“L´inframón”: Los límites de lo virtual.

inframon2

Hemos asistido en el Teatre Lliure de Gràcia a la intensa representación de “L´inframón” (“The Nether”), de la autora norteamericana Jennifer Haley (traducción de Neus Bonilla) con dirección de Juan Carlos Martel Bayod.

En un futuro cercano, Internet ha evolucionado a una experiencia interactiva virtual donde las personas pueden adoptar el rol que deseen, aparentemente sin rendir cuentas, protegidas tras sus personajes, como una versión avanzada de la ya olvidada Second Life.

En un frío escenario de carpintería de aluminio verdoso, con iluminación de fluorescente, una inspectora de policía  (Mar Ulldemolins) investiga las actividades de Papa (Andreu Benito), el patriarca de un antro virtual donde sus asistentes protegidos por sus identidades falsas  podrán dar rienda suelta  a sus inconfesables vicios.

inframon3.jpg

Más allá de la aséptica comisaría (destacamos los excelentes trabajos de escenografía y vestuario de Alejandro Andújar, y de vídeo y contenido LED de Joan Rodón), nos adentramos, igualmente, en un convincente plano secundario al fondo de la instalación policial,  a un inquietante espacio, falsamente preciosista e infantil,  donde reina con esplendorosa malicia una niña (Gala Marqués), que hará todo lo que pueda y se le ordene para complacer a Papa.

No vamos a adelantar detalles de la trama. Tan sólo apuntar la extraordinaria y perturbadora actuación de los actores y actrices. Andreu Benito está soberbio en su papel de capo untuoso y pederasta, con ese punto resabiado y desdeñoso que sabe fingir tan bien, como contrapunto a su natural apariencia de señor venerable y bondadoso. La actuación de Gala Marqués es sencillamente prodigiosa; es asombroso como una niña de tan corta edad (no sabemos la edad exacta, aunque no debe de pasar de diez años) domina un registro desprovisto de inocencia y candor, imitando de forma magistral los ademanes de una niña víctima de un abuso abyecto.

inframon1.jpg

La inspectora  y el visitante casual o no tanto de ese mundo virtual (Joan Carreras), víctimas a su vez de sus propios sentimientos a la hora de enfrentarse a los recovecos de su pasado, así como el colaborador de la policía (Víctor Pi), hombre derrotado por sus pulsiones, completan una obra sobria pero muy elocuente, que nos enfrenta a unas cuestiones sin duda de calado: en un mundo virtual que protege a las personas con el anonimato, ¿cuáles son los límites de lo permitido y lo no permitido? ¿Puede darse rienda suelta a las fantasías más depravadas con la excusa de que no son “reales” o ello contibuye solamente a normalizar actividades que repugnan? Yendo más allá  ¿el mundo virtual puede contribuir a hacernos peores personas?

Todas estas cuestiones se nos presentan en esta excelente obra en el Teatre Lliure hasta el 16 de octubre.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

“L’inframón” en la web del Teatre Llilure

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s