“Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce”: Ruido y furia en la Barcelona de los 80´s.

El pasado viernes, quienes realizamos este blog tuvimos la oportunidad de ver en el Teatre Tantarantana de Barcelona la obra “Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce”, basada en el libro del mismo título escrito por A.G. Porta y Roberto Bolaño, en la que fue, de hecho, la primera novela de ambos autores.

c75601cf4b798b9bb038a5b73c93d358_XL

La adaptación teatral ha sido dirigida por Fèlix Pons, rostro habitual de la escena teatral catalana y conocido también por sus trabajos como actor en la televisión. Recientemente, ha fundado la productora Arsenic Art Studio, de la cual es el director artístico.

La obra cuenta con solo dos actores en el escenario, Nao Albet y Claudia Benito, dos intérpretes muy jóvenes que muestran muy buenas maneras, intensidad y auténtica compenetración en el escenario. Tras haberlos visto trabajar, les auguramos a ambos un gran futuro en el muy complicado mundo de la interpretación.

Por lo que se refiere a la obra,  adapta de forma bastante fiel la historia que encontramos en la novela. Estamos en la Barcelona de principios de los años 80. Durante un verano, Àngel Ros (Nao Albet) un catalán de 29 años con ínfulas de escritor y que toca el bajo en una orquesta tropical conoce a Ana Rios Ricardi (Claudia Benito), sudamericana de 22 años. Ambos se enamoran e impulsados por ella emprenden una sangrienta carrera criminal. Como si de unos modernos Bonnie and Clyde pasados de anfetaminas se tratara, los dos protagonistas entran en una espiral de violencia de la cual parece alimentarse la pasión que sienten el uno por el otro. Narrado por Àngel Ros, admirador de la música de Jim Morrison y de la obra de Joyce de la cual es experto, éste reflexiona sobre su propia creación literaria inconclusa “Canto de Dédalus anunciando fin”. Los fragmentos de este texto se intercalan utilizando técnicas propias del cine (proyecciones en el fondo del escenario) con episodios de violencia, diálogos entre los protagonistas, llamadas telefónicas a la madre de Ana y a amigos de ambos personajes, y flashbacks de la vida de la pareja previa a los actos criminales perpetrados durante ese verano. Los personajes a los que hace referencia el protagonista masculino son asumidos interpretativamente en algunos momentos por su partenaire en el escenario o por él mismo.

b_cduddmaufaj1

En su conjunto, la obra teatral es, tal y como ocurría con la novela, un gran fresco de cierta Barcelona de los 80, con una buena parte de su juventud que, tras 40 años de dictadura, emergía fuertemente politizada, e incluso en algunos casos se mostraba rabiosa y violenta, con un ideario cercano al nihilismo. Se ha intentado ver algunos paralelismos entre ese contexto histórico y el actual por parte de los creadores de la adaptación escénica de la novela, algo que, personalmente, no alcanzo a contemplar. Pero en cualquier caso, la mera potencia de la historia que idearan Porta y Bolaño, justificaría de sobras esta traslación teatral.

La puesta en escena de la obra juega con pocos elementos: de entrada el espectador observa el interior de un piso que sabremos está situado cerca de la barcelonesa Plaça Lesseps, con una cama en el centro del escenario y elementos típicos de la época que nos sitúan en ésta, como puede ser el caso de una máquina de escribir, un radiocasete, cintas, una grabadora… También la música que suena en algunos instantes, y las ya mencionadas proyecciones en el fondo del escenario, hacen que nos hagamos una mejor idea del momento temporal en el que nos encontramos. Además, dichas proyecciones suponen un apoyo, en momentos puntuales, que ayuda a introducir nuevos personajes que hacen su “aparición” gracias a éstas. Si a todo esto añadimos las frases y pequeños textos que también se proyectan, así como escenas de películas o de noticiarios de la época, podemos decir que en el espectáculo se genera un constante diálogo entre teatro, cine, literatura e incluso periodismo.

BOLAO-~1

La obra en su conjunto mantiene un buen ritmo que hace que el espectador esté en todo momento atento cuando no expectante por saber lo que vendrá a continuación. Como hemos dicho, el esfuerzo de sus intérpretes tiene mucho que ver en ello. La dirección escénica es igualmente loable, pero quizá hay algún instante en que el espectador se podrá perder, sobre todo si no ha leído la novela previamente. Puede que con una transición más definida entre algunas escenas se hubiese evitado este hecho, pero se trata de pequeños baches en un conjunto que resulta francamente estimulante e intenso.

Hasta el 30 de marzo podéis ver esta obra, como ya hemos mencionado, en el Teatre Tantarantana, algo que os recomendamos encarecidamente, así como queremos invitaros también a leer la estupenda novela en la que está basada.

Ricard.

Os dejamos con un espléndido reportaje televisivo dedicado a Roberto Bolaño:

Para más información clica abajo:

Web del Teatre Tantarantana

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic, Teatro y Danza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s