Archivo mensual: marzo 2013

Lou Reed: 40 aniversario de “Berlín”.

En este 2013 se cumplen cuarenta años de la edición de “Berlín”, tercer álbum en la discografía de Lou Reed tras su paso por The Velvet Underground y sus dos primeros discos en solitario.  Un largo periodo de tiempo que no ha hecho otra cosa que redimensionar justamente una obra que, en cierta forma, parece más vigente ahora que cuando fue publicada por primera vez. No en vano, en las últimas semanas hemos visto aparecer toda clase de artículos y escritos que rendían homenaje al álbum, tanto en la prensa digital e impresa convencional, como en medios especializados en música o arte-cultura en general. Incluso se ha llegado a editar un libro, estupendo, que, con el título de “Berlín capital Alaska”, revisita la obra de Reed en forma de narraciones creadas por músicos, escritores y periodistas especializados en música (entre ellos figuran Ignacio Julià, Alfred Crespo, Sabino Méndez, Cristina Fallarás o el instigador del proyecto, Carlos Zanón).

Lou-Reed-Berlin-164501

Considerado por muchos críticos uno de los mejores álbumes de la historia de la música popular en general o del rock en particular ,“Berlín” fue un giro inesperado de Reed tras el éxito del que posiblemente sigue siendo su disco más famoso, el también imprescindible “Transformer”. Si este último era un álbum repleto de posibles singles, con un pie en la estética cabaretera y el glam-rock en boga por esa época, y otro en la lógica profundización de los arquetipos musicales velvetianos más asequibles, “Berlín” es una obra compacta, de sólida construcción musical y conceptual, pero mucho más incómoda de digerir para el oyente medio. No hay canciones que destaquen por encima de otras, de la misma manera que en una gran novela no existen capítulos mejores que otros. La inspiración de Reed como autor, la excelente producción de Bob Ezrin (resulta increíble lo bien que suena el álbum 40 años después de su creación), la participación de tantos brillantes músicos en él (Jack Bruce, Steve Hunter, Tony Levin, Steve Winwood…), todo contribuye a la magia de un disco que sumerge a quien lo escucha en un auténtico vaivén de emociones.

p00bt6yj

El álbum nos cuenta la historia de un amor tormentoso, condenado inevitablemente al naufragio, erigiéndose la ciudad de Berlin (recordemos, en aquella época separada por un muro aún lejos de poder ser derribado) como metáfora en las vicisitudes de Jim y Caroline, mujer ésta divorciada y con dos hijos que terminará suicidándose. En la relación que se establece entre estos dos personajes juega un papel importante el sexo o el consumo de drogas, temáticas ambas tan presentes en la creación de Lou Reed, con las que el autor se implica totalmente poniendo toda la carne en el asador. El resultado es un trabajo que no desdeña el rock n´roll en su sentido más puro, con buenos riffs y solos de guitarra, pero que en su mayor parte tiene un sonido que podríamos considerar a medio camino entre un conseguido intimismo y lo moderadamente épico. Todo ello adornado con una sección de vientos, coros, arreglos de cuerda en no pocos momentos… Ni que decir tiene que la capacidad poética en los textos de Reed se muestra aquí en todo su esplendor.

Para terminar, os invitamos a descubrir o redescubrir este maravilloso álbum de una manera diferente viendo el siguiente video de un concierto celebrado en Nueva York hace cinco años en que Lou Reed realizaba una revisión de su obra magna tocando el disco entero pieza por pieza. En el evento, que fue rodado por Julian Schnabel,  participaron músicos habituales en las giras del autor, además de un coro de niñas y de Sharon Jones y Antony Hegarty, quienes aportaron también sus fantásticas voces. Esperamos que lo disfrutéis.

Ricard.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Música

Hacia una necesaria nueva ley de mecenazgo.

mecenas2En un momento tan aciago para el mundo de la cultura como el actual, con las posibilidades de financiación que podríamos considerar tradicionales cada vez más obturadas, se hace urgente una nueva ley de mecenazgo que haga, en la misma línea que otros países de nuestro entorno, que la donación en bien de una propuesta cultural, resulte más fácil y atractiva.

Ciertamente, la financiación privada se presenta como una alternativa cada vez más necesaria a la hora de paliar la drástica caída en subvenciones públicas  (hasta un 42% desde el 2011), y el inevitable encarecimiento en la producción cultural debido, entre otras cosas, a la más que mencionada en este espacio subida del 21% en el IVA. Sorprende por ello (o quizá no tanto, viendo la deriva política general en nuestro país) la tardanza en elaborar una legislación que de buena cuenta de las aspiraciones del sector cultural a este respecto, si bien parece que a finales del presente año, esta normativa podría ser definitivamente aprobada.

De facto, algunas instituciones culturales, como podría ser el Liceu de Barcelona, ya apuntan en la dirección de usar el mecenazgo como una forma de financiación prioritaria. Recientemente supimos que se había creado la “Liceu Opera House US Fundation”, con sede en Nueva York, y que tiene el objetivo de conseguir mecenas que ayuden a sufragar los espectáculos operísticos habituales de este emblemático teatro. Sin embargo, no deja de ser sintomático el hecho que se hayan abierto las oficinas de esta fundación en el extranjero.

Como ya hemos apuntado, el volumen del mecenazgo en el estado español es muy bajo en relación a otros países cercanos. El actual marco legislativo, completamente trasnochado, no ayuda a cambiar esta realidad. Es necesario que la nueva ley mejore los beneficios fiscales para los mecenas, pero parece ser que las deducciones, finalmente, no alcanzarán el 70% (en la actualidad no suponen más del 25% o 35% según los casos) tal y como se había anunciado en un principio. De hecho, en el anteproyecto de ley del cual tenemos constancia, no se menciona ninguna mejora en este sentido respecto a la normativa actual.

Con todo, no cabe pensar en la figura del mecenas como alguien que solamente está interesado en pagar menos impuestos. La realidad es que, en la mayoría de los casos, el mecenas actúa porque está realmente implicado en el proyecto que quiere impulsar. Existe un enlace sentimental con aquello que se quiere promover. En este sentido, el papel del gestor cultural deriva, cada vez más, en crear concordancias entre personas/entidades que puedan asumir ese papel de mecenazgo, y las instituciones,  empresas culturales y los propios artistas/creadores. Nuevamente, acude a nuestra mente el ejemplo del Liceu y su recientemente abierta fundación en Nueva York.

14983_mecenazgo

El mecenazgo debe sumarse a las otras formas de financiación privada, algunas habituales desde hace tiempo como los patrocinios, otras más recientes como el crowdfunding, en la necesaria renovación de la producción cultural, distinguiéndose lo primero respecto a lo otro mencionado en una mayor implicación de los donantes (empresas, entidades o particulares) quienes llegan al punto de adquirir espacios o medios propios desde los que impulsar actuaciones culturales. Ello supone, no solo una mejora en la imagen del mecenas, sino la posibilidad de un nuevo impulso económico, quizá una ampliación de capacidad de negocio, idea ésta que, sin ser prioritaria, no resulta nada desdeñable.

En definitiva, esperamos que la poca agudeza con la que están actuando las autoridades públicas en relación a la nueva ley de mecenazgo pueda no ser obstáculo para que en breve ésta cristalice de forma satisfactoria en una normativa eficaz y transparente. Lo contrario supondría un vaivén (otro más y puede que definitivo) en el maltrecho estado de la cultura en nuestro país.

Ricard.

7 comentarios

Archivado bajo General

Roberto Bolaño: Indagando en la creatividad literaria.

roberto_bolano 2Desde el pasado martes día 5, hasta el 30 de junio, se puede visitar en el CCCB (Centre de Cultura Contemporanea de Barcelona) la exposición dedicada al escritor Roberto Bolaño, “Archivo Bolaño: 1977-2003”.

Roberto Bolaño (Santiago de Chile 1953-Barcelona 2003) está considerado uno de los escritores más relevantes en lengua castellana y, aún, de las letras universales, en las últimas décadas.  Su amplia obra publicada, entre la cual encontramos una decena de novelas, diversos libros de cuentos, poemarios, ensayos, artículos, entrevistas y discursos, viene a ser complementada por un vasto archivo de manuscritos y trabajos de toda índole, hasta ahora inéditos. Dicho archivo es sobre el que se sustenta la mayor parte de la exposición a que nos referimos aquí.

El proyecto ha sido concebido como homenaje al autor ahora que se cumplen 10 años de su muerte, teniendo en cuenta además que vivió durante mucho tiempo en Catalunya (concretamente en Barcelona, Girona y Blanes) y que fue en tierras catalanas donde, tras mucho esfuerzo y trabajo en un casi total anonimato, consiguió dar a conocer su obra, por desgracia, pocos años antes de su fallecimiento.

Si la literatura de Bolaño es un complejo puzle del que hay que saber extraer las piezas para configurar la unidad de una obra singular como pocas, la exposición nos otorga nuevas pistas con las que el visitante podrá, como si de un detective se tratara, precisar mejor la imagen que hasta el momento haya podido tener del escritor, su imaginario, ideas y obsesiones. Partida en tres partes, “Archivo Bolaño” traza un itinerario que sitúa al autor en sus años en Barcelona donde vivió en la muy céntrica calle Tallers entre 1977 y 1980, en Girona donde estuvo entre 1981 y 1985, y finalmente en la ciudad costera de Blanes donde residió de 1985 a 2003.

La exposición la forman cuadernos, carpetas, toda clase de manuscritos, así como dibujos esbozados, objetos, fotografías, proyecciones… Encontramos en distintas vitrinas una selección de las 15000 páginas originales inéditas que dejó el escritor, entre las cuales se encuentran 4 novelas, cuentos, poemas, ensayos y cartas. Un material que, según la viuda del escritor, Carolina López, quien ha hecho posible la exposición gracias a su tesón y esforzada labor para recopilar y clasificar todo el material adecuadamente, no va a ser publicado a corto/medio plazo, pues considera que “antes de adoptar cualquier decisión a este respecto los expertos tienen que hacer una lectura reposada de cada texto, y desde luego, mientras la obra de Bolaño se esté traduciendo y llegando a lectores de otras lenguas, no vamos a introducir ningún nuevo título”.

roberto-bolaño 1

Para los lectores de Roberto Bolaño, visitar esta exposición es un regalo que nos acerca un poco más al mundo del autor de “Los detectives salvajes”. Su visión de la existencia, incluyendo el certero análisis de lo más oscuro del ser humano, su sentido del humor, su infinita imaginación, sus múltiples referencias (desde las más intelectuales a otras más cercanas a lo que podríamos llamar cultura pop), su capacidad para recrear ambientes de toda clase (fruto en buena parte de su condición de exiliado/viajante), la original forma en que encaraba su trabajo (estructura de los textos, diálogos)… en definitiva, todo lo que hacía tan especial al escritor, está presente en esta muestra de tal forma que reconfortará a sus seguidores, huérfanos de una de las mentes creativas más brillantes de los últimos lustros.

Y para aquellos que todavía no se hayan decidido a leer algún título de Bolaño, solo podemos deciros que la visita a esta exposición probablemente estimulará la misma infinita curiosidad que tenemos por su obra quienes, en algún momento, nos sentimos fascinados al leer alguno de sus libros.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Exposición “Archivo Bolaño 1977-2003” CCCB

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Literatura y Cómic

“Blue Valentine”: Retrato de un (des)amor.

Blue_Valentine_film“Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también”. Esta frase de Milan Kundera parece ser la máxima sobre la que se sostiene la recientemente estrenada por aquí (con considerable retraso de dos años) “Blue Valentine”, película dirigida por el norteamericano Derek Cianfrance en el que fue su segundo trabajo de ficción, y de quien pronto podremos ver la también muy esperada “The place beyond the pines”, film igualmente protagonizado por el cada vez más solicitado Ryan Gosling.

“Blue Valentine” es una película envuelta en un cierto grado de mitificación, acrecentado en nuestro país por el ya referido retraso en su estreno. Ello es debido en parte a las dificultades que tuvo su director para poder realizarla. De hecho, el guión que creó inicialmente Cianfrance (junto a Joey Curtis y Cami Delavigne) fue reescrito decenas de veces sin que ningún estudio o productora pareciera interesarse por él, hasta que, con la ayuda de los dos actores protagonistas, quienes ejercieron también de coproductores, consiguió sacar el proyecto adelante.

Sorprende la tardanza en el estreno de la película aquí teniendo en cuenta la gran cantidad de títulos mediocres que pueblan la cartelera durante buena parte del año, y más si consideramos el innegable  atractivo de su dúo protagonista (el mencionado Gosling y Michelle Williams) y que el tema que trata, al fin y al cabo, puede interesar a un amplio número de personas. Prueba de ello es que, finalmente, el film está obteniendo un más que aceptable éxito de taquilla pese a que la película se puede ver, desde hace tiempo, en internet.

Sobre la miopía de las distribuidoras cinematográficas, o, de hecho, sobre el poco avispado ojo con que actúan en ocasiones los agentes y promotores culturales en este país, podríamos hablar, largo y tendido, poniendo múltiples ejemplos. Es más que probable que volvamos sobre ello en este blog, pero ahora queremos comentaros esta película que nos ha subyugado por su muy bien trazado argumento que da saltos en el tiempo de forma nada gratuita, mostrándonos el inicio y final de un romance de manera paralela y configurando un retrato, a la par, bello y melancólico, sobre dos personas condenadas  a amarse tanto como a no comprenderse.

blue-valentine-E646VI6-x-large

La estética del film, cercana a eso tan temible que a veces se ha venido a denominar cine “indie”, está al servicio de la historia que se nos quiere contar, siendo la sensible dirección de Derek Cianfrance, atenta al detalle, a una puesta en escena siempre apropiada y a un conseguido lirismo, algo que merece resaltarse. Aunque si la película es grande de verdad es gracias a sus actores protagonistas, cuya deslumbrante naturalidad deja completamente desarmados a los espectadores. Por lo visto, Gosling y Williams se decidieron a convivir juntos en un apartamento durante un mes para, llegado el momento, lograr una mayor credibilidad en sus interpretaciones.

El espectador tenderá quizá a contemplar la película con la idea de que aquello de lo que va a ser testimonio es extrapolable a algo vivido en algún momento de su existencia. Lo que es indudable es que “Blue Valentine” es de esas obras que dejan huella en el público y que, a pesar del desasosiego que pueda sentir éste durante su visionado, su honestidad, poderío y belleza la convierten en un film plenamente recomendable.

Ricard.

Trailer oficial de “Blue Valentine”

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV