Jack White: El disco del verano en “Cultura y algo más”.

Si hablamos de referentes de la música popular de nuestro tiempo, no cabe duda de que el estadounidense Jack White merece aparecer en un puesto destacado. Artista de fondo, al que cuesta seguirle la pista por los múltiple proyectos en los que se embarca, tras la disolución de The White Stripes, grupo constituido por Meg White y él mismo, lo hemos visto formar parte de bandas como The Raconteurs o The Dead Weather, participar en múltiples colaboraciones como productor o arreglista, convertir su propio sello discográfico (Third man records), creado en 2001, en un lugar físico en Nashville (USA), e inaugurar una carrera en solitario con un notable primer disco, “Blunderbuss”. Ahora, dicho trabajo tiene una continuación, “Lazaretto”, que acaso sea incluso superior, y que se ha convertido en el disco del verano para quienes hacemos posible este blog.

Lazaretto6002

Como en casi toda su carrera, White utiliza en su nuevo álbum una amplia paleta de posibilidades estilísticas extraídas de los sonidos más genuinos de su país. Si la música norteamericana (la auténtica música norteamericana, esa que bebe del legado de mitos como Robert Johnson, Woody Guthrie o Hank Williams por poner algunos ejemplos), es de una extraordinaria riqueza al ser, de hecho, fruto de un continuo mestizaje casi universal, no cabe duda de que White sabe sacar un gran partido de todo ello. Así, comprobamos como en “Lazaretto” cristaliza una evolución ya intuida en la carrera de The White Stripes, que va del garaje-rock, a una “Americana” (género que aglutina en cierta forma todos los estilos de raíces de la música estadounidense como el Blues, el Folk, el Soul o el Country) imbuida de uno y mil matices.

Ya desde el primer instante con “Three women”, un Blues de estructura ortodoxa pero repleto de múltiples arreglos e ideas que lo convierten en sorprendente, nos damos cuenta de que nos hallamos ante algo especial. Con “Lazaretto”, canción extraída para presentar el álbum, nos encontramos ante uno de los temas más brillantes que seguro vamos a escuchar este año. “Temporary ground” rebaja el nivel de decibelios tras el fuerte arranque del álbum; se trata de una bella canción Country que gana y gana con las escuchas. Con el instrumental “High ball stepper”, White parece hacer un guiño a su pasado con The White Stripes. “Just one drink” es quizá uno de los temas más convencionales del disco aunque no desentona en el conjunto general. Casi sin asomo de bajón, las canciones se suceden, desde la juguetona “Alone in my home”, pasando por la creativa “Would you fight for my love?”, la bella “Entitlement”, o la ensoñadora “I think I found the Culprit”. Por su parte, el rock enérgico, lleno de nervio, de “That black bat licorice”, es otro de los momentos álgidos del disco, mientras que con la más reposada “Want and able”, el músico cierra el disco dejándonos con un inmejorable sabor de boca.

No podemos más que sacarnos el sombrero ante un artista de enorme talento que, además, ha sabido crear con inteligencia una aura cool a su alrededor que lo hace llegar a un público variado y abierto, progresivamente más amplio con el tiempo. A nosotros solo nos queda recomendaros que aprovechéis algunos momentos de este verano para escuchar este gran trabajo que es “Lazaretto”.

Ricard.

Os dejamos con el fantástico video-clip realizado para la canción del mismo título del álbum:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s