“Mirta en espera”: Gran espectáculo de pequeño formato.

vertic_880_0

Barcelona es una ciudad en la que la oferta cultural oscila muchas veces entre lo que podríamos llamar cultura popular de calle, el gran evento “cool” a lo Primavera Sound, o la endogamia (especialmente en las artes escénicas) en cuanto se refiere a un circuito de creadores y público que parece retroalimentarse continuamente y que a menudo no permite ver que haya algo más que pueda ser igual o más interesante que las obras que ofrecen aquellos que podríamos llamar “sospechosos habituales”. Por eso no es sencillo sacar adelante espectáculos de pequeño formato como el que está llevando a cabo Ángela Palacios (Logroño, 1984), autora, actriz y desde hace dos años máxima responsable de la plataforma de creación multidisciplinar “Los espejos son para mirarse”, en el emblemático Teatre Llantiol de la calle Riereta.

mirta-en-espera-llantiol-teatre-voltar-i-voltar-3

Mirta en espera”, que es como se titula la obra en cuestión, es en realidad un monólogo, con una única actriz pues en escena (aunque acompañada en algunas representaciones por una persona que traduce la obra a la lengua de signos; un hecho del que nos felicitamos), con ramalazos de musical (la propia Ángela interpreta las canciones), y con la mirada puesta también en el mundo de los clowns.

El personaje que se nos presenta es una actriz a la espera de un representante con el que se ha citado en un banco de algún punto de la ciudad. Durante el tiempo que está en el escenario sabremos de su vida, de sus esperanzas de ser reconocida algún día como una gran intérprete (con premio Oscar incluido), de sus sinsabores en el amor…

597044814_780x439

Es “Mirta en espera” una obra con momentos de muy conseguida comicidad, pero en su interior subyace una cierta tristeza; la de los sueños rotos, el autoengaño, la incapacidad para comunicarse con otros, doblemente frustrante en el caso de alguien que precisamente quiere expresar emociones, sentimientos e ideas a los demás a través de su arte. Mirta es una actriz, pero cualquiera puede sentirse fácilmente identificada con ella, y en eso reside el éxito de la obra. En eso y en la chispeante interpretación de Ángela Palacios. No resulta nada fácil que un actor o actriz pueda sustentar por si solo una obra durante más de hora y cuarto sin que decrezca ni un momento el interés por parte del espectador sobre aquello que está viendo y escuchando. Si hay justicia en este mundo, le auguramos un gran futuro profesional a Ángela; está claro que talento, tanto como autora como intérprete, lo tiene a raudales.

Ricard.

Os invitamos a asistir a alguna de las pocas representaciones que aún quedan de la obra en el Llantiol, y así mismo a conocer más de Ángela Palacios y de su proyecto “Los espejos son para mirarse”, clicando en los enlaces que encontraréis a continuación:

Web de “Los espejos son para mirarse”

Web de Ángela Palacios

Web del Teatre Llantiol-Información sobre “Mirta a la espera”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s