“Josefina la gallina, puso un huevo en la cocina”: Dar la vuelta al abuso.

Cartell_JOSEFINA_A3

De la mano de la compañía mexicana Vaca 35 nos llega este entrañable monólogo que hemos presenciado en la Sala Atrium, protagonizado por José Rafael Flores, con dirección de Diana Magallón y con el acompañamiento del acordeón nostálgico de un magnífico Alberto Rosas.

La interpetación de Flores nos ha parecido tan sentida y entrañable, tan intensa y delicada,  que no dudamos que es cierta la historia que nos cuenta el monólogo.  A partir de una burla homófoba que sufrió el protagonista en los años de escuela,  se construye una historia tierna, cercana, donde la metáfora de la gallina subraya la fragilidad de quien se ve zarandeado por los sucesivos agresores que se encuentra en la vida, como las mujeres de Ciudad Juarez.

josefina 2

La obra  es un homenaje al propio México, esa tierra de frontera entre dos mundos donde Estados Unidos exporta armas para el narco e importa migrantes en un auténtico circulo infernal de consecuencias catastróficas. Y en medio de tanta violencia, emerge una sensibilidad especial, como la de la representación, el contrapunto humano,  tierno y cuidadoso a lo macabro,  abusivo e hiriente.  Tan sensible es el protagonista que habla con cariño de los huevos que ha puesto, que conserva y nombra, como si fueran nietecitos de una abuela que se desvive por ellos.

josefina 1

Y en ese trasfondo torturado de Ciudad Juarez surge sin embargo una historia de amor, que se nos hace evidente con un guiño en el escenario apenas disimulado de éste Flores a aquellas rosas.    Pocas obras nos muestran con tanta plasticidad la dicotomía entre lo humano, el histrionismo amable de un fortachón haciendo la gallina en el escenario y que cuida de sus huevecillos, y el dolor profundo del que la violencia contra gays y mujeres no es sino el reflejo. El protagonista despliega una frenética actividad en el escenario, cacarea, canta a dúo con el músico, se desnuda en parte, se pinta, se embadurna, acaba cansado pero feliz de haberse dado al público, de haberle hecho partícipe , por un rato, de su parte más íntima.

La obra se representa en la Sala Atrium hasta el 1 de julio.

images(63)
PROS DE LA OBRA: Muy recomendable para los amantes de los monólogos y de la temática gay.

CONTRAS DE LA OBRA: No apta para quien huya de lo tierno e intimista así como de lo histriónico.

Ignasi y Laura.

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s