“El lobo de Wall Street” Vs. “La gran estafa americana”.

El_lobo_de_Wall_Street-CartelTodavía se pueden ver en muchos cines de nuestro país dos películas estrenadas casi al unísono y que tienen mucho en común, hasta el punto que se pueden considerar, en cierta forma, complementarias.  Se trata de “El lobo de Wall Street” de Martin Scorsese  y “La gran estafa americana”, del también norteamericano David O. Rusell, ambos films ganadores de diversos galardones y candidatos en diversas categorías en los inminentes premios Oscar.

Los dos títulos están basados en hechos acontecidos realmente, se circunscriben a un periodo histórico similar (algo más alargado en el tiempo en el caso de “El lobo de Wall Street”), y centran su atención en unos personajes unidos por unas características comunes: la ambición y el engaño como forma para conseguir sus objetivos. Pero hay matices que conviene resaltar.

En el primer film, el protagonista se erige prácticamente como amo y señor único de la función en lo que podemos calificar de auténtico tour de forcé del actor que lo encarna, un histriónico Leonardo di Caprio que convierte al Al Pacino de “El precio del poder” en un ejemplo de contención interpretativa. Por el contrario, “La gran estafa americana” es una película coral, donde las relaciones entre los distintos personajes tienen mucha más importancia, y en la que los actores se muestran mucho más comedidos (especialmente brillantes en sus papeles el siempre solvente Christian Bale y la cada vez más demandada Amy Adams). En “El lobo de Wall Street” la desmesura de su protagonista parece apropiarse de la película misma que alcanza las tres horas de duración, mientras que en el segundo título comentado, las algo más de dos horas de su metraje resultan, a priori, más llevaderas para el espectador. Además, se puede decir que en la película de Scorsese el tono de comedia es casi constante, mientras que el film de O. Rusell mantiene un cierto equilibrio entre dramatismo y comicidad.

wall3

Fotograma de “El lobo de Wall Street”

Con todo lo dicho, podríamos decantarnos por “La gran estafa americana” antes que por “El lobo de wall street”. Sin embargo, hay un punto en el que la balanza se inclina a favor de esta última. Y es que, si bien el film está lejos de ser una obra maestra, sí es propio de un maestro del cine. Scorsese es un director tan sobrado de recursos e ideas, tan increíblemente enérgico (pasados sus 70 años), tan capaz en todos los sentidos, que, aún y considerando su película como irregular, logra deslumbrarnos en no pocos momentos durante su visionado. En cambio, O. Rusell, hijo putativo del propio Scorsese, no pasa de ser un buen artesano con cierta habilidad para imitar (algo que no diremos que sea especialmente fácil) a su indudable referente, pero que no llega a alcanzar sus cotas de genialidad. Más en concreto, en “La gran estafa americana” tenemos la sensación de que nos encontramos ante un film de fabricación industrial, una película de fórmula, donde todo está muy en su sitio para que funcione a los distintos niveles que pretende: éxito en taquilla, buenas críticas en festivales y medios de comunicación, nominaciones y premios en certámenes como los Globos de Oro o los Oscar… Pero al medir tanto todo, O. Rusell coloca su film en ese punto donde asoma el hocico aquello que solemos calificar en el arte como “mediocre”.

La-gran-estafa-americana-critica-cartelEn “El lobo de Wall Street”, Scorsese tenía como intención sumergir al espectador en el modus vivendi de su protagonista, de forma que fuésemos testigos del auge y caída de un individuo por el cual costaría mucho, en un film de perfil más dramático, sentir un mínimo de simpatía. Por ese motivo, y tal y como ya hemos apuntado, el director italoamericano prefirió otorgar un tono de comedia a su película, algo que, en algunos instantes, hace que nos sintamos desconcertados, sobre todo en esas escenas donde vemos el efecto sobre terceros que tiene la conducta increíblemente pueril e irresponsable del protagonista interpretado por Di Caprio. Tampoco ayuda en nada la ya comentada extensión del metraje que hace que la fatiga pueda acudir fácilmente a quienes vean el film. Fatiga no tanto por el irreprochable aspecto técnico de la película, sino por “aguantar” al omnipresente personaje central, haciendo que su continua visibilidad se vuelva en contra de esa intentona del director de crear cierta conexión entre el protagonista y el espectador. Pero con todo lo dicho, “El lobo de Wall Street” tiene escenas que sencillamente asombran (confieso sentir cierto estremecimiento al recordar el momento del almuerzo entre el personaje de Di Caprio y el que encarna un sencillamente monumental Matthew McConaughey). En “La gran estafa americana” en cambio, todo es mucho más plano. Pese al buen nivel mostrado por sus actores, no hay momentos en los que el film consiga elevarse, e incluso se tiene una sensación, en algunos tramos de la película, de cierto aburrimiento, algo que quizá también se hubiera evitado recortando un poco el metraje y puliendo además un guión que resulta un tanto espeso.

gran-estafa-americana-estrenara-enero_tinima20131218_0985_5

Fotograma de “La gran estafa americana”

Por todo lo dicho, tendemos a decantarnos por “El lobo de Wall Street” antes que por “La gran estafa americana”. Pero ambos films son hijos de su tiempo, de estos momentos de fuertes tensiones socioeconómicas y políticas en los que, inevitablemente, el arte y la cultura en general, y el cine en particular, tienden a hacerse preguntas sobre el cómo hemos llegado al instante de crisis global en el que nos encontramos. Es en este sentido que consideramos que el visionado de las dos películas aquí comentadas es poco menos que imprescindible.

Ricard.

Os dejamos con los tráiler de las dos películas:

El lobo de Wall Street (V.O.)

La gran estafa americana (V.O.)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s