Archivo de la etiqueta: novela gráfica

“El azul es un color cálido” y “La vida de Adele”: Cuando el arte genera arte.

maroh-azul-color-calido“La vida de Adele” ha sido sin duda una de las grandes sorpresas cinematográficas del pasado 2013. Se trata de uno de esos raros films donde el consenso entre una amplia mayoría de crítica y público llega a unas cotas máximas. Difícil ponerle “peros” a una película intensa y emocionante como pocas que, alcanzando las tres horas de duración, se hace corta.

Dirigida por el realizador franco-tunecino Abdellatif Kechiche, e interpretada por la ya consagrada Léa Seydoux y por ese gran descubrimiento que es Adèle Exarchopoulos, la película logró la palma de oro en el pasado Festival de Cannes, además de haber conseguido muchos otros premios y reconocimientos.

Ha sido tal el (merecido) éxito conseguido por este film, que quizá se ha perdido un poco de vista la obra en el que está basado. Y es una lástima porque el cómic que inspiró “La vida de Adele” es igualmente brillante. Por eso, aprovechando que hemos tenido la noticia de que se ha reeditado de nuevo, hemos querido hablar de él aquí.

Escrito y dibujado por Julie Maroh (Lens, 1985), el título del cómic, “El azul es un color cálido”, hace referencia al tinte de pelo que lleva el personaje de Emma, interpretado en la gran pantalla por Léa Seydoux, aunque éste sea, en realidad, uno de los pocos puntos en común entre la historia que encontramos en la obra gráfica y su adaptación al cine. Y es que una de las grandes sorpresas con la que nos hemos topado aquellos que nos hemos acercado al cómic después de haber visto la película es que el primero difiere considerablemente del film. Incluso podríamos decir que su final es radicalmente opuesto.

agenda-urbana-ElAzulesunColorCalido-h

Una de las viñetas de “El azul es un color cálido”

Con todo, la esencia del relato que se nos muestra en la película estaba ya en la obra gráfica de Maroh. “El azul es un color cálido” nos cuenta la historia de Clementine (Adele en su traslación cinematográfica), una adolescente proveniente de un entorno rural que se muda con su familia a la ciudad y se integra en un instituto donde no tiene problemas para adaptarse. Un día se cruza por la calle con una chica que lleva el pelo teñido de azul (de ahí, como ya hemos apuntado, se deduce fácilmente el título del comic). Clementine queda prendada desde un principio de esta joven algo mayor que ella, cuya imagen tiene un halo de misterio. Su vida da un vuelco completo a partir de ese instante: su relación con su familia, amigos o compañeros de estudio, se trastorna al descubrir su sexualidad. La pasión se instala en su vida a través del fuerte vínculo que establece con Emma, la chica del pelo azul, auténtico leit motiv del comic. Pese a esa conexión, las dos jóvenes se encontrarán con múltiples dificultades que lastrarán la posibilidad de dar rienda suelta a sus sentimientos. Como ya hemos mencionado, la historia que se nos explica en la novela gráfica es bastante distinta a la del film, especialmente su final. No daremos aquí detalles de ello para evitar el spoiler, aunque la conclusión del cómic es conocida desde la primera página por el lector y se desarrolla todo a partir de una estructura de largo flashback. De todas formas, los puntos cardinales en que se sustenta la narración sí son parecidos.

4ED

Otro de los dibujos de “El azul es un color cálido”

Julie Maroh cuenta su historia utilizando un trazo delicado y, al mismo tiempo, muy expresivo. En buena parte del comic no hay apenas apoyo textual y el color se aplica solo en algunos momentos, de manera que los tonos grisáceos dominan la mayor parte de la estética de la novela gráfica salvo por el azul del pelo de Emma o por algunos objetos puntuales. Sin duda, los contrastes que se generan de esta manera son uno de los grandes hallazgos del cómic que resulta, desde un primer instante, muy reconocible para el lector. Además, la autora utiliza el color, o la ausencia de éste, con una lograda intención poética.

“El azul es un color cálido” muestra de forma casi naturalista lo que acontece en la vida de la protagonista. Así, somos testigos de las vicisitudes del personaje de Clementine sin que sobresalga demasiado un aspecto de otro, aunque la clave de la historia esté en su relación con Emma. De la misma forma que ha ocurrido con “La vida de Adele”, se ha puesto mucho el acento en las explícitas imágenes sexuales del cómic, pero Maroh sortea la morbosidad fácil y consigue elevar esas viñetas a un plano emocional, algo que, casi milagrosamente, Kechiche también logra en su film donde no hay apenas diferencia (insistimos, en el plano emocional) entre ver a la protagonista comiendo con fruición unos spaghetti, discutiendo acaloradamente con unas compañeras de clase, bailando con unos amigos en una fiesta de cumpleaños, o practicando sexo pasionalmente con Emma.

adele

Fotograma de “La vida de Adele”, adaptación cinematográfica de “El azul es un color cálido”

Quizá la mayor distinción de fondo que existe entre el cómic y la película es que el primero subraya algo más el asunto del respeto a la diferencia como uno de los temas clave que pone en cuestión la historia, mientras que en el film se pasa por encima de ello de forma más superficial, probablemente porque las intenciones creativas de su director son otras. La película en cambio, desarrolla con mayor profundidad la dinámica de relación entre Adele y Emma, algo que, tratándose de una pareja homosexual, no estamos muy acostumbrados a ver reflejado ni en el cine ni en otras disciplinas artísticas.

En definitiva, “El azul es un color cálido” es un sensible canto al amor y la tolerancia de una gran belleza formal, y que, como simiente de esa fabulosa película que es también “La vida de Adele”, se nos muestra como un excelente ejemplo de cómo al gran arte es capaz, en ocasiones, de generar gran arte.

Ricard.

Os dejamos con un video-montaje donde vemos al completo “El azul es un color cálido”:

Y el tráiler de “La vida de Adele”:

Tráiler de “La vida de Adele”

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Cine y TV, Literatura y Cómic

“Tiempo de héroes”: Literatura 2.0.

1Hoy queremos hablaros de una iniciativa que ya lleva algún tiempo funcionando y que nos ha parecido, al conocerla, muy interesante. Se trata de “Tiempo de héroes”, un proyecto artístico multidisciplinar y de carácter abiertamente popular, que aúna literatura, ilustración y música.

La idea de “Tiempo de héroes” surgió precisamente de un blog. En éste, Daniel Estorach escribió por entregas una historia que llevaba el título de “Hoy me ha pasado algo muy bestia”. Dicha historia fue desarrollándose poco a poco y terminó publicándose en formato de novela gráfica gracias al apoyo de los múltiples lectores que fue ganando con el tiempo debido al consabido sistema del boca-oreja, aplicado en este caso al mundo digital.

Las buenas sensaciones que dejó esta experiencia on-line, llevó a Daniel, con la ayuda en la coordinación de los también escritores Juan González Mesa, Yolanda Díaz de Tuesta y Rafael Nebrera Ruiz, a idear un nuevo proyecto partiendo del mundo concebido en “Hoy me ha pasado algo muy bestia”, en el que un grupo de autores, periodistas, dibujantes, diseñadores e incluso músicos, crearían una especie de novela-río en la que los lectores podrían tener un papel activo. Los hilos narrativos de esta obra tienen un guionista principal y varios autores que la van siguiendo a través de sus propios personajes, de tal modo que se pueda leer cada una de ellas de forma independiente o todo el conjunto empezando por el primero de los capítulos publicados y terminando en el último.

El resultado deviene en una muy particular cosmología, y en una experiencia que sorprende por su variopinta manera de abordar la creación literaria y por el hecho que el lector tenga diferentes posibilidades de lectura, como si de una suerte de “Rayuela” adaptada a los tiempos de internet se tratara. Además, en la web podemos complementar dicha lectura escuchando música que se ha compuesto expresamente para el fragmento en el que nos encontremos, o disfrutar con la contemplación de las ilustraciones que lo acompañan.2

El proyecto, que empezó a finales del 2011, se ha ido ampliando con distintas subtramas desde marzo de 2012, por lo que se puede decir que ya lleva un año largo funcionando cada vez con mayor éxito, llegando a mencionarse en múltiples webs, blogs, y medios de comunicación generalistas. Hoy se puede gozar de la lectura del primer acto de la saga al completo, y cada semana se va actualizando la obra al menos en una ocasión. Está previsto que una vez completados todos los arcos argumentales pendientes de esta historia, se publique en papel como ya ocurriera con la seminal “Tiempo de héroes”. Por si fuera poco, la web donde se desarrolla este proyecto incluye otros contenidos interesantes al margen de esa historia principal, tales como relatos cortos totalmente independientes, o tiras cómicas.

En definitiva, esta experiencia transmite al lector la pasión por la fabulación que sienten sus autores, con el añadido especial de canalizar esa creatividad en unos formatos y de una manera que se pueden considerar innovadores. Os recomendamos que cliquéis en el siguiente enlace web y conozcáis más a fondo “Tiempo de héroes”. Merece mucho la pena.

“Tiempo de Héroes”

3

No queremos despedirnos sin mencionar a todos los que hacen posible “Tiempo de héroes”: a parte de los ya nombrados Daniel Estorach, Juan González Mesa y Yolanda Díaz de Tuesta, los también escritores Antonio G. Mesa, Jordi Armengol Carner, Rosa G. Panera, Manuel Moledo y So Blonde, los ilustradores Litos Fera, Fany Carmona, Olga Masià, Daniel Eduardo Mendoza, Jose Barrero, Santiago Ramos y Estela Gaona,  y el músico Antonio Trigo. Nuestro agradecimiento en especial a Rafael Nebrera Ruiz por su colaboración.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

Alan Moore y las múltiples dimensiones del cómic.

Alan Moore, nacido en 1953 en Northampton, Inglaterra, de imagen icónica, venerado guionista de historietas, autor de culto donde los haya, misántropo y con tendencias anarquistas presentes en parte de su obra, es uno de los máximos responsables de la “dignificación” de ese medio, tantas veces denostado, considerado por algunos como de segunda o tercera categoría respecto a otras artes, que es el comic.

Famoso por títulos como “Watchmen”, “V for Vendetta”, “From Hell”, o “The league of extraordinary gentlemen”,  ECC-ediciones publica ahora en un lujoso tomo, buena parte de su obra realizada para la editorial DC (a la que pertenecen personajes tan populares como Superman o Batman), incluyendo historietas vistas en comics y revistas como “Detective Comics”, “DC comics presents”, “Swamp Thing”, “Superman” o “Green Lantern”, añadiéndose además la famosa “Batman: The Killing Joke” editada en otras ocasiones en formato de novela gráfica.

El tono sombrío de buena parte de los guiones de Moore, que humaniza e incluso llega a ridiculizar los justicieros enmascarados (véase la historia “Vigilante: el día del padre”, donde el supuesto héroe persigue infructuosamente a un psicópata asesino), la estructura de sus argumentos empezando en algunas ocasiones desde el final de la historia para volver, de forma fragmentada, hacia atrás (como ocurre en la historieta “La línea de la jungla”), el tempo narrativo, el trabajado perfil de sus personajes, las resonancias sociopolíticas, filosóficas y religiosas que dejan muchos de sus trabajos, la calidad literaria de sus textos (tanto de apoyo, como diálogos), son elementos reconocibles del autor que ya aparecen en los comics recopilados en este volumen.

Todo ello cristaliza en la mencionada “Batman; The Killing Joke” con la que se cierra el tomo; historia que explica el origen del Joker, alter ego por antonomasia del hombre murciélago, al que Moore consigue dotar aquí de una personalidad dual a la vez terrorífica y patética, casi digna de la compasión del lector, creando un comic que se convirtió rápidamente, junto al “Batman: the dark knight” de Frank Miller, en una punto de referencia tanto para el personaje protagonista (la impronta de estas dos obras llega a verse en las recientes traslaciones cinematográficas de Batman realizadas por el director Christopher Nolan), como para guionistas y dibujantes de toda índole, origen y condición.

No es una mera cuestión acomodaticia que en “Cultura y algo más” hayamos decidido categorizar de manera conjunta “Literatura” y “Comic”. Queremos reivindicar con ello la grandeza de un arte que, como mencionábamos al principio, ha sido ninguneado en demasiadas ocasiones. Nada mejor que revisar la, muchas veces, asombrosa obra de Alan Moore, para percatarse de las múltiples dimensiones que puede tener este medio cuando está en manos de un autor que, como es el caso, es digno de figurar entre los más destacados escritores de la actualidad.

Ricard.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic