4 mirades / shakespeare&marlowe (I): “Hamlet”, la tragedia eterna.

Hamlet2

Hace algunos días asistimos en la Sala Atrium de Barcelona a la excelente versión del clásico shakespiriano, y acaso la obra más representada de todos los tiempos, “Hamlet”, de William Shakespeare, la tragedia del príncipe danés que ya relatara el historiador del siglo XIII Saxo Grammaticus en sus crónicas de ese reino; pero  Hamlet excede ampliamente esa añeja crónica para adentrarse, con un hondo rigor conceptual,  en un universo onírico,  con deliciosos elementos precursores de lo gótico:  fantasmas, sepultureros y melancólicas ensoñaciones. 

La versión que presenciamos, traducida por Joan Sellent, con dramaturgia y dirección de Raimon Molins y Marc Chornet e interpretada por Alba José, Marc Rius, Xavi Torra, Clara de Ramon, Toni Guillemat, Raimon Molins (que interpreta a Hamlet) y la voz en off de Lluís Marco, y producida por Atrium Produccions y Nau Ivanow, con la colaboración del Ayuntamiento de Tarragona, nos ha encantado por su naturalidad y el dinamismo con el que trata sus densos temas. Completan la ficha artística la escenografía e imagen de Marc Chornet, la asesoría de movimiento de Maria Salarich (muy destacables en la obra, pues son muy innovadoras y originales), el vestuario de Gloria Viguer y el diseño de luces de Justo Gallego.

La obra forma parte de la ruta 4 mirades / shakespeare&marlowe, en la que cuatro salas proponen al público cuatro miradas particulares para descubrir el teatro británico de los siglos  XVI y XVII, mini ciclo en el que también participan el Círcol Maldà, con “Nit de reis”, el  TeatreTantarantana con ‘Eduard II‘ y el Teatre Akadèmia y su “Com us plagui” (“As you like it”).

Hamlet

Al inicio de la representación, ya sorprende al espectador “Hey Boy Hey Girl” de The Chemical Brothers y los personajes bailan al ritmo frenético de esta famosa canción de los años 90. El público está expectante. Este “Hamlet” no va a ser nada convencional…

El escenario, cuidadosamente diseñado en forma de una tarima alargada de madera con diferentes módulos correderos que se van desplazando para dar lugar a los diferentes espacios de representación, tiene  la virtud de concentrar visualmente la obra, despojándola así de detalles superfluos y permitiendo al espectador  centrarse en los dialógos y en la tensión dramática.

“Hamlet” nos enseña que la aparentemente aséptica maquinaria del Estado esconde en realidad una trama de intereses personales que desmienten de forma rotunda esa supuesta neutralidad. La monarquía absoluta no ejerce así el poder divino que se le suponía, sino el prosaíco poder terrenal, dominado por la voluntad de dominar, de poseer y de decidir.  Quien osa levantarse contra ese poder, quien pretende denunciar sus oscuras y a veces criminales maniobras,  es atacado arteramente, de forma sutil, para que aparezca a ojos de los demás como un pobre diablo demente al que hay que desterrar.

Hamlet3

Eso es lo que hace de Hamlet una obra intemporal, que ha podido representarse a lo largo de los siglos y suscitado idéntico interés; la lucha de quien trata de reparar una injusticia topa contra el muro del poder, que destruye a quien osa levantar su voz, tachándolo de perturbado.

En efecto, Hamlet es el único que adivina lo sucedido para que el rey pudiera casarse con su madre, el terrible crimen que ese matrimonio encierra. Y, cuando empieza a revolverse, a intentar denunciar ese delito, es cuando es tratado de loco y demente primero, después alejado y finalmente, ya sin ambages, tratado de asesinar.

Raimon Molins en su creíble papel de Hamlet proporciona, con sus monólogos llenos de la rabia y desesperación de quien se sabe solo, un excelente hilo conductor para las escenas más elocuentes de la obra: los diálogos con Ofelia,  la escena de la alcoba de Gertrudis, donde Hamlet mata por error a Polonio, la representación de los actores itinerantes ante el rey Claudio (interpretado por un convincente Marc Rius) los sepultureros,  el funeral de Ofelia, el duelo entre Hamlet y Laertes… clásicas piezas magistrales en las que Marc Chornet y Raimon Molins consiguen dotar de dinamismo a una obra de por sí densa; el despotismo del rey, la pusilanimidad de la madre, la nobleza del amigo, todo se nos presenta en rápida sucesión sin dejarnos indiferentes.

Hamlet4

Las implicaciones de la obra, ya sean psicológicas, con ese debatirse del protagonista entre su deseo de venganza y sus obligaciones morales, ya sean políticas (parece ser que Shakespeare se inspiró en relevantes figuras de la época) o filosóficas (el existencialista “ser o no ser” entre otras muchas referencias) son enormes y pueden dar para muchos estudios que exceden de esta modesta reseña.

En resumen, una acertadísima adaptación de esta tragedia eterna que sin duda alguna recomendamos.

Próximamente seguiremos reseñando el resto de las obras de la ruta 4 mirades/ shakespeare&marlowe.

Actualización: “Hamlet” regresa a la Sala Atrium. La obra estará en cartel del 22 de diciembre de 2015 al 3 de enero de 2016 en catalán y del 7 al 17 de enero de 2016 en castellano.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Web de Atrium-Teatre Barcelona/Información sobre Hamlet

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s