótica, llena del humor negro que caracteriza a su autor.

Narrativa en catalán:

plans-de-futur-marius-serra“Plans de futur” Marius Serra Ed. Proa

El escritor y columnista de “La Vanguardia” ha sido reconocido con el Premi Sant Jordi por esta novela sobre el matemático Ferran Sunyer.

”No eixuguis els plats”  Carles Hac Mor  Pagès Editors

Siete relatos sobre el azar de este prolífico escritor, ganador del premio “7 lletres”.

“Climent” Josep Maria Fonalleras Ámsterdam llibres

Relato de reminiscencias autobiográficas sobre la vida, la amistad y la literatura.

Narrativa traducida:

lo-que-mueve-el-mundo-ebook-9788432215810

”Lo que mueve el mundo”/ “El que mou el món”  Kirmen Uribe  Ed. Seix Barral/ Ed. 62

El reputado escritor vasco ha creado esta fascinante historia sobre lo que aconteció tras el bombardeo de Guernica.

”Aromas/Aromes ” Philippe Claudel  Ediciones Salamandra

El escritor francés vuelve al terreno intimista para tratar sobre la relación entre los sentidos y la memoria.

“La escoba del sistema” /“L’escombra del sistema” David Foster Walace Pálido fuego/ Edicions del periscopi

Primera novela del fallecido genio estadounidense sobre las desventuras y relaciones de la joven Leoneore Beadsman.

Narrativa Infantil y juvenil:

AgenciaSalamandraEpidemiaMisteriosa“Agencia Salamandra. El cofre de otro mundo” Ana Alonso y Javier Pelegrín Ed. La Galera

Nuevo relato policíaco del tándem Alonso-Pelegrín en el que algunos de los sospechosos son fantasmas.

“Les fruites viatgeres” Mercè Baronet Jordana i Montserrat Serra Giró Ed.Cal Siller

Deliciosa historia sobre las aventuras de unas frutas con poderes mágicos.

“Cyboria. El despertar del Galeno” Pierdomenico Baccalario  Anaya Infantil y Juvenil

Galeno, el autómata, es el único guía que puede conducir a la Ciudad Nueva, lugar ideal donde se puede vivir la utopía de Cyboria.

NO FICCIÓN:

51UjNJqvkmL“Enigmático Edipo. Mito y tragedia” Carlos Garcia Gual  Ed.Fondo Cultura Economica

Fabuloso trabajo del experto en literatura clásica sobre el mito de Edipo.

“El zorro rojo. Biografía de Carrillo” Paul Preston Ed.Debolsillo

Este prestigioso biógrafo nos acompaña en un apasionante recorrido por la vida del fundador del PCE.

“Muerte aparente en el pensar” Peter Sloterdijk Ed. Siruela

El filosofo y catedrático alemán habla sobre la ciencia a través de sistemas de ejercicios como planteaba en “Has de cambiar tu vida”.

POESÍA:

alma venus“Alma Venus”  Pere Gimferrer Ed. Seix Barral

El famoso poeta nos habla, entre diversos temas, sobre la situación polítia y social actual.

“Poesía completa” Anne Sexton Ed.Linteo

Antología de la gran poeta americana que, junto a Sylvia Plath, marcó una época.

“5 cm (la cicatriu)” Mireia Vidal-Conte Curbet edicions

Confesiones poéticas sobre el dolor y la enfermedad de este gran valor de la poesía catalana.

Y para mañana os tenemos reservada una sorpresa muy especial.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

“BCNegra” 2013: Visiones críticas a partir de la literatura detectivesca.

“Vivimos en lo que se llama una democracia, el gobierno de la mayoría. Un espléndido ideal si fuese posible hacer que funcionara. El pueblo elige, pero la maquinaria de partido nomina, y las maquinarias de partido, para ser eficaces, necesitan mucho dinero. Alguien lo tiene que dar, y ese alguien, ya sea individuo, grupo financiero, sindicato o cualquier otra cosa, espera cierta consideración a cambio.” Sería natural pensar que este fragmento de diálogo pertenece a una novela recientemente publicada.  Si nos atenemos a la actualidad política, económica y social, a esos titulares que, día tras día, copan los títulares de los periódicos, o a esos sucesos con los que se encabezan los noticiarios televisivos de un tiempo a esta parte, cabría considerar que nos encontramos ante un texto que, desde la ficción, pretende dar una visión crítica de lo que ocurre en estos momentos a nuestro alrededor. Por eso puede sorprender descubrir que, en realidad, estamos ante una fracción de un diálogo de “El largo adiós” de Raymond Chandler, novela que se situaba en la ciudad de Los Ángeles y que fue publicada por primera vez en 1953. 390903ai Raymond Chandler (1888-1959), es el autor con el que la novela negra entra de lleno en la modernidad. Deudor directo de Dashiell Hammet, con ellos se deja un tanto de lado el personaje detectivesco de perfil algo excéntrico, inteligencia normalmente superior a la de los demás y centrado en tramas en las que lo importante es la resolución de un misterio o crimen en sí (el ejemplo más obvio sería el eterno Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle), para mostrar a caracteres más cercanos, imperfectos y metidos en asuntos que, en muchas ocasiones, dibujan una fina línea moral sobre la cual el protagonista camina con dificultades  al no vislumbrar con claridad quien está realmente de parte de la justicia. Además, estas historias se sitúan en un contexto con cuya descripción, como ya hemos apuntado, el autor pretende dar una visión crítica de la realidad socio-política del momento. Esta fórmula que idearan Hammet y Chandler, sigue siendo vigente, en buena parte, en la actualidad, si bien la novela negra ha tendido a una mayor estilización, y a mostrar de forma cada vez más explícita y descarnada el crimen y las consecuencias que conlleva éste sobre los individuos y la sociedad. También se profundiza más en la psicología de delincuentes y detectives, y en las formas de trabajar de éstos últimos, incluyendo completas descripciones de técnicas forenses y de investigación. Así, podemos dibujar una línea imaginaria de autores, desde la ambigüedad moral de las novelas de Patricia Highsmith, hasta las obras de Dennis Lehane y su ambición por crear un fresco histórico sumando cada uno de sus trabajos, pasando por el crudo realismo de escritores como V. Higgins o Edward Bunker, o la riqueza en el estilo y la estructura de las novelas publicadas por James Ellroy, sin olvidar las aportaciones de nombres patrios como Manuel Vázquez Montalbán o Andreu Martín. Todo esto viene a razón de que esta semana está aconteciendo la BCNegra, certamen dedicado a la novela de género que, con gran éxito, viene celebrándose  en Barcelona desde hace años. Queremos animaros a que os acerquéis, si tenéis la oportunidad de hacerlo, a alguna de las actividades que aún quedan por celebrarse de este acontecimiento. Y en cualquier caso, la excusa sirve para intentar estimularos a que leáis algunas de las obras de los autores que hemos mencionado aquí. Seguro que no os arrepentiréis.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Programación BCNegra

2 comentarios

Archivado bajo Literatura y Cómic

Herman Hesse: Medio siglo de humanismo.

Este 2012 se han cumplido 50 años de la muerte de Herman Hesse, en realidad Herman Karl Hesse, nacido en Calw, Baden-Württemberg (Alemania) el 2 de julio de 1877; escritor, poeta, ensayista y pintor, reconocido popular y académicamente (recibió el premio Nobel de literatura en 1946), considerado muchas veces como un autor de iniciación, una referencia para los movimientos contraculturales surgidos desde mediados de la década de los 50s del siglo pasado, y un escritor de enorme influencia intelectual en el mundo occidental.

Y con todo lo dicho, el 2012 encara su tramo final sin que tan señalada efeméride parezca haberse traducido en un reavivado interés en su obra más allá de su Alemania natal y de Suiza, país en el que vivió buena parte de su vida tras nacionalizarse allí. Quizá la calificación de Hesse como escritor “popular” juegue un tanto en su contra cuando se trata de juzgar su obra con la justicia que merece, pues muchas veces se tiende a caer en el tópico, en cierta acomodada condescendencia, dando por hecho que es uno de esos autores que se descubren de forma natural por parte de cualquier lector mínimamente inquieto.

Lo cierto es que la obra de Hesse se nos antoja, bien entrado el siglo XXI, más moderna, revolucionaria y, en cierta forma, transgresora que nunca. No en vano, buena parte de lo que destila la lectura de títulos como “Siddhartha”, “Demian”, “Narciso y Goldmundo”, “El juego de los abalorios” o, sobre todo, “El lobo estepario” (novela que supuso en su momento, para quien escribe esto, un auténtico cataclismo interior), es una apuesta por el ser humano, su bienestar físico y, aún más, espiritual, algo que choca con el exacerbado materialismo que parece presidir el debate público en estos momentos de fuerte crisis económica.

Hesse fue un hombre de juventud difícil, rebelde y atormentada, llegando incluso a flirtear con el suicidio. Su evolución como autor no es ajena a ciertas contradicciones, a una continua lucha interior entre el deseo de una absoluta libertad individual y una necesidad de pertenencia a una sociedad equilibrada y justa. Todo ello se refleja en una búsqueda personal que le llevó a viajar a la India y otros países orientales, lugares de donde extrajo aprendizajes relacionados con el budismo que tendrían una fuerte influencia en novelas como “Siddhartha” o “Demian”.

Sin embargo, es en “El lobo estepario” donde parece cristalizar definitivamente toda la esencia de su obra. Novela algo densa (su primera lectura no suele resultar fácil), está estructurada en cuatro partes que, mediante distintas voces, nos ofrecen una mirada caleidoscópica de la compleja psicología de su protagonista, Harry Haller, cuya naturaleza se desdobla desde la propia del “lobo estepario” a la que se refiere el título del libro (es decir, una agresiva individualidad, una tendencia al aislamiento social, un hedonismo compulso, y aún, una visión desesperada e incluso nihilista de la vida), a otra más espiritual, redimida en parte gracias al amor y en la que el placer y la alegría de vivir marcan la pauta como forma de salvación del individuo en una sociedad alienante, incapaz de erradicar la injusticia o la violencia como formas de solucionar sus conflictos.

Herman Hesse, poco proclive a la exposición pública pese a su fama, vivió en su residencia de Montagnola, en Suiza, desde 1919 hasta 1962, año en que murió (se dice que en paz interior) a la edad de 85 años, mientras dormía. Medio siglo después, creemos que su obra mantiene su vitalidad y transcendencia intactas. Desde “Cultura y algo más” recomendamos encarecidamente la lectura o relectura de sus libros.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic