PJ Harvey: Espléndida madurez.

Recibido con cierta tibieza por la crítica, el recientemente publicado nuevo disco de PJ Harvey (noveno de su carrera si descontamos sus trabajos en colaboración con John Parish) es el que ha sido lanzado con un mayor espacio de tiempo respecto a su antecesor, el magnífico “Let England shake” (2011). Y no deja de ser curioso porque es probablemente el álbum de la británica que menos rompe con la textura sonora de su precedente. Ello no significa que, como ocurre con todos los trabajos de la cantante y guitarrista, no goce de una personalidad propia; pero hay bastantes cosas que nos remiten al mencionado “Let England shake”. Es en este sentido comparativo en que se debe contextualizar el poco entusiasmo con que ha sido recibido por la prensa especializada “The hope six demolition project”, un disco que, en nuestra opinión, suma una nueva pieza (casi) maestra a una discografía que podríamos considerar prácticamente inmaculada.

71sXketcHuL__SL1400_

Y es que en “The hope six demolition project” hay nuevos elementos de interés a los que acaso no se ha prestado suficiente atención y que no hacen sino enriquecer las flamantes canciones de una autora, por lo demás, siempre reconocible por su incuestionable identidad artística. El saxo como instrumento que, transversalmente, parece coser todo el trabajo, y los ritmos y coros casi tribales, son algunos de esos nuevos componentes que, utilizados como están con gran sutileza y sentido, llegan a sorprender al oyente atento. Así ocurre en canciones como “The ministry of defence”, “Chain of keys”, “River anacostia”, o “The orange monkey”. “A line in the sand”, en cambio, es quizá la canción más claramente deudora del sonido de “Let England shake”, mientras que “The ministry of social affairs” nos recuerda que la música de PJ Harvey proviene en buena parte del blues. Por su parte, canciones como los dos singles escogidos para promocionar el álbum, “The Wheel” y “The community of hope”, estarían ya incluidas en ese paquete de clásicos que no pueden faltar nunca en un repertorio en directo.

720x405-h_10_02650766_

Por lo demás, en este disco destaca, como ya ocurriera en el anterior, una preocupación social y política en las letras (la cantautora se ha pasado los últimos cinco años visitando junto al fotógrafo Seamus Murphy lugares conflictivos como Kosovo o Afganistán, donde ha encontrado buena parte  de la inspiración para el álbum) que aleja a la actual PJ Harvey de aquella de sus inicios, tan inclinada a airear sus cuitas sentimentales (en forma, dicho sea de paso, de apasionadas, tremebundas e inolvidables canciones), para entrar de lleno en un periodo de espléndida madurez.

Un disco, en definitiva, este “The hope six demolition Project”, que merecerá ser recordado como uno de los más importantes publicados en 2016. Muy pronto podremos disfrutar en directo de las canciones que contiene en la nueva edición del festival Primavera Sound.

Ricard.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s