“La Dama de les Camèlies”: Exquisita alegoría burguesa.

TEATRE_BARCELONA-la_dama_de_les_camelies-alexandre_dumas-la_seca_espai_brossa

Hemos asistido a la representación de la obra teatral “La Dama de les Camèlies”, en La Seca Espai Brossa de Barcelona, dirigida por el prolífico Hermann Bonnín, que ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático del Teatro Real de Madrid, y director del Centre Dramàtic de la Generalitat de Catalunya. Igualmente fue galardonado en el año 2003 con el Premi Ciutat de Barcelona en la categoría de  Artes Escénicas. El texto ha sido adaptado por la traductora y experta teatral Sabine Duffrenoy.

En el papel protagonista, la hija del director y de la dramaturga, Nausicaa Bonnín (que ha actuado en multitud de obras teatrales como “La Gaviota” o “El Llibertí”, o en series de TV como “El Cor de la Ciutat”), junto a otros consagrados actores como Albert Prat, Joan Sureda, Toni-Lluís Reyes, Òscar Intente, Laia de Mendoza, Montse Guallar, Pep Jové, Joan Anguera, Anna Gonzalvo y Aida Oset.

la-seca-hd-211

La Dame aux Camélias” es una novela de Alexandre Dumas hijo que se publicó por primera vez en 1848, y fue poco tiempo después adaptada por el mismo autor para su representación teatral, lo que tuvo lugar por primera vez en 1852 en el Théâtre du Vaudeville de París, donde alcanzó gran éxito, como también lo alcanzó la famosa adaptación operística de Giusseppe Verdi, “La Traviata”. Remarcamos que este personaje fue interpretado en diversas ocasiones por la mítica actriz Sara Bernhardt.

La obra narra la historia de amor entre Marguerite, una joven cortesana de la burguesía parisina de finales del siglo XIX y el joven también burgués Armand Duval.

El personaje principal, Marguerite Gautier, está inspirado en la amante del autor, Marie Duplessis, y nos describe a la familiar figura de la cortesana parisina, es decir una mujer que era mantenida por uno o varios amantes, como ha sido magistralmente narrada en numerosas novelas como “Un amour de Swann” de Marcel Proust o “Nana” de Emile Zola.  El término se asocia con demasiada frecuencia con prostituta, aunque eso no transmite exactamente lo que es una cortesana en el sentido decimonónico del término, siendo tal vez una traducción más cuidadosa el término catalán “mantinguda”, que también evoca a una mujer que, como amante de alguien bien situado, no debía preocuparse en exceso por los quehaceres mundanos.

LDC SB

La obra presenta algunos conflictos típicos de la burguesía de la época, cuyo comportamiento debía cohonestar las necesidades económicas a que obligaba un estilo de vida libérrimo pero carente de los ingentes recursos inmobiliarios de la nobleza de antaño,  con la moral de la época, impregnada de rancio catolicismo.

El propio Dumas, hijo ilegítimo a su vez del homónimo autor de “Los Tres Mosqueteros”, vivió esa contradicción, debiendo soportar burlas de sus compañeros de clase por esa condición y viendo como su progenitor, una vez le reconoció como hijo, le retiró de la compañía de su madre, posibilidad que la legislación de la época reconocía al padre natural.

El personaje de Marguerite es a la vez visto con interesada indulgencia por sus compañeros de francachelas, indulgencia que seguramente tiene mucho que ver con la propia exuberancia moral que exhiben esas amistades, y rechazado por el padre de Armand, que, con obstinada rigidez considera inapropiado que su hijo mantenga una relación extramatrimonial con una conocida libertina. Y esa contradicción  es la que a la postre provocará la tragedia: quien ha sido etiquetada como descarriada por la hipocresía moral de la época no puede tener sentimientos sinceros ni manchar con su sello de perdición la inmaculada genealogía de su amado.

la-seca-hd-212

La obra también puede interpretarse como una reivindicación feminista, tal vez poco novedosa hoy en día pero sí en la época de Dumas, en que la mujer estaba férreamente sujeta al control jurídico del marido, cual si de incapaz se tratase, y en donde una mujer sola y sujeta a las habladurías, fundamentadas o no, era vista con recelo e hipócritamente censurada a pesar de servir de desahogo matrimonial en una época en que tener amante era práctica casi obligada de muchos caballeros.

La adaptación de Sabine Duffrenoy, magistralmente interpretada por Nausicaa Bonnin y los demás actores antes mencionados, bajo la dirección del consagrado Hermann Bonnin, con una minimalista puesta en escena, consigue transmitir al espectador todas esas contradicciones de las que hemos hablado. Nausicaa Bonnin hace muy creíble el papel de Marguerite, haciendo hincapié en su dominio del código social al que estaba sujeta pero irradiando el desengaño de quien se ve condenada a hacer precisamente lo que se espera de ella aunque el corazón le dicte otros designios. Excepcional igualmente Montse Guallar en su papel de burlona y decadente libertina que acompaña hasta el final a su amiga… aunque no por motivos del todo altruistas.

Una interesante reflexión sobre los corsés impuestos por la sociedad a las mujeres, sobre la doble moral, el etiquetaje, y en definitiva sobre los valores y expectativas de una burguesía ávida por imitar a la nobleza del Antiguo Régimen.

Ignasi y Laura.

Para más información clica abajo:

Teatre La Seca/Información sobre “La dama de les Camèlies”

Documentación en francés sobre la obra de Alexandre Dumas hijo “La dame aux Camélias”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic, Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s