R.E.M.: 25 aniversario de “Green”.

Siguiendo la línea iniciada con “OK Computer” de Radiohead y “Berlin” de Lou Reed, damos cuenta ahora del aniversario de la publicación (25 años) de otro disco que se puede considerar ya un clásico de la música popular, y que, con motivo de la efeméride, acaba de ser reeditado en un formato de caja de lujo con diversos extras. Se trata de “Green” de R.E.M.

4d1f5930

“Green”, publicado en 1988, fue el sexto larga duración en la carrera de la banda formada a principios de los años 80 en la ciudad de Athens, en el estado de Georgia, Estados Unidos. Los cuatro componentes del grupo, Michael Stipe (cantante), Peter Buck (guitarra), Mike Mills (bajo) y Bill Berry (batería), habían conseguido un notable éxito con su anterior álbum, el magnífico “Document”, donde destacaban sencillos como “The one I love” o “It´s the end of the world as we know it (and I feel fine)”. “Document” supuso un punto y aparte para R.E.M. no solo por sus buenas ventas, si no por ser el trabajo con el que finiquitaban su pertenencia a un sello independiente, IRS. La banda había formado parte de esa suerte de movimiento que algunos bautizaron como “nuevo rock americano” que englobaba grupos como Dream Syndicate, Violent Femmes, Green on Red o The Long Ryders entre otros. En unos años en que los sintetizadores, las producciones sobrecargadas y el pop más vacío e inofensivo triunfaban en las listas de éxito, todas estas bandas apostaron por dar prioridad al sonido de guitarras, y a producciones más orgánicas y naturales. Pero de todos los nombres mencionados, tan solo R.E.M. tuvieron un nivel de progresión artístico y comercial que parecía no tener techo álbum tras álbum, hasta el punto de que, traspasada la década de los 90, su popularidad llegaría a alcanzar niveles planetarios como nadie hubiese podido imaginar cuando publicaron su primer trabajo, el E.P. “Chronic Town”, en 1982.

Sin embargo, el disco que supuso en cierta forma el tránsito entre el rock independiente y la entrada de lleno en la liga de grupos de estadio que en aquellos años lideraba la banda irlandesa U2, fue “Green”, primer álbum de R.E.M. editado por un sello multinacional, Warner, que hizo aumentar sensiblemente, sobre todo en Estados Unidos y Reino Unido, la popularidad del grupo. Paralelamente, el éxito del disco supuso un espaldarazo para otras bandas (como podrían ser Sonic Youth, The Pixies o Jane´s Addiction, por citar algunos nombres) que en aquella época y en años posteriores irrumpirían con fuerza en el panorama de la música popular, y que conformarían el precedente directo del rock alternativo y el grunge que triunfarían a principios de la década de los 90 con formaciones como Nirvana a la cabeza.

main

R.E.M. etapa 80´s.

Con todo, “Green” era un trabajo que seguía manteniendo las líneas maestras que formaban parte del trabajo de la banda durante su trayectoria hasta ese momento: potentes guitarras mezcladas con un gran sentido melódico reforzado por la personal voz del carismático Michael Stipe, quien otorgaba además a las letras de las canciones un plus de distinción poética poco habitual en el  pop y el rock de aquellos momentos.

Uno de los grandes aciertos de “Green” es que, siendo un trabajo muy variado, las canciones encajan entre ellas como si de piezas de un delicado engranaje se tratara, de tal forma que el resultado en su conjunto es de una conseguida uniformidad, algo no reñido con la sensación de frescura que sigue experimentando el oyente tantos años después de la primera edición del disco. En buena parte, esto es mérito del productor del álbum, Scott Litt, habitual colaborador de la banda.

“Green” se inicia con “Pop song 89”, una canción que fue, en realidad, el último single escogido del disco, y que, con su sinuoso riff de guitarra, hace entrar al oyente en el álbum de manera directa y efectiva. “Get up” continua por la misma senda enérgica incorporando magníficas harmonías vocales que nos hacen pensar por momentos en The Beach Boys. En “You are the everything”, el grupo parece inspirarse en la faceta más acústica de unos Led Zeppelin, pero otorgándole una personalidad propia a la canción a la que seguramente no es ajena la procedencia sureña de la formación. “Stand”, siguiente corte del álbum, fue escogido como primer single de éste; se trata de un tema luminoso de melodía irresistible, pura felicidad contenida en poco más de tres minutos. Por el contrario, “World leader pretend”, donde afloran las preocupaciones socio-políticas de Michael Stipe aunque encriptadas en una letra llena de lirismo, tiene un tono mucho más sombrío. Se trata de una canción que incorpora instrumentos de cuerda y piano y que, en opinión de quien firma este texto, se encuentra entre las 4 o 5 mejores composiciones de la carrera del grupo. “The wrong child” sigue la línea acústica iniciada en “You are the everything”, pero añadiendo en primer plano el sonido de unas mandolinas que puede considerarse un anticipo de otros temas que serían publicados en siguientes trabajos. Se trata, en cualquier caso, de otra bellísima canción de complicadas harmonías y muy difícil ejecución.

La cara B del disco (en su versión en vinilo) se inicia con “Orange crush”, tema de afiladas guitarras que también fue single y que nos retrotrae a los primeros trabajos de los ya mencionados U2. Le sigue la muy rockera “Turn you inside out”, una intensa canción de memorable in crescendo y tintes psicodélicos con la presencia de órgano Hammond. “Hair hirt” es quizá el corte más discreto de la colección; sin ser desdeñable, su textura acústica palidece ante los grandes logros que son “You are the everything” y “The wrong child”. Por su parte, “I remember california” es un tema de rock ralentizado y algo oscuro con un implícito mensaje ecologista (algo que revolotea conceptualmente por todo el álbum, empezando por su título). Finalmente, el disco se cierra con “11th”, en realidad, canción sin título que vuelve al pop-rock de estructura clásica.

Cabe destacar los video-clips que el grupo grabó para cada uno de los singles del disco y que forman parte de una imaginería artística que es también una de las grandes señas de identidad de la formación, sobre todo durante el periodo que abarca los años 80 y principios de los 90 (no en vano, la portada de “Green” fue realizada por el pintor Jon McCafferty). Podéis verlos en esta entrada de nuestro espacio.

En la nueva edición de “Green” se incluye el álbum remasterizado, además de un segundo disco con un directo inédito grabado en noviembre de 1989 en Greensboro (Carolina del Norte). También se han añadido un poster y diversas postales con imágenes de los miembros del grupo durante la época en que se editó y promocionó el trabajo.

Os invitamos a que disfrutéis, por primera vez o de nuevo, de este disco por el que no parece que pasen los años.

Ricard.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s