“Birdman”: El sentido último del arte.

birdman-cartel

Poco esperábamos algunos del director mexicano Alejandro González Iñárritu después de la maniquea y tramposa “Biutiful” (2010). En aquel film protagonizado por Javier Bardem (casi lo único salvable de la película) y que transcurría en una sórdida Barcelona, el realizador parecía querer radicalizar su habitual mirada crítica sobre el mundo globalizado actual, los contrastes sociales, el injusto reparto de la riqueza que lleva a tantos al abismo de la miseria y la delincuencia. Pero a diferencia de otros títulos pretéritos del autor como “Amores perros”, el film rezumaba una artificiosidad dramática que acababa por dar al traste con cualquier amago de verosimilitud que hiciese posible al espectador conectar realmente con aquello que se mostraba en la pantalla.

Birdman

En las antípodas de “Biutiful”, el nuevo título de Iñárritu, “Birdman”, ha resultado ser toda una gran sorpresa cinematográfica llena de frescura, ingenio, emoción y una exultante creatividad visual puesta al servicio de la historia que se nos cuenta. Ésta no es otra que la de un actor en horas bajas (genial histrión Michael Keaton, verdadera alma de la función), que pretende recuperar el prestigio perdido por haber protagonizado diversas películas de una saga de superhéroes en los años 90, dirigiendo y encabezando el reparto, en un teatro de Broadway, de la adaptación escénica de uno de los relatos del gran escritor norteamericano Raymond Carver; en concreto “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”.

birdman-film-review

Iñárritu ha dirigido el film casi de principio a fin como si de un largo travelling se tratara, sin que aparentemente haya un solo corte, ni trabajo alguno de montaje. Lejos de la gratuidad, el realizador consigue con ello sumergirnos en el frenético y atormentado estado mental del protagonista de la película, sin menoscabo de obtener momentos de magnificencia visual y lograda comicidad. Con la ayuda imprescindible de un impresionante elenco actoral (ya hemos mencionado a Keaton, pero todos y cada uno de los intérpretes roza la perfección), una  brillante banda sonora de percusión jazzística, y una creativa fotografía, el film consigue el doble propósito de ser, al mismo tiempo, divertido y conmovedor, sin perder de vista esa perspectiva crítica que forma parte del perfil autoral del director y que aquí, a diferencia de lo que sucedía en “Biutiful”, está abierta a distintas interpretaciones. En este sentido, las reflexiones sobre los sinsabores del éxito y la popularidad, el papel de las redes sociales y nuevas formas de comunicación en nuestra vida cotidiana, o el sentido último del arte, están presentes para que el espectador pueda sacar sus propias conclusiones de ello.

En definitiva, una película que, si no llega a ser una obra maestra, se queda a las puertas de conseguirlo. No os la perdáis.

Ricard.

Trailer oficial de “Birdman”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s