“La màquina de parlar”: Parodia de la explotación.

LA-MÀQUINA-DE-PARLAR_horizontal

Hemos asistido en El Maldà a este espectáculo de Victòria Szpunberg ambientado en un futuro cercano, con resonancias de Philip K. Dick (imposible pasar por alto las referencias a las muñecas sexuales o los muñecos de compañía), George Orwell, Aldous Huxley o el más cercano Manuel de Pedrolo, en el que el protagonista, un petulante Marc Rosich, da vida a un solitario infeliz y tiránico, un tal Bruno, cuya única compañía es un grotesco monigote confinado en una especie de trona (estupenda Sandra Monclús) que habla y habla sin respiro obedeciendo supuestamente a un ridículo mando a distancia….  como dueño y señor de esa indefensa y a la vez digna maniquí,  el repulsivo protagonista la emprende con la pobre habladora, la maltrata sin cortapisas como un marido abusivo. Cuando irrumpe en escena otro monigote, esta vez no un maniquí sino un extraño híbrido a medio camino entre un perro androide y una muñeca sexual (excelente Jordi Andújar), la carga de la obra se hace más evidente. El usar y tirar a los demás, el utilizar a las personas como vehículo y descarga de las propias frustraciones, pueden llegar en este futuro que se nos evoca, a la fabricación de robots androides para nuestro solaz y entretenimiento. Y sin embargo, como los clásicos del género que hemos  comentado, finalmente las supuestas máquinas tienen unos sentimientos de los que carece el egoísta y pedante dueño.

maquina 3

Pero no estamos ante un espectáculo de ciencia ficción, sino más bien un estudio psicológico: la obra retrata de modo impecable la dinámica del abuso: por un lado, el soltero irritable, que no siente ilusión por nada, que no le coge el teléfono ni a su madre y que parece no esperar nada de su vida excepto por sus gustos perversos y que descarga toda su amargura en lo que tiene más a mano. La máquina parlante, por su parte, parece estar aquejada de un síndrome de Estocolmo, mientras que el perro androide muñeco sexual desea en apariencia redimirse de pasadas culpas a base de hacer justicia.

Además, parece que las leyes del mercado y oscuras compañías sacan partido de esa soledad y desesperanza, ofreciendo, en el colmo de la alienación, esos extraños muñecos como los que protagonizan la obra. Muñecos de usar y tirar y que no debían oponer la mínima resistencia a sus abusadores.

IMATGE_PRINCIPALTEATRE-BARCELONA-LA-MAQUINA-PARLAR-0

PROS DE LA OBRA: La reflexión sobre el abuso y la explotación , con mirada incisiva que presenciamos. Las brillantes interpretaciones de los tres actores.

CONTRAS DE LA OBRA: Es una obra minimalista, sin escenario prácticamente  y de argumento austero.  La función del perro que da placer queda un poco difuminada.

El 6 de octubre entrevistamos a la creadora y directora de la obra, Victoria Szpunberg, en nuestro programa de radio asociado al blog, Ona Cultural (radio Ona de Sants). Aquí tenéis un enlace al podcast de la entrevista:

Podcast del programa Ona Cultural – Entrevista a Victoria Szpunberg

La obra estará en El Maldá hasta el 18 de octubre.

Ignasi y Laura.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s