“Fang i setge”: El musical romántico.

fang i setge

La caída de Barcelona a manos de las tropas borbónicas el 11 de septiembre de 1714 es, en el imaginario del nacionalismo catalán, equivalente a los colonos del Mayflower para el nacionalismo americano, la toma de la Bastilla para el francés o el desembarco de Garibaldi en Sicilia para el italiano, hasta el punto que tan infausta fecha es la fiesta nacional catalana.

El dramaturgo Marc Rosich y el director Marc Angelet, junto a Salvador Brotons como compositor, y como letrista el ingenioso poeta  Josep Pedrals, (con su excelente dominio del lenguaje que el propio título atestigua), así como el coreógrafo Toni Mira y la escenógrafa Laura Clos, dan cuerpo a este excelente musical del que destacamos muchas virtudes.

fang i setge 2

La obra está impregnada del acertado aire de abandono a su suerte que debieron sufrir los defensores catalanes y que transmiten, con amargura y resignación, los actores y actrices.  En efecto, ya desde el principio se nos anuncia la deserción de los ingleses, magníficamente encarnada en el personaje William Plowright (algo así como Guillermo “el que maneja bien el arado”) magníficamente interpretado por Jordi Llordella. El asunto catalán no era sino un pequeñísimo epígrafe del escenario europeo que enfrentaba a las casas de Borbón (Francia, Castilla y Baviera principalmente) con la de Habsburgo (Austria, muchos estados alemanes y de modo oportunista -como siempre-, Inglaterra). Cuando el hermano del emperador  austríaco Leopoldo muere, el peligro de que el Sacro Imperio y la corona de España queden bajo una misma mano hace que los ingleses se retiren. El tratado de paz de Utrecht acabaría de finiquitar las aspiraciones catalanas de que un rey les reconociera sus fueros. Tras el asalto final de Berwick, las instituciones propias quedarían definitivamente abolidas y el territorio incorporado a la monarquia absoluta borbónica.

fang i setge 4

En la representación, se nos expone en elocuente dibujo el enfrentamiento civil entre catalanes partidarios de los borbónicos y catalanes defensores de los fueros. Así,  Onofre (Xavier Ribera Vall) es un noble que traiciona a las instituciones, un botifler (quién sabe si en alusión a la flor de lis francesa, “beauté fleur“), cuya hija Ònia (Neus Pàmies), decide en cambio apoyar la causa de los brazos de las cortes catalanas. El heroíco Villarroel (Ferran Frauca), se enfrenta no sólo a los asaltantes, sino también a los quintacolumnistas representados por Nuria (Annabel Totusaus) que quieren traicionar a los patriotas y vender la ciudad a los bornónicos. La niña Joana (jovencísima y soberbia Aina Quiñones) con ardor infantil, se enfrenta heroícamente a los sitiadores.

FANG I SETGE 5

La coreografia de la obra es sobría, mesurada, alejada de grandilocuencias y clichés. El texto, ingenioso y soberbio. La escenografía, encantadora.

En resumen, una representación que pese a su duración se hace amena, y consigue trasladar al espectador a uno de los momentos más graves de la historia catalana con frescura,  sobriedad y agudeza.

La obra estará en el Teatre Victoria hasta el 28 de marzo y es una gran cita para los amantes del musical y de las obras históricas.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Web de Fang i Setge

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s