“Ivànov”: Un alma torturada.

ivanov 1

Hemos disfrutado mucho en el Teatre Lliure de Montjuich con esta versión del clásico de Chéjov, dirigida por Àlex Rigola con dramaturgia de Ferran Dordal. El director nos presenta la obra, con diseño del espacio escénico de Max Glaenzel, dando a la misma una presentación chocante, con los actores y actrices vestidos informalmente y con el suelo lleno de confetti y gatos de la suerte, como si toda la obra no fuera más que un delirio de mañana de resaca. La original máscara diseñada por Silvia Delagneau y la idea de que algunos actores (como el virtuoso Nao Albet, que también ha diseñado el espacio sonoro) interpreten música (Queen, Pixies, Talking Heads) en el escenario, subvierten la original concepción de Chéjov y nos trasladan el drama moral a un código estético actual.  La impresionante máscara sin duda contribuye a subrayar la dicotomía entre la persona y su personaje, que es diseccionado sin compasión.

ivanov 2

Tal vez, con esa presentación tan casual el director haya pretendido centrar al público en el texto, en el dilema moral y existencial que se le presenta a Ivànov, magistralmente interpretado por Joan Carreras, que imprime un aire torturado y vagamente ausente al personaje, como si hubiera sufrido algún trauma y como si en realidad escondiera algo. La fuerza expresiva de la representación radica en la confrontación continua del personaje con sus propios fantasmas y con el resto de personajes, que, provistos de micrófonos,  contemplan y juzgan a Ivànov.  En especial el doctor Luov (el mencionado Nao Albet), médico de la familia…

Porque en efecto, la obra se construye como una alegoria o parodia de un juicio, en que el acusado es Ivànov, el fiscal el doctor Luov, la parte perjudicada su mujer Anna (Sara Espígul), quien a las puertas de su muerte debe aguantar las frecuentes visitas de Ivànov, supuestamente para negociar con la familia que le ha prestado dinero (geniales Andreu Benito y Sara Monclús interpretando al matrimonio Levedev) pero cuya hija se enamora de ese personaje de aire atribulado (Sasha magníficamente interpretada por Vicky Luengo).  La figura del anciano conde Shabelsky (Pep Cruz), y ese personaje tan de Chéjov que es el administrador de la finca Borkin (Pau Roca), son los testigos del implacable juicio a que es sometido.

¿Qué es lo que debe juzgarse de Ivànov? ¿Es una persona virtuosa, un alma que ha sufrido, que sólo ha pretendido consolidar su posición social, como le considera el señor Levedev o bien es un aprovechado, un trepa que no ha dudado en utilizar a las mujeres de su entorno, a ojos del doctor Lvov?

ivanov 3

Dejemos que cada uno saque sus propias conclusiones: la obra deja abierta la cuestión central, el juicio moral de un personaje del que siempre dudaremos, del que no sabremos nunca si es un farsante o alguien simplemente superado por la vida.

La representación estará en el Teatre Lliure hasta el 28 de mayo.

Ignasi y Laura.

Web del Teatre Lliure – Información sobre “Ivànov”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic, Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s