Sleater-Kinney: Urgente y brillante retorno.

Acostumbrados como estamos (de un tiempo a esta parte), a saber del regreso de bandas de referencia que se habían disuelto hace años con la impronta de que tal separación debía ser definitiva, no es de extrañar que algunos levantemos una escéptica ceja cuando nos enteramos de que una de esas formaciones decide volver al ruedo musical tras muchos años de inactividad, sobre todo teniendo en cuenta que estos “comebacks” no suelen saldarse con resultados especialmente notables (salvo en algunos casos puntuales como el de la reaparición, comentada en nuestro blog, de The Afghan Whigs). Afortunadamente, el regreso de Sleater-Kinney, banda estadounidense muy querida por quienes hacemos posible este espacio, surgida a mediados de los años 90, estrictamente compuesta por mujeres y que bien podríamos etiquetar como de “rock alternativo” (aunque hoy en día se utilice con el grupo la más recurrente calificación de “indie-rock”), ha resultado ser más que positivo.

4

En cualquier caso, distan casi 10 años entre el anterior trabajo de la banda, el extraordinario  “The Woods” (2005), y su nuevo disco (el octavo de su carrera) “No cities to love”, un tiempo en el que, lejos de la inactividad, las componentes de la formación han seguido trabajando en distintos proyectos tanto musicales como de otra índole (Janet Weiss y Carrie Brownstein formaron el grupo Wild Flag cuyo primer disco resulta más que recomendable, Corin Tucker ha participado en distintas experiencias musicales, y Brownstein se ha hecho bastante famosa como parte del reparto de la divertida serie “Portlandia”).

sleaterkinney-630x308

De izquierda a derecha: Janet Weiss, Carrie Brownstein y Corin Tucker, las tres componentes de Sleater Kinney.

“No cities to love” es un disco continuista en el mejor sentido del término. Sleater-Kinney es esa clase de banda capaz de otorgar personalidad propia a cada uno de sus trabajos sin dejar de ser plenamente reconocible en todos ellos. En cierta forma, eso emparenta al grupo con el mejor rock clásico. Pero la formación siempre ha buscado nuevas fórmulas para su sonido contundente y, a la vez, melódico, influenciado por el punk y el hard-rock, pero también por el pop. Así pués, si “The Woods” estaba plagado de gruesos riffs de guitarra que podían recordarnos a Led Zeppelin, y desarrollos musicales llenos de distorsión, ahora parecen querer volver a lo básico, con temas cortos, urgentes, llenos de sinuosos y detallistas arreglos que el oyente va descubriendo poco a poco con sucesivas escuchas. Una urgencia (10 canciones y apenas algo más de 33 minutos de duración en total), que se ajusta muy bien a unos textos que, como es habitual en la banda, hablan con ironía, inconformismo y rebeldía (también con esperanza) de temas que van del amor a la precariedad laboral actual.

Destacar un tema por encima del otro no vale la pena: “No cities to love” es un trabajo que se degusta como un bloque. Una inmejorable forma de encarar musicalmente la primera mitad del año. En mayo, Sleater-Kinney formarán parte del nutrido cartel del festival Primavera Sound en Barcelona; una buena oportunidad de disfrutar de su indudable poderío en directo.

Ricard.

Os dejamos con el vídeo de promoción del primer single extraído del nuevo disco de Sleater-Kinney, una obra basada en la serie de animación “Bob´s burgers”:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s