Hacia una necesaria nueva ley de mecenazgo.

mecenas2En un momento tan aciago para el mundo de la cultura como el actual, con las posibilidades de financiación que podríamos considerar tradicionales cada vez más obturadas, se hace urgente una nueva ley de mecenazgo que haga, en la misma línea que otros países de nuestro entorno, que la donación en bien de una propuesta cultural, resulte más fácil y atractiva.

Ciertamente, la financiación privada se presenta como una alternativa cada vez más necesaria a la hora de paliar la drástica caída en subvenciones públicas  (hasta un 42% desde el 2011), y el inevitable encarecimiento en la producción cultural debido, entre otras cosas, a la más que mencionada en este espacio subida del 21% en el IVA. Sorprende por ello (o quizá no tanto, viendo la deriva política general en nuestro país) la tardanza en elaborar una legislación que de buena cuenta de las aspiraciones del sector cultural a este respecto, si bien parece que a finales del presente año, esta normativa podría ser definitivamente aprobada.

De facto, algunas instituciones culturales, como podría ser el Liceu de Barcelona, ya apuntan en la dirección de usar el mecenazgo como una forma de financiación prioritaria. Recientemente supimos que se había creado la “Liceu Opera House US Fundation”, con sede en Nueva York, y que tiene el objetivo de conseguir mecenas que ayuden a sufragar los espectáculos operísticos habituales de este emblemático teatro. Sin embargo, no deja de ser sintomático el hecho que se hayan abierto las oficinas de esta fundación en el extranjero.

Como ya hemos apuntado, el volumen del mecenazgo en el estado español es muy bajo en relación a otros países cercanos. El actual marco legislativo, completamente trasnochado, no ayuda a cambiar esta realidad. Es necesario que la nueva ley mejore los beneficios fiscales para los mecenas, pero parece ser que las deducciones, finalmente, no alcanzarán el 70% (en la actualidad no suponen más del 25% o 35% según los casos) tal y como se había anunciado en un principio. De hecho, en el anteproyecto de ley del cual tenemos constancia, no se menciona ninguna mejora en este sentido respecto a la normativa actual.

Con todo, no cabe pensar en la figura del mecenas como alguien que solamente está interesado en pagar menos impuestos. La realidad es que, en la mayoría de los casos, el mecenas actúa porque está realmente implicado en el proyecto que quiere impulsar. Existe un enlace sentimental con aquello que se quiere promover. En este sentido, el papel del gestor cultural deriva, cada vez más, en crear concordancias entre personas/entidades que puedan asumir ese papel de mecenazgo, y las instituciones,  empresas culturales y los propios artistas/creadores. Nuevamente, acude a nuestra mente el ejemplo del Liceu y su recientemente abierta fundación en Nueva York.

14983_mecenazgo

El mecenazgo debe sumarse a las otras formas de financiación privada, algunas habituales desde hace tiempo como los patrocinios, otras más recientes como el crowdfunding, en la necesaria renovación de la producción cultural, distinguiéndose lo primero respecto a lo otro mencionado en una mayor implicación de los donantes (empresas, entidades o particulares) quienes llegan al punto de adquirir espacios o medios propios desde los que impulsar actuaciones culturales. Ello supone, no solo una mejora en la imagen del mecenas, sino la posibilidad de un nuevo impulso económico, quizá una ampliación de capacidad de negocio, idea ésta que, sin ser prioritaria, no resulta nada desdeñable.

En definitiva, esperamos que la poca agudeza con la que están actuando las autoridades públicas en relación a la nueva ley de mecenazgo pueda no ser obstáculo para que en breve ésta cristalice de forma satisfactoria en una normativa eficaz y transparente. Lo contrario supondría un vaivén (otro más y puede que definitivo) en el maltrecho estado de la cultura en nuestro país.

Ricard.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo General

7 Respuestas a “Hacia una necesaria nueva ley de mecenazgo.

  1. ignasi

    Las autoridades… si te descuidas, más que regular el mecenazgo estarán pensando cómo sacar dinero de los mecenas… igual crean una tapadera “artística” para sacar pasta, con Rajoy haciendo de lobo y la Espe de caperucita

    • Muchas gracias por el comentario Ignasi. Apreciamos que des tu opinión, aunque preferimos no entrar en este blog en el terreno de la descalificación o de la bronca ideológico-política, incluso reconociendo que las personas que mencionas no cuentan para nada con nuestra simpatía. Con todo, reitero mi agradecimiento por el comentario y esperamos que hagas más en el futuro.

      • ignasi

        Gracias por el amable tirón de orejas, como dijo alguien a quien admiro profundamente, pido disculpas, me he equivocado y no volverá a ocurrir.

        De todos modos, aunque con expresión desafortunada y probablemente torpe, lo que quería era simplemente manifestar que con el obsesivo clima de contención del deficit que nos azota, y que raya en lo histérico, no creo que quienes tienen competencias legislativas estén pensando ahora mismo en la aprobación de leyes orientadas a beneficiar fiscalmente a quienes apoyen la cultura. No digo que no sería deseable, sino que no creo que estén por la labor. Más que descalificar o abroncar a nadie, lo que pretendía era opinar sobre la posibilidad de que lo que con tanto acierto comentáis en el artículo, sucediera. Reitero que el tono pretendidamente humorístico ha sido desafortunado y no lo repetiré en el futuro, ya que me gusta mucho el blog y no quiero en absoluto dar una nota discordante.

      • Hola de nuevo Ignasi. Quizá yo tampoco me expliqué muy bien, ya que tus comentarios, más que descalificaciones eran de corte sarcástico, lo cual, tratándose de las personas que mencionabas, me parece muy comprensible. Créeme si te digo que el primero que lanzaría improperios a diestros y siniestro contra esas personas y contra tantas otras que nos gobiernan en la actualidad sería yo, pero nada lograríamos con ello y eso sería ponerse al nivel moral de esos/as individuos/as. Mejor procuramos ser constructivos pese a las muchas dificultades. Por lo que se refiere a lo que dices sobre la contención del déficit, para mí tiene más sentido hacer algo como la ley de mecenazgo que todas las amnistías fiscales del mundo. Con la ley de mecenazgo, precisamente, consigues aliviar las arcas públicas ya que la cultura no dependerá tanto de ellas, y aquellos que tienen mucho dinero lo pueden mover legalmente y de forma que repercuta positivamente en la sociedad, obteniendo ellos, al mismo tiempo, un buen rendimiento por esa acción. Muy a grosso modo lo veo así. Repito, muchísimas gracias por tu interés y comentarios Ignasi, y espero que haya más pronto. Seguimos en contacto.

  2. Jordi

    Esta claro que muchas cosas que decimos ‘cultura’ no se harían si no hubiera el mecenazgo, la subvención no deja de ser un mecenazgo. Discrepo cuando decimos que el mecenas tiene un ‘sentimiento cultural’ si lo tuviera no estaríamos discutiendo lo del 25% al 70%. Es triste pero pocas veces existen conductas altruistas… más bien tenemos un ‘gen egoísta’ (ya lo dijo Richard Dawkins)

    Señores, cuando las cosas son ‘buenas’ no son necesarios ni mecenas ni administración. Pero es cierto que a veces es bueno un ‘empujón’ y la administración tiene que ayudar a crear una plataforma para realizar ‘cultura’ no en subvencionar cultura. No es lo mismo impulsar cultura que subvencionar cultura.

    Recordemos que la cultura no la define los agentes que la hacen, que últimamente más bien parece que quieren imponer lo que ellos hacen. La cultura es definida por las personas, es el ‘arte’, las tradiciones, costumbres, es la expresión de una sociedad, …

    Pero tenemos que pensar que esta sociedad evoluciona y los agentes de la cultura tienen que adaptarse al cambio. Hay que ser críticos, críticos constructivos, ser realistas, decir la verdad y dar un paseo fuera de esa cueva que están ciertos agentes de la cultura para que lean que aún están en la cueva de altamira. Por cierto las pinturas de esta cueva son arte?… sí, cultura también, … pero expresión de la sociedad actual? no.

    Seamos realistas cuanta ‘cultura’ actual hay que no necesita de mecenazgo ni subvenciones. yo creo que hay mucha.

    Sólo salid de la cueva, os costará ver porque hay mucha luz….es lógico hasta que el ojo no se adapte a la nueva luz no podréis ver correctamente. Algunos no lo consiguen nunca pero lo normal es que en 5 minutos, tu mente procesará la nueva realidad.

    Adelante os animo a salir de la cueva¡¡¡¡¡¡ y dejemos de quejarnos.

    buena percepción¡¡¡¡¡

    JordiBCN

  3. XGC

    Hola,
    Estoy bastante de acuerdo con la opinión de Jordi.
    Solo ciertas matizaciones que considero necesarias:
    Hay vairas formas de ayudar a crear cultura, pero hay que buscar una forma de ayuda activa, que no consista en una simple subvención (aquí es donde se producen abusos en todos los sectores de este país), hay que promocionar la cultura.
    Respecto a la cuestión “qué es cultura”, tanto el talento como el arte no tienen pq serlo, aunque muchas veces lo consiguen ser, lo que no puede ser es que creamos que por realizar un trabajo con talento eso deba ser cultura. Hay que diferenciar, talento, arte, ocio, cultura,…, y eso no es fácil muchas veces.
    Y lo que Jordi denomina Cueva yo lo denomino Urna de Cristal, pero en el fondo es lo mismo, es un sentimiento de autocomplacencia con el que si no estás alineado entonces estás en contra, ese sentimiento impide ver y analizar otras opiniones, otros conceptos; hay que salir de dicho sentimiento para adaptarse a las necesidades de cultura de una sociedad vertiginosamente cambiante.
    Hasta luego!

    • Esta respuesta es tanto para Jordi como para Juanjo. Creo que adoptáis un punto de vista propio de economistas. Para empezar, no es cierto que subvención y mecenazgo sea lo mismo, dado que lo primero es público y lo segundo privado. Además existen muchos más matices diferenciales entre ambas formas de financiación. Yo sí creo que el mecenazgo se hace, la mayor parte de veces, por motivos altruistas, al margen de que se pueda conseguir algunas deducciones o ganar en aspectos cualitativos (por ejemplo, la imagen de marca). En este post no entramos en debates conceptuales sobre lo que es o no cultura. Eso lo hicimos en nuestra página “sobre nosotros” con la idea de enmarcar lo que pretendía ser este blog. Lo que sí hacemos en esta entrada es partir de la base de que cualquier sociedad que se pretenda civilizada necesita la cultura (cultura entendida a la manera de la mencionada página “sobre nosotros”) y que ésta precisa, lógicamente, de algunas formas de financiación. En la actualidad tenemos una administración pública que ha recortado drásticamente sus subvenciones, ha subido el IVA en cultura al 21% con lo que ello supone de estrangulamiento para las ya muy agobiadas (antes de esta decisión) empresas y entidades culturales, y que, para más inri, ha grabado más el patrocinio y no es capaz, ni parece que le interese particularmente, sacar adelante un ley de mecenazgo que ayude a paliar un poco la situación, añadiéndose a todo esto las dificultades (no solo para el mundo cultural si no en general) que existen en la actualidad para conseguir créditos privados. Ante todo esto os digo que, no solamente vamos a seguir quejándonos (yo lo llamaría espíritu crítico más bien) sino que intentaremos informar de nuevas posibilidades de financiación como el, cada vez más en boga, crowdfunding, siempre con el ánimo constructivo con que fue concebido este blog. Gracias en cualquier caso por vuestros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s