A Perfect Circle: Sugerente e irregular retorno.

Catorce años han transcurrido desde que A Perfect Circle publicaran su último trabajo, aquel curioso “Emotive” que contenía versiones de otros artistas con el lazo en común de tratarse de temas con contenido de denuncia política en sus letras. Desde entonces, silencio absoluto. Aunque eso no es algo que debería extrañar sobremanera a los seguidores de alguien como Maynard James Keenan, co-lider de la banda junto al guitarrista y compositor Billy Howerdel. Y es que la trayectoria de Keenan tanto con APC, como con su banda principal Tool, es harto irregular en cuanto a lanzamientos, dilatándose el tiempo entre estos muchísimo.

Sea como sea, “Eat the elephant”, que es como se llama el nuevo trabajo de la banda publicado hace unas semanas, complementa la corta discografía del grupo que consta del ya mencionado “Emotive”, un primer album (“Mer de noms”, 2000) realmente soberbio, y otro (“Thirteen Step”, 2003) más desigual aunque muy interesante.

Podríamos definir la música de A Perfect Circle como una versión más accesible, menos oscura, de Tool (Keenan los ha descrito alguna vez como la formación donde puede dar rienda suelta a la versión femenina de sí mismo, mientras que en Tool sería la masculina la que predominaría); es decir, que la música se mueve entre distintas influencias que van del Metal al Rock alternativo, pero con preeminencia de la melodía. Este “Eat the elephant” (de, por cierto, espantosa portada), apuesta aún más por ella que su predecesores, y por crear atmósferas que se desarrollan con parámetros parecidos a los que definen un estilo como el Rock progresivo.

Así tenemos canciones como la inicial “Eat the elephant”, o la que le sigue, el single “Disillusioned”, donde los teclados adquieren mayor importancia que las  guitarras en relación a trabajos anteriores, y se hace palpable una intención por parte de la banda de sumergir al oyente en un viaje sonoro de intensidad creciente que cristaliza en temas más potentes como el también single “The Doomed”, o “Talk Talk”. Se configura con ello una primera parte del disco realmente brillante.

El problema lo encontramos en lo que podemos llamar la cara B del álbum donde hallamos temas como “Hourglass” que más bien oscila entre el Nu-Metal y una especie de Pop de laboratorio mal cocinado, interludios instrumentales vacíos como “DLB”, o canciones que no llegan a ninguna parte en su experimentación como la final y muy aburrida “Get the lead out”.

El conjunto, pues, acaba convirtiendo este “Eat the Elephant” en un álbum tan sugerente (sobre todo, como ya hemos dicho, en su primera parte), como irregular por momentos, aunque podemos decir que el balance general del disco es bastante positivo.

Hemos querido comentar este álbum de A Perfect Circle porque la banda es una de las que encabeza el cartel del festival “Be Prog My Friend” que se celebra en Barcelona (Poble Espanyol) los días 29 y 30 de junio (estamos seguros de que su concierto superará el listón de su último trabajo), complementándose el evento con artistas del nivel de Steve Hackett (ex miembro de Genesis que suele basar sus conciertos en buena parte en el repertorio de la mítica banda en la que militaron Peter Gabriel o Phil Collins), los excelentes Baroness (uno de los grandes grupos de Rock de la actualidad), los muy inquietantes y creativos Oranssi Pazuzu, o esa especie de superbanda del Rock progresivo que atiende al nombre de Sons of Apollo. Una alineación de nombres, en suma, que configuran una muy atractiva invitación para pasar un gran fin de semana musical en Barcelona.

Ricard.

Web del festival Be Prog My Friend

Os dejamos con un par de vídeos del último disco de “A Perfect Circle”:

En el momento en que publicamos esta entrada nos enteramos de que Maynard James Keenan ha sido acusado de violación, algo que ha caído como un auténtico jarro de agua fría sobre todos los seguidores del artista. Al parecer, los hechos habrían acontecido hace ahora unos 18 años, durante una gira compartida junto a Nine Inch Nails, y habrían ocurrido en el autobús de gira de la formación, donde Keenan podría haber forzado a una joven fan casi 20 años menor que él. Desde nuestra absoluta solidaridad con las víctimas de violación (afortunadamente, cada vez son más las que se animan a denunciar este terrible delito cuando lo han sufrido, lo cual ha activado una cada vez mayor concienciación sobre la violencia de género en nuestra sociedad), nos atenemos a la legítima presunción de inocencia que merece cualquier persona, y al hecho que esta entrada está también dedicada a promocionar un festival donde tocan otros músicos y bandas que nada tienen que ver con este asunto, para mantener este post tal y como estaba previsto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s