“Blue Valentine”: Retrato de un (des)amor.

Blue_Valentine_film“Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también”. Esta frase de Milan Kundera parece ser la máxima sobre la que se sostiene la recientemente estrenada por aquí (con considerable retraso de dos años) “Blue Valentine”, película dirigida por el norteamericano Derek Cianfrance en el que fue su segundo trabajo de ficción, y de quien pronto podremos ver la también muy esperada “The place beyond the pines”, film igualmente protagonizado por el cada vez más solicitado Ryan Gosling.

“Blue Valentine” es una película envuelta en un cierto grado de mitificación, acrecentado en nuestro país por el ya referido retraso en su estreno. Ello es debido en parte a las dificultades que tuvo su director para poder realizarla. De hecho, el guión que creó inicialmente Cianfrance (junto a Joey Curtis y Cami Delavigne) fue reescrito decenas de veces sin que ningún estudio o productora pareciera interesarse por él, hasta que, con la ayuda de los dos actores protagonistas, quienes ejercieron también de coproductores, consiguió sacar el proyecto adelante.

Sorprende la tardanza en el estreno de la película aquí teniendo en cuenta la gran cantidad de títulos mediocres que pueblan la cartelera durante buena parte del año, y más si consideramos el innegable  atractivo de su dúo protagonista (el mencionado Gosling y Michelle Williams) y que el tema que trata, al fin y al cabo, puede interesar a un amplio número de personas. Prueba de ello es que, finalmente, el film está obteniendo un más que aceptable éxito de taquilla pese a que la película se puede ver, desde hace tiempo, en internet.

Sobre la miopía de las distribuidoras cinematográficas, o, de hecho, sobre el poco avispado ojo con que actúan en ocasiones los agentes y promotores culturales en este país, podríamos hablar, largo y tendido, poniendo múltiples ejemplos. Es más que probable que volvamos sobre ello en este blog, pero ahora queremos comentaros esta película que nos ha subyugado por su muy bien trazado argumento que da saltos en el tiempo de forma nada gratuita, mostrándonos el inicio y final de un romance de manera paralela y configurando un retrato, a la par, bello y melancólico, sobre dos personas condenadas  a amarse tanto como a no comprenderse.

blue-valentine-E646VI6-x-large

La estética del film, cercana a eso tan temible que a veces se ha venido a denominar cine “indie”, está al servicio de la historia que se nos quiere contar, siendo la sensible dirección de Derek Cianfrance, atenta al detalle, a una puesta en escena siempre apropiada y a un conseguido lirismo, algo que merece resaltarse. Aunque si la película es grande de verdad es gracias a sus actores protagonistas, cuya deslumbrante naturalidad deja completamente desarmados a los espectadores. Por lo visto, Gosling y Williams se decidieron a convivir juntos en un apartamento durante un mes para, llegado el momento, lograr una mayor credibilidad en sus interpretaciones.

El espectador tenderá quizá a contemplar la película con la idea de que aquello de lo que va a ser testimonio es extrapolable a algo vivido en algún momento de su existencia. Lo que es indudable es que “Blue Valentine” es de esas obras que dejan huella en el público y que, a pesar del desasosiego que pueda sentir éste durante su visionado, su honestidad, poderío y belleza la convierten en un film plenamente recomendable.

Ricard.

Trailer oficial de “Blue Valentine”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s