John Fante: El alter ego como figura literaria.

Hace unos meses, tuvimos la oportunidad de estar en la presentación de las traducciones al catalán de dos novelas ,“La germandat del raïm” y “Plens de vida”, de John Fante (Denver, 1909 – Los Ángeles, 1983). Fue poco después de la inauguración de la librería “La impossible”, de la que os hablamos en este espacio el pasado verano. Los libros han sido  traducidos magníficamente por Martí i Sales y publicados por “Edicions de 1984”, una editorial que ha ido incorporando poco a poco una muy atractiva lista de autores y títulos a su catálogo en lengua catalana. La presentación de los libros corrió a cargo del escritor Kiko Amat, gran conocedor de la obra de Fante del que se considera un absoluto admirador, además de reconocerlo como una de sus máximas influencias.

fantes

Con motivo de la asistencia a este acto, pensamos en dedicarle un espacio al escritor norteamericano por el cual, al igual que Amat, sentimos gran devoción. No ha sido antes que lo hemos hecho porque queríamos leer las dos traducciones mencionadas arriba. Por otra parte, se da el hecho de que, justamente ahora, la editorial Anagrama ha cerrado la publicación completa en castellano de la obra de Fante con su recopilación de cuentos “El vino de la juventud”.

John Fante nació en el seno de una familia italoamericana de clase humilde-trabajadora. Su padre, Nicola Fante, albañil con tendencias alcohólicas, y su madre, Mary Capolungo, mujer de fuertes creencias católicas, marcaron profundamente la niñez del autor. Motivado por una profesora de instituto, quien vio en él un talento natural para la escritura, John Fante empezó a elaborar sus primeros textos recién llegada la adolescencia y, poco después, se animó a enviar algunos relatos a revistas literarias viendo publicados algunos de ellos.

home_pic

La mala suerte hizo que cuando iba a lanzarse su novela “Pregúntale al polvo” (la más famosa y, seguramente, la mejor de sus obras), la editorial que tenía que hacerlo desviase el dinero inicialmente previsto para publicarla con el propósito de sufragar la sanción correspondiente al hecho de haber editado el “Mein Kampf” de Hitler sin tener los permisos de autor necesarios (nos encontramos en 1939 y Estados Unidos todavía no ha entrado en la segunda guerra mundial).

La mala fortuna, de hecho, fue algo que acompañó al autor durante casi toda su vida, hasta el punto de que, probablemente, si no hubiese sido por la admiración que le profesaba Charles Bukowski (una de las pocas influencias reconocidas abiertamente por el sin par escritor angelino), todavía ahora sería prácticamente un desconocido. De allí que se le considere a veces como escritor referencial a la hora de hablar de eso que se ha denominado “malditismo” en la literatura; un calificativo, el de “maldito”, que, como ya reflexionamos aquí en una ocasión aludiendo a la publicación de todos los cuentos del también norteamericano Breece D’J Pancake, puede llevar a equívocos e impulsar a muchos a leer a un autor por los motivos más equivocados.

Lo cierto es que la literatura de John Fante hubiese tenido el mismo valor aunque hubiese conseguido publicar “Preguntale al polvo” en 1939 y éste hubiese sido el pistoletazo de salida a una carrera larga, fructífera y llena de éxitos, tanto por las ventas de sus libros, como por el beneplácito ganado a la crítica. Lejos de ello, a la no publicación de la novela siguió un largo periplo en el desierto en el que Fante dedica su esfuerzo a los guiones cinematográficos en un intento de salir de las muchas penurias económicas a las que se había visto expuesto hasta ese momento.  No fue hasta 1952 que volvió a escribir literatura y, de hecho, publicó su novela “Llenos de vida”, obra que tendría más adelante una traslación al cine.

La escritura y publicación de “Llenos de vida” fue un pequeño paréntesis en realidad, ya que, hasta 1977, Fante no volvió a escribir y editar ningún libro. En 1959 se le diagnosticó diabetes, cosa que le llevó a alejarse del alcohol del cual había abusado durante años para sufrimiento de su mujer y de sus múltiples hijos (entre ellos, el que sería también escritor Dan Fante). Fue pues a finales de la década de los 70 que, gracias a Charles Bukowski que la recomendó apasionadamente a su editor, el autor consiguió ver publicada de nuevo “Pregúntale al polvo”, novela que había sido descatalogada y que, en esta ocasión, iba a ser prologada por el propio Bukowski, algo que sin duda hizo atraer a muchos nuevos lectores a la obra de Fante.

En los años siguientes, fueron publicándose títulos inéditos del autor que éste había ido escribiendo en diferentes etapas previas a la edición de “Llenos de vida”, y consiguió completar algún manuscrito más que también fue editado, pero la mala suerte volvió a cebarse en él, y el progresivo aumento de su reconocimiento como escritor corrió paralelo al deterioro de su salud que se agravó hasta su fallecimiento en 1983, no sin que antes terminara una última novela, dictándosela casi a ciego (tal era su mal estado físico) a su mujer.

John-Fante

En la literatura de Fante destaca el hecho de que sus personajes principales, como el Arturo Bandini protagonista de varias de sus novelas incluida “Pregúntale al polvo”, sean, de facto, alter egos del propio autor, algo en lo que el escritor fue, en cierta forma, un precursor al acercar ficción y autobiografía hasta llegar a crear una frontera difusa entre ambas cosas. Influenciado por ello, Bukowski  concibió el personaje de Henry Chinaski como sosias de él mismo a la hora de protagonizar un gran número de sus novelas y relatos.

Por otra parte, las novelas de Fante acontecen en los ambientes en los que se movió el escritor durante su infancia en su pueblo del estado de Colorado, o bien en la ciudad de Los Ángeles donde se trasladó más tarde. Siempre con un pie en lo dramático y sentimental, y otro en lo irónico o directamente cómico, en las historias de John Fante no es difícil ver reflejada su propia experiencia familiar, la angustia casi existencial de un chico abocado aparentemente a la pobreza y la mediocridad, o el absurdo cotidiano en una ciudad como Los Ángeles capaz de devorar a sus habitantes y despojarlos de cualquier esencia espiritual.

Otra de las características que hacen especial la obra de Fante es su capacidad de concreción: la mayoría de sus novelas no son demasiado largas y tienen un estilo vivo, dinámico y aparentemente sencillo que, en realidad, esconde la gran depuración de su trabajo narrativo conseguida con enorme esfuerzo y tesón. Probablemente, solo Hemingway, entre los escritores norteamericanos de la misma época, se acerca en este sentido a Fante.

9788433967763Tierna en algunos momentos, dura y explícita en otros, a la literatura de Fante se le critica a veces la ligereza de su prosa, uno de los aspectos que personalmente me resultan más atractivos del estilo del autor italoamericano. También se le achaca en ocasiones un exceso de sentimentalismo. Lo cierto es que sus textos rezuman una conseguida frescura, que logran atrapar al lector sin remedio, y que consiguen transmitir una emoción que a través de la lengua escrita es muy difícil llegar a crear sin caer (Fante nunca lo hace) en una excesiva e impostada afectación.

Sea como sea, vale la pena que os acerquéis o redescubráis su obra, ya sea en las flamantes ediciones en catalán, las traducciones al castellano de Anagrama o, quizá, si domináis bien el idioma inglés, en alguna edición original donde podréis disfrutar de la especial musicalidad del lenguaje del autor (otra de las características de su prosa).

Terminamos con el tráiler de la adaptación cinematográfica que se hizo en 2006 de “Preguntale al polvo”, protagonizada por Salma Hayek y Colin Farrell, y dirigida por el poco prolífico Robert Towne. Una película cuyo título en su versión española fue traducido por obra y gracia de algún avispado distribuidor como “Preguntale al viento”.

Ricard.

Tráiler oficial de “Ask the dust”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura y Cómic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s