Archivo de la etiqueta: autobiografía

“Días felices en el infierno” de György Faludy: Luz en medio de la tragedia.

cub_faludy

Extraer luz del pozo más oscuro. Quizá éste sea el mayor logro al que pueda aspirar una obra artística sea en la disciplina que sea. Y esa es la hazaña que György Faludy (Budapest 1910-2006), consiguió en un libro que me ha sorprendido gratamente. Autor (lo reconozco) desconocido hasta ahora para mí, el azar ha hecho que cayera en mis manos un ejemplar de su novela “Días felices en el infierno”, publicada a finales del pasado año con gran acierto por la editorial de Logroño Pepitas de Calabaza.

La novela es en realidad una suerte de autobiografía que nos cuenta la huída, en tiempos de la ascensión del nazismo, del autor desde su Hungría natal a un casi paradisíaco Marruecos, el exilio posterior a los Estados Unidos, y el regreso final a su propio país donde fue internado en un campo de concentración por el régimen estalinista impuesto tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Faludy creó un relato donde conviven con prodigioso equilibrio diferentes géneros (histórico, aventurero, erótico, ensayístico), condimentando el conjunto con una fina ironía y reflexiones que acaban calando hondo en el lector.

György Faludy

A lo largo de la novela somos testigos de la desolación que trajo consigo la gran contienda iniciada por los regímenes totalitarios que infectaron Europa en las primeras décadas del Siglo XX, así como las devastadoras consecuencias de todo ello. Pero lejos de caer en la visión sombría sobre la condición humana que se podría extraer de todo lo vivido y observado en esa época por el autor/protagonista, la tesis que sustenta la novela es la de que, por encima del horror, la capacidad del hombre para elevar su espíritu más allá de la pura supervivencia, puede prevalecer . En este sentido, el libro tiene algún punto en común con esa indiscutible obra maestra del cine que es “La vida es bella” de Roberto Benigni, pero con una capacidad transgresora acaso mayor, si nos atenemos al hecho que la historia que se nos narra fue realmente vivida por su autor.

En suma, un libro que os recomendamos vivamente desde nuestro espacio.

Ricard.

Para más información clica abajo:

Web de la Editorial Pepitas de Calabaza/Información sobre  György Faludy

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

“American Sniper”: Las raices emocionales del conservadurismo.

American Sniper poster

La película “American Sniper” (traducida por “El francotirador” aunque el adjetivo American, a semejanza de la gran “American Psycho“, no sea en absoluto irrelevante), dirigida por Clint Eastwood y escrita por Jason Dean Hall, se basa en la autobiografía de Chris Kyle, un francotirador estadounidense que, tras servir en Irak, fue asesinado por un veterano paranoico (el juicio por los hechos ha tenido lugar hace poco). La película está protagonizada por Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Kyle Gallner, Sam Jaeger, Jake McDorman, Kevin Lacz, Cory Hardrict y Navid Negahvan.

Ya hemos leído muchas críticas que tratan esa película con el típico distanciamiento intelectualoide del que se cree demasiado refinado para según qué plato, y por supuesto no vamos a ir por ese camino; ciertamente quien busque argumentos profundos, críticas políticas, giros insospechados o refinamientos intelectuales, mejor que no vaya a ver la película, recomendable en cambio para quien quiera comprender algunas de las claves del pensamiento conservador estadounidense.

ZSniper

A partir de una reflexión del protagonista, para quien el mundo se divide en lobos, pastores y ovejas, -concepción del mundo como eterna lucha entre buenos y malos tan propia del conservadurismo-, la película subraya el papel central que los valores militares y el ejército juegan en los Estados Unidos, y más concretamente en Texas (en la película, en los barracones de las fuerzas especiales desplegadas en Irak no veíamos banderas estadounidenses, sino banderas del Estado de la estrella solitaria).

El militarismo de los Estados Unidos ha sido tan vilipendiado y caricaturizado que hasta hemos olvidado la esencia del mismo. Con todos sus defectos y virtudes, Estados Unidos es uno de los países que más se analizan a sí mismos, autocrítica que está en cambio alejada de otros modelos que muchos “progres” se dedican a encomiar. Miles de películas, movimientos políticos y sociales, investigaciones, filtraciones, han sacado a la luz sus miserias, que en otros países permanecen escondidas bajo tupidos velos. Si Estados Unidos defiende –nos dice el pensamiento canónico dominante- a sus multinacionales, otros defienden medievales concepciones religiosas o dictaduras corruptas. A partir de ahí, incluso admitiendo que los soldados americanos fueron a Irak a luchar por el petróleo, nos siguen pareciendo mejores que sus enemigos que en vez de pasar los fines de semana en la bolera del centro comercial se los pasan destruyendo monumentos.

AMERICAN SNIPER
Los occidentales, nos pese o no, tenemos interiorizados unos valores que tienen mucho que ver con los de los norteamericanos, es decir, con democracias liberales: en España concretamente cada vez hay más conciencia de reivindicaciones sociales frente al poder político, de la libertad de expresión, de prensa… y acerca de las denostadas multinacionales, lo cierto es que si la gente no compra más en ellas es por la crisis, no por falta de ganas…

Con esas coordenadas, el protagonista, que por supuesto jamás escribirá un libro de filosofía pero que pretende ayudar a través de la acción y no de la contemplación, va a la guerra imbuido de un sentido del deber que le hace presentarse voluntario hasta en tres ocasiones, y de un sentimiento de protección de sus camaradas, a los que juzga menos preparados. La película se centra en la tensión emocional de quien debe dedicarse a proteger a soldados con la obligación de abatir a cualquiera que los amenace, ya sea hombre, mujer o niño. Víctima del estrés postraumático, cuando regresa temporalmente a casa tras cada misión, no logra adaptarse a la vida civil y familiar.

N07A6801.dng

Pese a sus detractores, la grandeza de la película reside en que los militares no son presentados como superhéroes sino como personas a las que, por más duros que intenten ser, el contacto diario con la muerte y la crueldad les acaba destruyendo, como precisamente le pasó al protagonista, cuya vida fue prematuramente sesgada por otro veterano enloquecido por el horror de la guerra. Gran interpretación de Bradley Cooper, que subraya la incapacidad del protagonista de alejarse emocionalmente del horror que estaba viviendo.

En definitiva, “American Sniper” es una película que nos presenta con marcado realismo una perspectiva, la de los soldados de élite, que es olvidada por incómoda y políticamente incorrecta, pero que forma parte de la realidad.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Web oficial de la película “American Sniper”

4 comentarios

Archivado bajo Cine y TV