“Júlia”: El deseo y la razón.

julia-1

Hemos asistido en la Sala Atrium a esta delicada interpretación de la obra de Strindberg, “Fröken Julie”, la segunda entrega de esta Trilogía de la Imperfecció dirigida y adaptada por Raimon Molins que comenzó con Ibsen y acabará con Chehkov.

En una deliciosa velada de inicio del verano, las vidas de la hija del señor de una casa noble, Júlia (magnífica Patricia Mendoza) y de Jan, uno de sus sirvientes (Jordi Jordella), se cruzan casi al azar y se dejarán una imborrable huella mutua. Al parecer ya habían bailado juntos, en una escandalosa transgresión de las normas de clase , y ahora se encuentran, la noche de San Juan, en las cocinas de la mansión. Jan tiene una relación ambigua con Christine (Mireia Trias), tal vez de compromiso matrimonial, o solamente de ocasionales  amantes, y así, ante la atentada mirada entre celosa y acusadora de ella, Jan y Julia comienzan un flirteo primero y una relación después, una relación fugaz pero atormentada, en la que ambos se aventuran por distintos motivos; ella, probablemente por atracción física y transgresión social; él, por afán de conquista y por el prestigio de poseer a una dama.

julia-3

Pasados los primeros instantes de lujuria, en seguida los personajes quedan desnudos, tristes: los sueños de huir juntos y abrir un restaurante en algún lugar lejano, en seguida quedan en nada. Jan tiene un deber que cumplir y Julia sabe que acabará pagando su pecado. Christine, al fondo, siempre atenta y vigilante a la evolución de la relación, parece que está esperando el castigo que acecha a los amantes.  Y en efecto, al final se impone el canon naturalista tan en boga en la época, ese estudio de las relaciones humanas bajo un prisma aséptico e implacable, estudiando sus reacciones con curiosidad científica.

julia-2

El montaje (escenografia de Clàudia Vilà, iluminación de Maria Domènech y vídeo de Joan Rodón), confiere a esta obra un aire melancólico y lánguido, igual que la estupenda interpretación de sus protagonistas: la lucha entre deseo y deber, entre sentimiento y razón, se presenta con agudeza: no hay aspavientos, lamentos o inflexiones, todo discurre quedo, como en un arrullo que poco a poco nos conduce al desenlace… el seductor juego de luces, la técnica de la proyección al fondo, que tan bien sirve para amplificar sentimientos que pueden quedar implícitos en el primer plano, la mirada lúcida de Christine, la amargura de Julia y la ligereza de Jan… El peligroso flirteo que engulle a sus protagonistas y los transforma para siempre convierte esta preciosista pieza teatral en una cita ineludible para los amantes del buen teatro.

Júlia” estará en la Sala Atrium de Barcelona 8hasta el 26 de febrero.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Enlace a la web de la Sala Atrium-Información sobre “Julia”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s